Tribuna

El emprendimiento en entornos rurales

¿Por qué no generar incubadoras rurales de emprendedores con el apoyo de la administración local y añadir un modelo de gestión de procesos como soporte en la generación de empleo? Esta fue la pregunta que el autor de este artículo se planteó para poder generar un modelo de crecimiento económico a nivel rural, donde el motor productivo sea la creación de un ecosistema con pequeños emprendedores integrados en dos áreas, uno con proyectos individualizados y otro con proyectos colectivos.

Si nos basamos en las teorías keynesianas de crecimiento de la demanda interna mediante el consumo e inversión de pequeños emprendedores de forma colectiva, aplicamos el efecto multiplicador que tendría en las economías locales, coordinamos el esfuerzo y ayudas con las administraciones públicas, y les aplicamos modelos de gestión empresarial para su eficacia, y sobre todo, inyectamos altas dosis de esperanza e ilusión, el resultado debiera de ser el crecimiento económico de una forma planificada en un entorno de competencia perfecta.

Este modelo no se basa en generar grandes proyectos de inversión, su objetivo es crear pequeños proyectos sostenibles en el tiempo que sean capaces de mantener un nivel de renta suficiente y razonable para poder mantener una economía doméstica.
Las bases en que se sustentaría el modelo serían las siguientes:

-El apoyo de la administración local: El compromiso de la administración local es fundamental, ya que a través de estas entidades se coordinarán los esfuerzos para poner en marcha campañas de información, así como la dotación de recursos materiales, tales como aulas de formación y ordenadores. Además, la administración local puede actuar como soporte para la consecución de ayudas públicas y subvenciones para el fomento del emprendimiento, como por ejemplo a través de los grupos comarcales de acción local y los centros de apoyo a empresas (CEEI). Todas las áreas rurales deben tener la facilidad de contar con un centro de atención de empresas mediante el sistema CIRCE (puntos PAE), con el fin de gestionar y asesorar en el alta fácilmente a profesionales y pequeños empresarios autónomos del propio municipio.

-La aportación del know-how de las entidades privadas: Aspecto importante, es la necesidad de aportación solidaria de metodología de gestión por parte de entidades privadas colaboradoras. En este sentido, las empresas consultoras y sus responsables, deben de aportar la formación básica a los emprendedores en temas relacionados con la gestión del negocio, finanzas y tributación, obligaciones de las sociedades y sus administraciones, gestión de proyectos y ofimática de gestión, entre otros temas. En situaciones de crisis como la actual, las empresas deben tratar de ser socialmente responsables y preocuparse, además de por la consecución de sus objetivos empresariales, por beneficiar al entono en general. Este aporte de recursos facilitará a largo plazo el retorno de la inversión, ya que se generarán confianza y oportunidades de negocio que revertirán en el sector privado.

-Apoyo de business angels y entidades financieras: La financiación desde el sector privado con aportación de capital buscando un rendimiento justo y razonable, y entidades financieras con sus préstamos ICO, facilitarán la financiación a largo plazo y el arranque de los proyectos. Para ello, será necesario que el emprendedor realice un plan de negocio con el suficiente rigor que sea capaz de convencer a los inversores y entidades de financiación. En este sentido, la presentación de varios proyectos colectivamente facilitará la negociación para conseguir llamar la atención de las fuentes de financiación. El análisis de aceptación lógica de los riesgos del proyecto, y la capacidad de control de estos por parte del emprendedor, son aspectos que han de estar siempre tutelados por las entidades de consultoría colaboradoras, con el fin de evitar un endeudamiento innecesario y la pérdida de fondos propios. Esta gestión estará en todo momento guiada por las empresas colaboradoras de consultoría para conseguir su precisa ejecución, y por supuesto, por la administración local para obtener los apoyos institucionales necesarios en todo momento.

-Un buen plan de comunicación: La comunicación en medios de comunicación y redes sociales es un requerimiento fundamental ya que, sin el apoyo de estos, no se podrán abrir los proyectos a sectores con demanda exterior fuera del entorno rural mediante internet. Este plan de comunicación debe de ser coordinado conjuntamente entre la administración local y las entidades de consultoría colaboradoras.

Con el esfuerzo de todas las partes y, en especial, con la ilusión de los futuros emprendedores, podremos en breve difundir el éxito de este modelo de crecimiento para continuar con su aplicación y sostenimiento de las áreas rurales.

 

Francisco Javier Tejera es socio consultor en Innoqualitas SL

Normas