El Gobierno vincula la retribución a los accionistas a la ratio de capital
Luis María Linde, gobernador del Banco de España.
Luis María Linde, gobernador del Banco de España. EFE

El Banco de España frenará el pago de dividendos en efectivo de la banca en 2014

El Fondo Monetario Internacional (FMI) es partidario de atar muy en corto a las entidades financieras como contrapartida a que el Gobierno les avalara los activos fiscales diferidos (DTA, por sus siglas en inglés). Así les será mucho más fácil cumplir con los criterios de solvencia de Basilea III que comienzan a aplicarse a partir de 2014.

El organismo que dirige Christine Lagarde especificó en un informe publicado el pasado 22 de noviembre que la luz verde a que esos activos computen como capital “debería ser combinada con una normativa que exija a los bancos ampliar capital o abstenerse de abonar dividendos en efectivo durante un periodo determinado”.

La respuesta del Gobierno fue inmediata. A través de un Real Decreto ha dado poderes al Banco de España para restringir el pago de dividendos en efectivo el próximo año cuando estos superen “en términos absolutos el exceso de capital principal respecto al mínimo legalmente exigido a 31 de diciembre de 2013 y además pongan en riesgo el cumplimiento de los requisitos de capital adicional”. Es decir, podrán repartir entre sus accionistas, como máximo, un importe similar al capital que les sobre a finales de este año para cumplir con una ratio de solvencia del 9%.

Para el presente ejercicio, está en vigor la limitación al reparto de dividendos en efectivo del 25% del beneficio, impuesta en junio por el regulador que dirige Luis María Linde. La diferencia está en que el próximo año, al menos de entrada, el máximo que podrán distribuir no estará vinculado a los beneficios que obtengan las entidades sino a su capital a cierre de 2013. Está por ver si el Banco de España añade una restricción adicional relacionada, como este año, a los beneficios. Este escenario es probable, según explican fuentes financieras.

La buena noticia es que los bancos cotizados disponen de amplios colchones de capital por encima del mínimo. CaixaBank cerró septiembre con una ratio de capital principal del 12,5%, que traducida a dinero contante y sonante son 4.954 millones de euros de excedente. Santander concluyó el tercer trimestre con un 11,56%; BBVA, con un 11,4%; Popular, con un 10,95%; Sabadell, con un 11,40%; y Bankinter, con un 11,70%.

Aunque la norma, que entró en vigor el pasado 1 de diciembre, restringe la posibilidad de repartir dividendos extraordinarios, los excedentes de capital dejan margen de maniobra a las entidades, según explica en un informe la analista Britta Schmidt, del bróker independiente Autonomous, especializado en el sector financiero y con gran influencia entre inversores extranjeros.

No obstante, la experta añade que es probable que los bancos tengan que hacer más concesiones e indica que su escenario más probable es que el Banco de España amplíe la limitación de no repartir a los accionistas más de un cuarto de los beneficios anuales, tanto en 2014 como en 2015. Así, las rentabilidades por dividendo en efectivo para el próximo año de Santander, CaixaBank y BBVA quedarían empatadas en el 2%; y la de Popular se situaría en el 1%.

Preservar el capital no es una novedad en el sistema financiero español. Y es que una buena parte de los bancos cotizados ha sustituido los dividendos al 100% en efectivo por los scrip dividends. Esta fórmula de remuneración, inaugurada por Santander en 2009, tiene como objetivo ahorrarse el pago del dividendo, al cambiarlo por una ampliación de capital liberada en la que el único gasto para la entidad se produce si los accionistas venden esos derechos a las entidades a un precio fijado de antemano.

Bankinter y Sabadell han pagado los dividendos siempre en dinero contante y sonante. Solo 2011 Bankinter utilizó la fórmula del scrip dividend. También BBVA ha anunciado que volverá a pagar en efectivo a sus socios, “con el objetivo final de distribuir anualmente entre un 35% y 40% de los beneficios obtenidos en cada ejercicio”. Así, el banco que preside Francisco González adelantó que el próximo año combinarín dos abonos en metálico con dos retribuciones en las que daría a elegir entre dividendo o acciones.

Normas