El emisor del euro mantiene el tipo de interés en el 0,25%
Mario Draghi, presidente del BCE.
Mario Draghi, presidente del BCE. EFE

El BCE condiciona más inyecciones de liquidez a la concesión efectiva del crédito

El BCE da por cerrado el año. En la última reunión de su consejo de gobierno en 2013, el emisor del euro ha optado por no mover ficha. El tipo interés continúa en el mínimo histórico del 0,25%. Las previsiones de inflación y crecimiento en la eurozona apenas han variado y Mario Draghi ha vuelto a insistir en que la recuperación en 2014 será lenta aunque espera “un mayor respaldo de la demanda doméstica”.

A falta de medidas nuevas, el presidente del BCE ha aprovechado la rueda de prensa posterior a la reunión para lanzar un mensaje a las entidades financieras: “la banca usó el dinero del LTRO para comprar deuda soberana, y el crédito no afloró a la economía. Si lo volvemos a hacer, nos aseguraremos que los fondos no se use para subsidiar la recapitalización de los bancos a través del carry trade”.

El BCE inundó el mercado de liquidez a través de dos mega subastas, (LTRO, en sus siglas en inglés). Las entidades captaron 489.200 millones de euros en diciembre de 2011 y otros 529.531 millones en febrero de 2012. El objetivo era destaponar los canales de crédito, estrangulados por el cerrojazo del mercado interbancario. La posibilidad de una nueva ronda de dinero para los bancos europeos lleva meses en el alero. De hecho, el mercado estaba hoy más pendiente del probable anuncio de ésta u otras medidas de estímulo económico, como un programa de compras de activos, una rebaja de los tipos de depósito o una nueva subasta de liquidez para la banca. Ninguna de estas opciones cuenta de momento con el visto bueno del BCE.

“Cuando hicimos las subastas LTRO la incertidumbre era muy elevada. La liquidez a tres años estaba justificada por ello. Fue una medida muy exitosa y evitó más contracción crediticia debida a las dificultades de financiación de la banca. Ahora la situación es distinta”, ha subrayado Draghi. El emisor de euro condiciona así cualquier nueva ronda de liquidez a que el dinero se destine a los préstamos al sector productivo

“El mensaje de hoy es que estamos listos para actuar. De los numerosos instrumentos que tenemos hemos discutido hoy brevemente sobre los tipos de depósito negativo condicionada a que el dinero se destine a los préstamos al sector productivo”, ha reconocido el presidente del BCE. Esta era una de las medidas que habían sonado con más fuerza. Supondría cobrar a los bancos por guardar su dinero en el BCE y permitiría (en teoría) abrir el grifo del crédito a empresas y familias. Las entidades tienen depositados unos 194.800 millones de euros en el BCE.

El BCE ha prestando sus previsiones de actividad e inflación. El BCE espera una caída del PIB del 0,4% en 2013 y crecimiento de 1,1% en 2014 y 1,5% en 2015. Si se compara con las proyecciones de septiembre, la proyección 2013 se queda sin cambios. Se revisa al alza en una décima la de 2014. En cuanto a la inflación, los pronósticos son del 1,4% en 2013, el 1,1% en 2014 y el 1,3% en 2015. Sobre la previsión de septiembre, se ha revisado una décima a la baja la de 2013, y para 2014 se ha revisado al alza dos décimas. Draghi ha repetido que los riesgos para los precios están equilibrados.

Normas
Entra en El País para participar