El príncipe Felipe anima a los inversores de EE UU

"Es un buen momento para invertir en España"

Los Príncipes de Asturias visitan la farmacéutica Grifols en Los Ángeles

“Es un buen momento para invertir en España”, proclamó hoy el Príncipe de Asturias en la localidad californiana de Santa Bárbara ante los invitados a la apertura de un importante foro empresarial donde también exhibió los primeros frutos de los esfuerzos de España por salir de la crisis.

Como país cuya competitividad se ha incrementado sustancialmente, en un momento en que los indicadores económicos anuncian síntomas de recuperación, España, dijo el príncipe, representa “un gran mercado abierto al mundo donde las compañías estadounidenses son siempre bienvenidas”.

Su participación en la cena de inauguración del XVIII Foro España-Estados Unidos que se celebra hasta el día 17, es el acto más relevante de cuantos ocupan la intensa agenda del viaje oficial que le ha llevado a EEUU en compañía de su esposa Letizia y junto al ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo.

Más de 150 invitados del ámbito empresarial, político y cultural de los dos países, incluidos directivos de multinacionales españolas, escuchaban su discurso, con el que trató de poner de relieve que, si bien España ha atravesado grandes dificultades, ya ha puesto los cimientos para garantizar su recuperación económica.

“Tenemos un largo camino que recorrer, pero la economía española está en la dirección correcta”, enfatizó en inglés, idioma usado por el heredero de la Corona española en todos sus discursos de un viaje que tras cuatro días en California llevará a los Príncipes hasta Florida.

En este sentido, recordó que muchos de los mayores desequilibrios económicos ya se han corregido, algo que, según apuntó, puede verse en el flujo de capital que está llegando a España en los últimos meses.

Igualmente lo indican el retorno de la inversión, la caída de la prima de riesgo, los informes positivos de analistas y bancos de inversión extranjeros o la bajada del déficit y el aumento la competitividad. “Las cifras hablan por sí solas”, insistió.

Todo ello se debe a que el país “está trabajando duro para salir de la crisis y encarar un futuro con renovada confianza”, agregó en una alocución salpicada de prudentes advertencias porque, advirtió igualmente, “debemos continuar trabajando juntos hasta que este crecimiento sea una realidad tangible”.

Consciente de los estragos que la crisis ha causado en la juventud española, el Príncipe Felipe mencionó expresamente a los jóvenes como beneficiarios de las oportunidades que se abren.

Ante un auditorio donde se encontraban empresarios como los directivos de Repsol, Antonio Brufau; Caixabank, José María Nin, y Ferrovial, Iñigo Meirás, no olvidó recordar que España tiene compañías líderes mundiales en sectores clave como la energía, la biotecnología o las infraestructuras.

Los emprendedores españoles, con los que los Príncipes de Asturias se han reunido en su periplo por California, merecieron también su respaldo: “Están construyendo un futuro común de tecnología e innovación”.

“Puedo decir con satisfacción que España está comprometida y orgullosa de compartir la creatividad y el dinamismo que hacen que este Estado sea tan único”, añadió en referencia a California.

Y para la parte más política del auditorio recordó el valor que tiene el tratado que la UE negocia con los EE UU, porque además de crear la más importante zona de libre comercio del planeta, tendrá un enorme impacto social y cultural.

El foro hispano-estadounidense está organizado por la Fundación Consejo España-EEUU, un eje ya consolidado de las relaciones entre los países que cuenta en su patronato con destacados representantes del mundo empresarial, político y académico. Está copresidida por el banquero Juan Rodríguez Inciarte, para el cual existen “señales muy favorables” que apuntan a la recuperación española, y por el senador estadounidense Bob Menéndez, quien también hizo ver en la inauguración la necesidad de impulsar las relaciones económicas y comerciales recíprocas

Visita a la planta de Grifols

Los Príncipes de Asturias visitaron hoy la planta que la farmacéutica Grifols tiene en Los Ángeles, una firma de la que don Felipe destacó “como empresa española y catalana” el ejemplo que da para la expansión e internacionalización de las empresas españolas. Tras recorrer las instalaciones de la compañía, el príncipe confesó que estaban muy “impresionados” con lo que habían visto y confió en que continúe con una trayectoria que calificó de “ejemplar y espectacular”.

Grifols fue fundada en Barcelona en 1940, se dedica a la fabricación de hemoderivados y ha conseguido ser un referente mundial en la producción de estos productos. La compañía cotiza en bolsa y tiene presencia en 24 países, con más de 11.000 empleados. El príncipe Felipe y su esposa Letizia llegaron a la factoría junto al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, que les acompaña en su viaje oficial a los EE.UU., y fueron recibidos por el presidente de la entidad, Víctor Grifols.

Grifols recordó la historia de la farmacéutica y les explicó la posición que ocupa en el mercado mundial, con una actividad creciente de la que es muestra la reciente compra de parte de la unidad de diagnóstico de la suiza Novartis por 1.675 millones de dólares (1.240 millones de euros).

Los hemoderivados fabricados por Grifols, líder mundial en medicamentos biológicos derivados del plasma, se destinan fundamentalmente a tratar enfermedades raras o de tipo genético, como la hemofilia, y por ello no se venden en las farmacias, ya que se dirigen íntegramente a los hospitales. Su red de donantes en EE.UU. suma 30.000 personas diarias, un volumen que exige 300.000 análisis cada día de los que, destacó el presidente de Grifols, “no podemos equivocarnos en ninguno”.


 

Normas