El alto endeudamiento complica una revisión al alza de la calificación crediticia
S&P ve difícil que mejore el rating de España en los dos próximos años

S&P ve difícil que mejore el rating de España en los dos próximos años

La firma Standard & Poors (S&P) dio una sorpresa positiva a Mariano Rajoy cuando decidió revisar su perspectiva sobre los bonos del Tesoro de "negativa" a "estable". Sin embargo, la probabilidad de que el Gobierno recibe buenas nuevas por parte de la agencia en los próximos meses es bastante escasa.

Marko Mrsnik, director de evaluación de bonos soberanos europeos, considera que el alto nivel de endeudamiento que tiene el país "impedirá que se mejore el rating de España durante los dos próximos años". De acuerdo con los cálculos de S&P, la deuda neta del Estado pasará del 83% actual, al 93% en el año 2016.

Actualmente, la deuda pública española tiene una nota de BBB-, inferior a la que tiene Italia (BBB), Irlanda y Malta (BBB+), Eslovenia (A-), Béligca y Francia (AA) y el selecto grupo que mantiene la triple A, Alemania, Finlandia y Luxemburgo.

Para que la agencia pudiera plantearse una mejora de la calificación crediticia de la deuda española deberían producirse "nuevas reformas por parte del Gobierno, mantenerse el ritmo actual de consolidación presupuestaria y una mayor corrección de los desequilibrios externos", apunta Mrsnik, en un encuentro con varios medios españoles.

Sin financiación para las pymes

S&P también ha advertido de que sin medidas adicionales por parte de instituciones como el Banco Central Europeo (BCE) será "difícil” que se mejore el acceso al crédito de las pymes, ya que las entidades financieras están más pendientes de cumplir con los requisitos de solvencia que de prestar dinero a la economía real.

Marko Mrsnik considera que los mecanismos de transmisión de la política monetaria no están siendo “eficaces”, a lo que se suma que los bancos actualmente prefieren prestar dinero al Estado que a la economía real.

En este sentido, el director de ratings del área de la división de empresas de S&P, Leandro de Torres Zabala, añadió, que ante las pruebas de revisión de calidad de los activos de la banca que llevará a cabo en 2014 el BCE antes de asumir la supervisión bancaria, las entidades financieras están más pendientes de cumplir con los ratios de solvencia exigidos que de prestar a la economía real.

Por otro lado, la agencia cree que la calidad crediticia de las empresas no financieras europeas está mostrando “signos de estabilización” y prevé una “mejora gradual aún mayor” en los próximos doce meses.

A este respecto, explica que esto se debe principalmente a la mejora del entorno operativo, ya que la eurozona ha salido de la recesión técnica, se ha reducido el riesgo sistémico en la unión monetaria y el BCE mantiene los tipos de interés en mínimos, lo que está facilitando el acceso de las empresas a los mercados.

Normas
Entra en El País para participar