Indice Laboral Manpower
Las cinco señales del empleo que dejan atisbar luz al final del túnel

Las cinco señales del empleo que dejan atisbar luz al final del túnel

¿Se está produciendo realmente una recuperación del mercado de trabajo? La mayoría de los expertos sugieren que sí. El último Índice Laboral Manpower que elabora el equipo de investigación del catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona Josep Oliver desvela los cinco síntomas de la evolución del empleo que indican que España podría estar a las puertas de la recuperación.

1. El dato global del empleo en España apunta a un claro freno de su ritmo de destrucción, que cae del -5% interanual en el segundo trimestre de 2012 al -2,7% en el tercero de 2013. Para Oliver, “esta moderación en sí misma es el principal argumento para postular una mejor expectativa para el mercado de trabajo”.

2. El freno a la destrucción de empleo se está registrando especialmente entre los asalariados del sector privado con contrato temporal que trabajan en el sector servicios. Así, la destrucción de la ocupación de este colectivo en los últimos trimestres se ha frenado hasta el -1,1% frente al -2,7% del empleo total. Es más, la intensidad de este freno se pone de manifiesto al comparar el ritmo de destrucción de puestos de trabajo de este colectivo hace un año, ya que era del 13% en septiembre de 2012.

3.Las razones sectoriales de esta mejora apuntan claramente al sector de los servicios privados (comercio, hostelería, transporte, finanzas e inmobiliario, entre otros) como responsables del tirón de la recuperación del empleo. Así, la ocupación en este sector está a punto de empezar a registrar tasas positivas (-0,5%) frente a intensas destrucciones que aún mantienen otras actividades como la industria (-6,6%). Si bien, dentro de estos dos sectores hay comportamientos muy dispares según las ramas de actividad. Mientras que los servicios colectivos como la sanidad y las administraciones públicas frenan su ritmo de ajustes, con recortes de la ocupación del 4,5% y 3,3%, respectivamente; la educación lo acelera. En industria, el textil y la metalurgia intensifican la destrucción de empleo; la alimentación, la frena y el papel o la química ya generan ocupación.

4. Otro dato que refleja la reactivación del mercado de trabajo es el de horas trabajadas. Solo en el último año el empleo a jornada parcial ha crecido uno un 4,1%, lo que ha supuesto la creación de 100.000 puestos de trabajo. Detallando este punto, el subempleo (personas que trabajan con jornada inferior a la completa de manera impuesta, porque desearían trabajar más horas), afecta ya a 2,4 millones de trabajadores, tras crecer un 75% en la crisis. Con todo esto, el porcentaje de trabajadores a jornada parcial ha pasado del 11% cuando empezó la crisis en 2008 al 16% actual. En estos cinco años se han creado 300.000 empleos de jornada reducida, en su práctica totalidad en los servicios. La recuperación apuntada anteriormente se completa, en parte, con una menor destrucción de los trabajos de jornada completa, que se han contraido un 22% en la crisis. En el último año, su ritmo de contracción se ha frenado del -6% en el tercer trimestre de 2012 al -3,9% (570.000 empleos menos) durante el mismo periodo de este ejercicio. Junto a este menor ritmo de destrución de la jornadas completas, este índice refleja que el empleo de menos de 30 horas aunque crece a un fuerte ritmo del 3,4% en la actualidad, lo va haciendo con menor intensidad y el tiempo completo se contrae menos. “Esto significa que las empresas aumentarán el número de horas de sust trabajadores como antesala de la creación neta de empleo”, dijo Oliver.

5. Finalmente, en lós últimos trimestres mejora el empleo asalariado pasando de caer un 6,3% en 2012 al 3,3% actual. Esto se corresponde con un perfil contrario del comportamiento de los autónomos que crecer un 3,6% a caer un 0,1%. Esto ocurre porque a medida que se recupera el mercado de los asalariados hay menos parados que optan por el autoempleo.

Normas