Una vez en la aeronave, suspende su viaje a Brasil
El Príncipe Felipe y la Reina Sofía atienden a la prensa a su salida del Hospital Universitario Quirón de Madrid tras visitar al Rey Juan Carlos la semana pasada.
El Príncipe Felipe y la Reina Sofía atienden a la prensa a su salida del Hospital Universitario Quirón de Madrid tras visitar al Rey Juan Carlos la semana pasada.

El avión del Príncipe se estropea

El Príncipe de Asturias ha suspendido su viaje de dos días a Sao Paulo por una avería en uno de los “flaps” o alerones del avión, que ha obligado a renunciar al despegue. En la base de Torrejón, desde donde estaba previsto el despegue, el Príncipe ha comentado a los periodistas, sonriente: “nunca me había pasado y ya tengo unos añitos”.

La aeronave, un Airbus A-310 de la Fuerza Aérea Española, estaba preparada para partir de la base aérea de Torrejón en torno a la una de la madrugada, pero, siete horas más tarde, los técnicos no habían logrado completar con éxito la reparación. Don Felipe aludía a los años transcurridos desde que empezó a utilizar las aeronaves de la Fuerza Aérea española pertenecientes al denominado “45 Grupo”, con base en Torrejón y especializado en desplazamientos de miembros del Gobierno y de la Familia Real.

 El origen de la avería era un sensor que, al provocar un cortocircuito, impedía el normal funcionamiento de uno de los “flaps” del ala izquierda, por lo que los técnicos intentaron resolver el problema con la sustitución de esa pieza por otra extraída de un avión del mismo modelo sometido a revisión en las instalaciones de Airbus en la localidad madrileña de Getafe.

Cuando se detectó la avería, la delegación y los periodistas que acompañaban al Príncipe abandonaron la aeronave para facilitar la revisión, mientras que don Felipe permaneció dentro del avión y pudo dormir “una hora y media”, según ha revelado también a los informadores, tras preguntarles si ellos habían podido dormir algo en las salas de espera de la base.

El otro Airbus A-310 pertenece también a la Fuerza Aérea y ambas aeronaves están dedicadas a los desplazamientos de miembros del Gobierno y de la Familia Real.

Fuentes de la Casa del Rey han explicado que, pese a haberse sustituido la pieza averiada, la reparación exige “una calibración absolutamente exacta” que requiere un tiempo de ajuste del que ahora no se dispone, por lo que el piloto ha decidido suspender el vuelo.

Durante las labores de reparación, el Príncipe y la tripulación han permanecido en el interior del avión, mientras que los integrantes de la delegación y los periodistas que acompañaban a don Felipe han aguardado el resultado de los trabajos en las salas de espera de las instalaciones de la base.

El vuelo tenía una duración prevista de casi once horas y el primer acto de la agenda de don Felipe en Brasil era una reunión con el gobernador del Estado de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, programado en principio para las 14:30 hora local (16:30 GMT).

El objetivo fundamental de esta visita de don Felipe a Brasil era el desarrollo de oportunidades de inversión y cooperación empresarial, si bien el programa previsto incluía también encuentros con los expresidentes Luiz Inacio Lula da Silva y Fernando Henrique Cardoso, así como un acto de promoción del turismo en España y la presentación de la edición digital en portugués del diario El País.

Normas
Entra en El País para participar