Plan de reactivación de la inversión pública
José Manuel Loureda, Juan Santamera y Juan Ernesto Pérez, del Colegio de Ingenieros de Caminos, esta mañana en rueda de prensa.
José Manuel Loureda, Juan Santamera y Juan Ernesto Pérez, del Colegio de Ingenieros de Caminos, esta mañana en rueda de prensa.

Los ingenieros revelan una paralización de licitaciones de obra por 50.000 millones

El Colegio urge la Euroviñeta y mayor inverión en conservación de las carreteras

La junta directiva del Colegio de Ingenieros de Caminos cree que Fomento y Medio Ambiente tienen proyectos de obra pública paralizados por 50.000 millones de euros: 28.000 millones corresponden a obra hidráulica, 20.000 millones al ferrocarril y 10.000 millones a carreteras.

“No demandamos megaproyectos, sino obras de tamaño medio y prioritarias”, ha aclarado esta mañana el presidente del organismo, Juan Santamera, en un desayuno con periodistas. El vicepresidente, José Manuel Loureda, ha insistido en la necesidad de “inyectar inversión en obras para fomentar el empleo, mover la economía y crear ilusión”. El directivo y accionista de Sacyr recuerda que entre el 60% y el 70% de lo destinado a infraestructuras revierte en las arcas del Estado.

Con la legislatura entrando en su segunda parte, el Colegio de Ingenieros ha elaborado una serie de propuestas “en busca de la recuperación”. Lo primero y fundamental es lanzar los citados proyectos aparcados, con lo que se generaría “un millón de puestos de trabajo en tres años”.

El segundo capítulo recomienda un aumento de la inversión en conservación de carreteras hasta los 3.500 millones al año entre Gobierno Central (1.700 millones), Comunidades Autónomas y Diputaciones (1.800 millones). Fomento dedicará en 2014 algo menos de 820 millones, frente a los 1.320 millones de pico que se dio en 2009. Ambas cifras están muy lejos aún de lo que los ingenieros estiman como mínimo para garantizar la conservación, insistiéndose en que desatender el patrimonio vial supone un riesgo para la seguridad de los usuarios y un alto coste posterior. “Para que la conservación sea efectiva, debe ser sistemática. No se puede funcionar a golpe de planes de choque”, dijo Pablo Sáez, gerente de la Asociación de Empresas de Conservación y Explotación de Infraestructuras (Acex).

Desde el Colegio de Ingenieros de Caminos se recuerda al Gobierno, en tercer lugar, que existen fuentes de financiación de proyectos que sirven de alternativa a la dotación presupuestaria, como la colaboración público-privada. Se reclama en este apartado el pago por uso; la implantación de la Euroviñeta en las autovías –con expectativas de ingresos por 3.000 millones anuales en una primera, fase en que solo se gravaría al tráfico pesado–; el rescate por parte de Fomento de concesiones maduras (las que venzan antes de 2040) para volver a darlas a la gestión privada por periodos de 16 a 25 años y generar ingresos por unos 10.000 millones, o la ampliación de los plazos de explotación a cambio de inversión.

En todo caso, el Colegio antepone el cierre de la crisis de las autopistas de peaje, con su nacionalización, para volver a generar confianza.

Normas