En nueve comunidades ya hay menos nacimientos que defunciones
Unos niños participan en diversas actividades de ocio. EFEArchivo
Unos niños participan en diversas actividades de ocio. EFE/Archivo EFE

La crisis castiga a España también en la población

Donde más crece la población es en Madrid (10.418), Andalucía (6.029), Cataluña (3.326) y Murcia (2.571)

Matrimonios y nacimientos disminuyen casi el 20% desde 2008

La pérdida del empleo y, lo que es más grave, la falta de perspectivas ciertas de encontrar una ocupación retrasa la emancipación de los jóvenes, los matrimonios y los hijos. Esto que parece una obviedad, no por ello deja de ser grave y tener importantes consecuencias a futuro sobre cualquier economía que se precie. En España, con la llegada de la crisis en 2008 se frenó en seco el boom de la inmigración y empezó a disminuir el número de nacimientos.

Los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el movimiento natural de la población ponen de manifiesto cómo según iba avanzando la recesión, cada vez eran menos quienes tomaban la decisión de contraer matrimonio y mucho menos la de ser padres.

Extranjeros

Así, en el primer semestre del año se registraron 210.778 nacimientos, lo que significa un descenso del 6,2% sobre el mismo periodo de 2012. De esta manera, no solo se mantiene la tendencia decreciente de la natalidad española, iniciada en 2009, sino que se acelera al mayor ritmo desde el inicio de la crisis. Si se compara con el nivel de nacimientos que se registraba en 2008, la caída es del 17,3%.

Este descenso en el número de nacimientos se ha producido por el efecto combinado de un menor número de mujeres en edad fértil y la menor fecundidad. Respecto al porcentaje de nacimientos de madre extranjera, éstos también perdieron peso al pasar del 19% el año pasado a un 18,3%. Por su parte, de enero a junio de este año fallecieron en España 204.394 personas, un 6,1% menos que en idéntico periodo de 2012.

En este apartado, el INE destacó en su nota que los extranjeros residentes en España fallecidos apenas representaron el 2,7% del total, a pesar de que este colectivo supone más del 11% de la población residente. Esto se debe a que la población extranjera es, en general, mucho más joven que la española.

El número de matrimonios también se contrajo un 3,9% anual en estos primeros seis meses, al alcanzar la cifra de 70.996. Aunque lo realmente sorprendente es que respecto a 2008, la contracción se eleva al 19,3%. Las uniones correspondientes a parejas del mismo sexo representaron el 2,4% del total.

Con todas estas cifras, el crecimiento vegetativo de la población (la diferencia entre nacimientos y defunciones) se redujo a apenas 6.384 personas durante los primeros seis meses del año, un 10,7% menos que hace justo un año y un espectacular 88,6% menos que durante el primer semestre de 2008.

Destaca el INE, que históricamente las series estadísticas demuestran que durante los primeros semestres del año se produce una mayor mortalidad y menor natalidad que los segundos semestres (mueren más personas y nacen menos niños a comienzos de año), “por lo que el saldo vegetativo esperado para 2013 es aún claramente positivo”.

Aún así, el saldo vegetativo fue de nuevo negativo en nueve regiones: Galicia, Castilla y León, Asturias, Extremadura, Aragón, Cantabria, País Vasco, Canarias y Rioja. Las cinco primeras ya se encontraban en esa situación tanto en 2012 como en 2011. En cambio, donde más aumenta la población es en Madrid, Andalucía y Cataluña.

Normas
Entra en El País para participar