Una operación cercana a los 80 millones
Los hijos críticos de David Álvarez defienden su venta de Eulen

Los hijos críticos de David Álvarez defienden su venta de Eulen

Los cinco hijos críticos con la gestión de El Enebro (Elvira, Marta, Emilio, Juan Carlos y Pablo), la sociedad patrimonial dueña de la bodega Vega Sicilia, comunicaron ayer que su decisión de agrupar sus participaciones en la firma tiene como objetivo “defender nuestro legítimo patrimonio e impulsar la gestión y el negocio” de la misma, de la que aseguraron que goza de “una excelente salud económica”.

Un día después de que el patriarca de la familia fundadora de Eulen, David Álvarez, reclamara la convocatoria de una junta extraordinaria y solicitara el “ejercicio de una acción de responsabilidad social” contra cinco de sus siete hijos, estos defendieron ayer la venta de la mayor parte de sus acciones en Eulen a El Enebro. Una operación, cercana a 80 millones, que según ellos “se ha llevado a cabo de una forma legal, transparente y en igualdad de condiciones para todos los accionistas de El Enebro con acciones de Eulen”, a consecuencia de “nuestros reiterados e infructuosos intentos de reconciliación con nuestro padre y sus maniobras para impedir nuestra participación en Eulen, como lo demuestra la eliminación del derecho de adquisición preferente del resto de los accionistas y la constitución de Daval, una sociedad instrumental para controlar Eulen con el único objetivo de marginarnos para siempre de la gestión de esa sociedad”.

Los hijos críticos explicaron ayer que el precio de las acciones fue fijado por los administradores de Eulen, a partir de una valoración de Deloitte, en 530 euros por título. En su opinión, la operación fue “comunicada con todo detalle, legalmente y en tiempo”, rechazando así las críticas de David Álvarez, que calificó la operación de “maniobra clandestinamente urdida”. En su comunicado, revelan que su progenitor “aceptó el precio y en el último instante rechazó la operación cuando estaba toda la documentación preparada”. Estos inversores declararon ayer además que no han vaciado la caja de El Enebro, tal y como afirma su padre, “ni hemos provocado ningún quebranto a la misma con esta operación.”

Estos cinco accionistas recuerdan además en un comunicado que no es la primera vez que David Álvarez solicita la nulidad de la operación y una acción de responsabilidad, peticiones que fueron rechazadas ya en la junta general de accionistas de El Enebro del pasado mes de junio, en la que David Álvarez impidió el reparto de dividendos. La sociedad patrimonial ha convocado junta extraordinaria de accionistas para el próximo 20 de diciembre.

Normas