Andrew Garrad, presidente de la Asociación Eólica Europea
Andrew Garrad, presidente de la Asociación Eólica Europea.
Andrew Garrad, presidente de la Asociación Eólica Europea.

“El éxito eólico de España se ha convertido en un desastre”

Andrew Garrad fue nombrado presidente de la Asociación Eólica Europea en marzo de este año, tras su paso por GL Garrad Hassan, la mayor consultora independiente de energías renovables del mundo, con más de 1.000 empleados en 27 países.

Pregunta. ¿Cómo está la energía eólica en Europa?
Respuesta. Ha sido una historia de éxito en los últimos 20 o 30 años, hasta muy recientemente. Ahora, cuando me preguntan por la energía eólica, lo hacen sobre todo por España.


Cuando el viento sopla en España, pertenecea España, no depende de Ucrania ni de Arabia Saudí ni de Argelia”

P. ¿Ven la situación con preocupación?
R. He estado involucrado en la industria eólica española desde el principio. Su historia es la de un asombroso éxito: el segundo país por capacidad instalada después de Alemania, ha creado empleo y exporta en todo el mundo. Ahora lo que vemos es francamente trágico. Para el Gobierno es, además, peligroso alejarse de la eólica. Los cambios retroactivos están dañando a toda la industria y a cualquiera que quiera invertir. Había un compromiso del Ejecutivo, el efecto en la confianza es dramático.


P. ¿Hay riesgo de que los inversores no vuelvan?
R. Has invertido, tienes un contrato suscrito por el Gobierno español por el que asumiste unos riesgos y ahora el Gobierno te dice: ‘Lo hemos cambiado todo’. Lo lógico es irse a otro país. La historia de éxito se ha convertido en un desastre por los cambios regulatorios retroactivos.


P. ¿Participan en los recursos legales del sector contra estas medidas?
R. No somos parte de estas demandas, pero nos hemos implicado mucho en facilitar la comunicación entre la Comisión Europea y el Gobierno español, que tiene una obligación legal de cumplir el objetivo del 20% de renovables en 2020. Si no desarrollan la energía eólica, no respetarán este objetivo, así que estamos muy pendientes.


P. ¿Qué pasos espera que dé la Comisión Europea sobre las renovables para después de 2020?
R. Nosotros pedimos nuevos objetivos vinculantes para 2030; ahora el debate es cómo los países miembros los alcanzarán. Hace dos semanas, el comisario de Energía, Günther Oettinger, anunció que ha iniciado una investigación para analizar las ayudas públicas a todas las fuentes de generación de electricidad; todas las reciben, no solo las renovables. Si las analizamos todas, encontramos que en la UE de 21 miembros que también integran la OCDE (el club de los países industrializados más ricos del mundo), los combustibles fósiles reciben 26.000 millones de euros, 10.000 millones más que toda la industria eólica mundial.


P. ¿Así sería competitiva la eólica?
R. Ya lo es. Revisemos las ayudas que se dan a otras tecnologías. El problema es que solo se ven los subsidios a las renovables, los demás están ocultos. Además, cuando el viento sopla en España, pertenece a España, no depende de Ucrania ni de Arabia Saudí ni de Argelia.

"Hemos fallado en el mensaje"

Si todas las tecnologías reciben ayudas, ¿por qué la percepción sigue siendo que las renovables son más caras? ¿Falla el mensaje?
R. Es una industria relativamente nueva, ha crecido muy deprisa. Por ello, nos tenemos que comportar de forma distinta. Hemos fallado en la comunicación mientras teníamos éxito en la tecnología. No hemos dedicado suficiente tiempo para hacer llegar el mensaje de que la eólica es autónoma, más barata que las demás si miramos las ayudas, crea empleo y reduce emisiones de CO2.

P¿Esperan que la Comisión Europea reparta nuevos objetivos de renovables agrupados por países?
R. La Comisión está analizando los puntos de vista de cada país de cara a la futura política energética. Algunos proponen objetivos en reducción de emisiones; otros, objetivos vinculantes, con renovables. Las cuotas de energías limpias agrupadas por países es una de las opciones que Bruselas está analizando.

P¿Es por una cuestión de ahorro?
R.Sí. Además, la combinación sería muy interesante para mejorar las redes y el transporte de energía eléctrica entre países.

Normas