Se perdieron 89.000 empleos entre julio de 2012 y julio de 2013
Empleados en la delegación central de la Agencia Tributaria en Madrid
Empleados en la delegación central de la Agencia Tributaria en Madrid

El empleo público vuelve a niveles de 2008

Más de la mitad del empleo eliminado se ha concentrado en las autonomías

Hacienda reduce a la mitad el ajuste en el empleo público revelado por la EPA

Hacienda actualizó el dato del registro de personal al servicio de las administraciones públicas, que sirve para determinar el número de trabajadores que tienen en sus plantillas. El último dato, correspondiente a julio de 2013, establece que había 2,54 millones de empleados públicos, lo que supone una rebaja de 88.461 empleados en un año y un ajuste del 3,4% en términos relativos. De este modo, el empleo público regresa a los niveles previos a la crisis, gracias en gran medida a los ajustes en el sector público y a la estricta senda de consolidación fiscal que han tenido que seguir Estado, comunidades y ayuntamientos para sanear sus cuentas públicas.

Este ajuste, sin embargo, queda todavía muy lejos del que ha que sufrido el sector privado desde que se inició la crisis. El número de asalariados ha pasado de 13,94 millones a 10,91 millones, lo que significa que se han destruido más de tres millones de puestos de trabajo. En términos porcentuales, la caída de ocupación ha rozado el 22%. En ese mismo período, el conjunto de las Administraciones tan solo ha perdido 42.600 empleos, con una variación del 1,5% respecto a 2008.

La destrucción de empleo público ha sido especialmente visible entre julio de 2012 y julio de 2013, con 88.461 puestos de trabajo menos. El ajuste, si se analiza por administraciones o por categorías profesionales, no ha sido homogéneo. Por administraciones, más de la mitad del recorte se ha producido en las comunidades autónomas, que han destruido 52.853 puestos de trabajo, más de la mitad de la caída. En el otro lado se sitúa la Administración General del Estado, la que más plantilla ha conservado, con tan solo 12.629 bajas en ese período.

Por categoría profesional, todas han registrado descensos. El más importante se ha registrado en los funcionarios de carrera, cuyo número ha bajado de 1,67 a 1,62 millones (46.118 menos), lo que implica que más de la mitad del recorte se ha concentrado en ese colectivo. A este descenso ha contribuido especialmente la no reposición de los funcionarios jubilados, excepto en determinados colectivos considerados prioritarios, en el que se permite cubrir tan solo el 10% de las bajas. El empleo destruido entre el personal laboral ha sido menor (25.328 bajas), mientras que las plantillas integradas por otro personal (cargos de confianza y asesores) han bajado en 17.045 efectivos.

En la comparación por autonomías, todas han registrado descensos en sus plantillas, excepto Castilla y León y Galicia, en el que el número de empleados públicos ha crecido. En la primera ha aumentado en 3.196 trabajadores más, mientras que en Galicia el incremento se ha elevado a 3.701 puestos de trabajo

Las cifras hechas públicas por Hacienda no coinciden con la Encuesta de Población Activa que realiza trimestralmente el INE. En julio de 2013, la institución presidida por Gregorio Izquierdo cifraba el número de empleados públicos en 2,84 millones, con un ajuste de 198.000 empleados en los últimos doce meses y un descenso de la ocupación del 6,6%.

¿Por qué se produce ese desfase y cuál es la cifra correcta? Ambas son ciertas, aunque miden registros diferentes. Por un lado, el de Hacienda solo tiene en cuenta a los empleados públicos (tanto funcionarios como no) que están en plantilla de las Administraciones, mientras que el INE amplía la muestra a los trabajadores de las empresas públicas y a las compañías privadas que subcontrata la Administración.

Lo que parece claro es que la destrucción de empleo en el sector público no se frenó en el segundo trimestre y que tendrá continuidad en el tercero y en el cuarto. Los últimos dato de la EPA así lo atestiguan. En el tercer trimestre se perdieron otros 48.200 empleos.

Normas