Los todoterrenos
El secreto de los fondos más longevos y rentables

El secreto de los fondos más longevos y rentables

La fidelidad a un estilo de inversión ajeno a las modas del momento, ha permitido a seis fondos llegar a los 30 años de operaciones como líderes en sus respectivas categorías

España aprobó la primera ley de instituciones de inversión colectiva en 1984, pero la industria no despegó hasta mediados de los noventa, cuando estos productos financieros ganaron popularidad entre los inversores minoristas.

Entre 1995 y 1999, el número de fondos registrados en la CNMV se disparó desde los 534 a los 1.964.

En febrero de 2000 se pasó la barrera de los 2.000 y en mayo de 2008 se llegó a los 2.973, que es el máximo alcanzado hasta la fecha. De ahí en adelante, la oferta se ha ido reduciendo a causa de la crisis hasta quedar en los 2.207 que se contabilizaban en marzo pasado, último mes del que se dispone de cifras oficiales.

Pero como en cualquier actividad, a lo largo de estos casi 30 años en el mercado ha habido de todo. Desde fondos inmobiliarios que suspendieron pagos, arruinando a sus miles de partícipes, hasta otros que lo han hecho francamente bien.

“Nuestros criterios son los mismos que hace 28 años”, dice Juan Grau, gestor de EDM-Inversión

Entre estos últimos hay seis que se han destacado especialmente, no solo porque han conseguido mantenerse tres décadas, sobreviviendo a los vaivenes de la economía, sino porque, además, han logrado batir la rentabilidad media de sus respectivas categorías.

El cumplimiento estricto de una filosofía de inversión prudente, clara y consistente, ajena a las tendencias o modas del momento, es el principal rasgo que caracteriza a estos fondos.

“Nuestros criterios de inversión son los mismos que hace 28 años: escogemos compañías en función de su calidad en resultados y gestión, independientemente de si están o no en el Ibex o del peso que tengan en este”, afirma Juan Grau, gestor de EDM-Inversión, un fondo de renta variable española de la gestora catalana EDM que opera desde inicios de 1988 y actualmente tiene un patrimonio de 104 millones de euros.

El conocimiento de las compañías en las que invierte es otra de sus líneas maestras. “En el año celebramos unas 80 reuniones con los equipos directivos de las empresas”, comenta.

Grau, un veterano del sector que administra el fondo casi desde el principio, es una garantía en sí mismo. “Es excepcional en la industria local que el mismo gestor permanezca al frente de un producto tanto tiempo. Eso le ha permitido aprovechar su gran conocimiento de las acciones españolas para batir a sus competidores, haciendo pocos cambios en la cartera con un horizonte a largo plazo”, comenta Javier Sáenz de Cenzano, director de análisis de Morningstar.

El compromiso de los gestores ha sido, pues, clave en el éxito de la mayoría de estos fondos. Eduardo Roque, por ejemplo, es un experimentado gestor de renta fija que invierte en los fondos que administra, entre ellos Mutuafondo A. “Esto contribuye a que su motivación e intereses estén alineados con los de sus inversores”, precisa el analista de Morningstar.

Aunque en este caso –matiza–, el hecho de que el principal cliente del fondo sea la propia aseguradora (Mutua) hace que el cuidado hacia el partícipe sea grande, como lo demuestra su comisión de gestión (0,25% más 9% sobre resultados), una de las más bajas de su categoría.

La diversificación de la cartera y el carácter conservador son también cualidades comunes que no han estado reñidas con la capacidad de adaptarse a los cambios de circunstancias.

“En sus inicios, Fondonorte era más arriesgado”, señala Nieves Campos, directora de inversiones de Gesnorte. “Pero tras la crisis de 1987, ya casi por todos olvidada, se rebajó el nivel de riesgo”, añade. Hoy el fondo invierte el 72% de su patrimonio en bonos y el 28% en acciones.

Paula Mercado, analista de VDOS, corrobora que Fondonorte ha sabido diversificar adecuadamente sus activos en cartera, beneficiándose en los últimos años de su mayor exposición a renta fija, que puede llegar hasta un 95%.

“El coste total por comisión es también bastante reducido, un 0,52%, superando por muy poco la banda inferior de la media de su categoría, del 0,50%”, destaca.

Los mejores en plena crisis

Hay otro grupo de fondos, de creación más reciente, que en los últimos cinco años de crisis han sido capaces de superar la rentabilidad media de su categoría. Son los conocidos en la jerga del sector como los blindados, esos que parecen hechos a prueba de balas.

Según Paula Mercado, analista de VDOS, “flexibilidad, adaptabilidad, diversificación y una gestión activa y ágil es lo que tienen en común los fondos que mejor lo han hecho tanto a 5 como a 10 años”.

El Fidelity Funds-Euro Balanced, por ejemplo, se ha beneficiado de su carácter mixto para beneficiarse de la inversión en renta variable o fija, de acuerdo con el momento del mercado, aplicando un adecuado grado de diversificación.

Normas
Entra en El País para participar