El viaje a París parte de mayores precios y triplica el tiempo en avión
El AVE S100 de Alstom cruzará la frontera hacia París.
El AVE S100 de Alstom cruzará la frontera hacia París.

El AVE a Francia, mejor para las distancias cortas

El AVE cruza la frontera francesa el próximo 15 de diciembre y lo hace con cinco relaciones diarias por sentido y un difícil reto frente al avión, prácticamente imbatible en largas distancias. En las primeras horas de comercialización, el pasado jueves, Renfe y la gala SNCF vendieron 2.000 billetes, de los que el 75% correspondieron a la conexión Barcelona-París. La mayoría también compraron de cara a las Navidades, para viajar entre el 20 y el 31 de diciembre.

El arranque dice poco aún, pero la previsión de ambas operadoras ferroviarias es ampliar frecuencias y atender a un millón de pasajeros el próximo ejercicio. La tarifa general en el Barcelona-París será de 170 euros, precio que puede bajar hasta los 59 si se captan todos los descuentos posibles. El servicio Madrid-Barcelona, con transbordo en la Ciudad Condal, quedará prácticamente para quienes tienen miedo a volar.

¿Aguanta el AVE transfronterizo una comparativa con el avión? A día de hoy parece complicado. Las frecuencias en los aeropuertos son muy superiores a las del incipiente servicio de AVE, por lo que se adapta mucho mejor el avión que el tren al viajero de negocios. Los precios, por la presión de las low cost, también son inferiores en el transporte aéreo. Ni que decir tiene que el tiempo de viaje es hasta tres veces superior en el caso del AVE cuando se trata de cubrir los 1.000 kilómetros que separan a Barcelona de París.

El viajero que busque un billete para el lunes 16 de diciembre –el día después del paso del primer AVE hacia Francia– a las 8,00 de la mañana, encontrará que su tren sale a 9 horas y 20 minutos, con un precio mínimo de 110 euros y 6 horas y 33 minutos de trayecto. Suponiendo que ese mismo viajero quiere volver el miércoles 18 a las 8 de la mañana desde la capital francesa, podrá tomar su tren de alta velocidad a las 14,07 horas y volverá a pagar un mínimo de 110 euros. Ida y vuelta sale por 220 euros, 13 horas de viaje y escasa oferta horaria.

El cliente puede optar por embarcar con Vueling, que el lunes 16 de diciembre parte de El Prat a las 7 horas y 10 minutos para llegar a París Orly en menos de dos horas. El precio de ida es de 60 euros. La vuelta el miércoles 18, de nuevo buscando el viaje más cercano a las 8 de la mañana, arrancaría a las 7,00 y se cubriría en 1 hora y 30 minutos por 50 euros. Total: tres horas y 20 minutos de avión por 110 euros y mayor frecuencia horaria.

El AVE sale mal parado en esta comparativa y bastante peor si se trata de viajar de Madrid a París. Iberia lo hace en poco más de dos horas por algo menos de 300 euros entre ida y vuelta, y el tren precisa un transbordo en Barcelona y un mínimo de 11 horas de viaje. El precio mínimo antes de descuentos es de unos 230 euros.

Horarios

La oferta comercial del AVE Barcelona-París parte con salidas desde la estación de Sants a las 9 y 20 de la mañana y a las 16,20 de la tarde, con llegadas a las 15 y 53 minutos y 22 horas 45 minutos, respectivamente. En cuanto a las salidas de París, se producen a las 7 horas 15 minutos y a las 14 horas y 7 minutos, con fin de viaje en la Ciudad Condal a las 13 horas y 40 minutos y a las 20 horas y 40 minutos.

Un informe de Amadeus, de noviembre de 2011, remarcaba que siete de cada diez españoles elegiría el AVE sobre el avión o el coche para realizar un viaje internacional de larga distancia. Los encuestados aseguraban que la clave para decantarse por el ferrocarril sería un precio competitivo.

El AVE ya ha hecho tambalearse al mismísimo puente aéreo, con una cuota cercana al 60%. Los operadores ferroviarios argumentan que sus puntos fuertes son la puntualidad, comodidad y salida y llegada en el centro de las ciudades. Pero más allá de las cuatro horas de duración, el viaje en tren es fácilmente derrotado por un vuelo. El propio presidente de Vueling, Alex Cruz, declaró días atrás que no ve al tren como competencia en el trayecto a París.

En todo caso, la cooperación de Renfe y SNCF lleva a los viajeros españoles a 17 ciudades de Francia, como Carcassone, Lyon, Marsella, Nimes o Toulusse. Un Barcelona-Toulusse se hace en tres horas; llegar a Béziers cuesta dos horas y diez minutos, y desde el centro de la capital catalana hasta Montepellier se viaja en dos horas y 50 minutos. Es probable que estos viajes intermedios en la línea que va a París si ofrezcan atractivo para los partidarios del ferrocarril con punto de partida desde Barcelona.

 

Los Talgo Elipsos nocturnos desaparecen

- Los Talgo que cubren el viaje a París de noche, con la marca Elipsos y tanto desde Madrid como desde Barcelona, desaparecen el 15 de diciembre. Estos trenes hotel movieron 245.000 pasajeros desde las dos ciudades españolas hasta la capital gala en 2012.

- Renfe pone a disposición de las líneas a Francia los AVE S-100 de 347 plazas. La SNCF utilizará por el momento los TGV Duplex Dayse de dos pisos y 510 plazas. Posteriormente rodará con los nuevos TGV Euroduplex.

- La línea Barcelona-París tendrá dos frecuencias diarias de ida y vuelta. El billete parte de 59 euros por trayecto, que se cubre en unas seis horas y 25 minutos.

- La línea Barcelona-Lyon parte de 49 euros por trayecto y se comercializa una frecuencia de ida y vuelta al día. El tiempo de viaje es de 4 horas y 53 minutos.

- La de Barcelona-Toulusse es la tercera línea, con una frecuencia diaria y 3 horas de viaje. El precio más económico es de 39 euros por billete y nace con una frecuencia de ida y vuelta diaria.

- Madrid-Barcelona-Marsella es la cuarta y última línea de alta velocidad que entra en operación. El recorrido completo se realiza en 7 horas a partir de 89 euros. Las paradas son Barcelona, Girona, Perpignan, Narbonne, Béziers, Montpellier, Nimes, Avignon, Aix en Provence y Marsella.

Normas
Entra en El País para participar