Una encuesta del INE concluye que el 88% de los españoles están satisfechos con su vivienda
Imagen de un dormitorio juvenil.
Imagen de un dormitorio juvenil.

¿Le gusta a usted su casa?

El Estudio tiene en cuenta si existen buenos servicios sanitarios, postales o de enseñanza

Ruidos y vandalismo son otros de los problemas que lamentan los hogares

Se mida como se mida, una de las características que define a los españoles frente a la mayor parte de sus vecinos europeos es su tradicional predilección por invertir en vivienda. Ahora, la encuesta de condiciones de vida que elabora el INE acaba de revelar que, además, la inmensa mayoría de los hogares se muestra satisfecho en general con la casa en la que vive.

Mientras en 2007, último año en el que la encuesta abordó el estado de las casas, el 65,9% de los hogares se mostraba satisfecho con su vivienda, en la encuesta difundida ayer con datos de 2012 ese porcentaje se elevaba nada menos que al 88,1% de las familias. Un nivel de aceptación que crece en numerosas comunidades autónomas como Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura, Galicia, Murcia, Navarra y La Rioja, donde supera el 90%.

Uno de los motivos de esta evaluación tan positiva es porque, tal y como explica Estadística, el 74,8% de los hogares afirmó no tener ningún problema relacionado con su casa. Por el contrario, el 14,6% manifestó estar afectado por ruidos, un 10% por la delincuencia o vandalismo y un 7,8% por la contaminación. En este apartado, el mayor tamaño de los municipios de residencia conlleva mayores problemas en la vivienda.

De hecho, la contaminación apenas afecta al 2,2% de los hogares de las localidades pequeñas, mientras que se considera un inconveniente en el 12,6% de los inmuebles de las grandes urbes. Lo mismo ocurre con los ruidos. Los hogares que más se quejan de ellos son el 18% de los ubicados en poblaciones de más de 500.000 habitantes. En los pequeños municipios, el ruido apenas constituye un problema para el 5,9% de los hogares.

Acceso a los servicios

Las familias de las pequeñas localidades también sufrieron en menor medida la delincuencia (en el 4,3% de los casos), que las que residen en grandes municipios (16,5%).

Otro de los parámetros que mide la encuesta para determinar el grado de satisfacción con la vivienda es su accesibilidad a los principales servicios, ya que el INE considera que tener o no buen acceso a los mismos es un factor importante a la hora de valorar las condiciones de vida del hogar.

Aquí, al contrario que con el ruido o la contaminación, la nota que sacan las casas de las grandes poblaciones son mejores que las de los pequeños municipios. En 2012, los servicios de más difícil acceso para las familias fueron los postales (un 16,3% reconoció haber tenido dificultades de acceso), los sanitarios de atención primaria (14%) y la enseñanza obligatoria (13,8%).

En las pequeñas localidades, los principales problemas de accesibilidad se dieron en los servicios bancarios (22,7%), en las tiendas de alimentación (22,6%) y en los servicios sanitarios de atención primaria (22%).

Poder contar con un transporte público de calidad es otro de los factores que más tienen en cuenta las familias. El 21,7% de los hogares que reside en municipios de menos de 10.000 habitantes se queja de acceder con dificultades al transporte, una cifra que contrasta con el 4,3% de las familias de las ciudades de más de 500.000 habitantes.

Hasta aquí las condiciones que pueden afectar al grado de satisfacción de la vivienda que son externas al inmueble. ¿Qué ocurre respecto al interior? La principal queja es la falta de espacio. El porcentaje de hogares que desearía residir en una vivienda mayor es del 12,6% y éste se eleva al 17,2% en el caso de las grandes ciudades.

La capacidad para mantener la casa con una temperatura suficientemente cálida en los meses de invierno es otra de las carencias que admite el 17,9% de las familias, un porcentaje que es 4,3 puntos mayor que el registrado cinco años antes. El estudio compara el promedio de hogares que no logra mantener una temperatura adecuada en su casa con el nivel de ingresos de la unidad familiar y la conclusión lógica que arroja es que a mayores ingresos, menos problemas para conseguir una adecuada climatización del inmueble.

En 2012, el 25,6% de los hogares con unos ingresos inferiores a 15.000 euros no podía mantener una temperatura cálida en los meses fríos, una cifra que se reduce al 10,8% entre quienes ganan más de 28.000 euros.

Normas