Gestionará la red del AVE
Ana Pastor, ministra de Fomento.
Ana Pastor, ministra de Fomento.

El Gobierno segrega la alta velocidad del Adif

La nueva Adif Alta Velocidad no recibirá aportaciones del Estado

Se mantiene una Adif convencional para el resto de la red

El Gobierno eleva un 21% las ayudas a las obligaciones ferroviarias de servicio público

Adif se parte en dos, según ha informado la ministra de Fomento, Ana Pastor, tras la reunión del consejo de ministros de este viernes. Habrá una nueva Adif Alta Velocidad, dedicada a la gestión de toda la red e instalaciones relacionadas con el AVE, y se mantendrá una Adif convencional para atender al resto de las infraestructuras ferroviarias del país.

La nueva sociedad, a la que se ha dado forma a través de un Real Decreto Ley, carecerá de aportaciones del Estado y se financiará a través del canon que cobra a Renfe y que percibirá de los futuros operadores privados del AVE, además de otros ingresos comerciales. El esquema de negocio es similar al de Aena.

Pastor ha explicado la urgencia de la medida como paso previo a la liberalización del transporte de pasajeros por ferrocarril que el Gobierno pretende acometer a lo largo del primer semestre de 2014. Además, esta escisión facilita el acceso de la compañía al mercado de capitales en busca de financiación.

"España ha dedicado 32.000 millones en los últimos años al desarrollo del AVE, a los que hay que sumar 5.800 millones más invertidos en la red convencional", ha destacado la ministra de Fomento. Adif emplea a 14.000 personas, tiene activos por 50.000 millones de euros y una red de 15.200 kilómetros con 1.700 estaciones, además de 16.000 kilómetros de fibra óptica que se tratan de dar en concesión y más de 20.000 plazas de aparcamiento que se acaban de adjudicar a la firma catalana Saba. Buena parte de la deuda de la empresa pública colgará de la sociedad recién creada, al igual que el peso de futuras inversiones.

Mayor estabilidad a Renfe

La segunda medida adoptada hoy por el Gobierno en materia de infraestructuras es el incremento en un 21% de las compensaciones a Renfe para la prestación de las obligaciones de servicio público (Cercanías, media distancia, vía estrecha y Avant). Fomento destinará a la bonificación de los billetes 510 millones en 2014, la cifra será de 501 millones en 2015 y baja a 495 millones en 2015. "Con este paso estamos garantizando unos servicios públicos de calidad, así como las frecuencias y la operatividad", ha destacado Ana Pastor.

La subvención alcanza el 50% de los costes de unos servicios que no cubren gastos con la venta de billetes, pese a contar con más de 300 millones de usuarios al año.

 

Normas
Entra en El País para participar