Entrevista a Juan Abarca Cidón, secretario de la Fundación IDIS, lobby de aseguradoras y clínicas
Juan Abarca Cidón, secretario general de la Fundación Idis, lobby de clínicas y aseguradoras sanitarias.
Juan Abarca Cidón, secretario general de la Fundación Idis, lobby de clínicas y aseguradoras sanitarias.

“Hay que restringir la cartera de servicios sanitarios”

Representa al lobby de aseguradoras y clínicas y dirige el grupo Hospitales de Madrid. Reclama deducciones fiscales para los seguros de salud y opina que lo privado siempre gestiona mejor que lo público

El grupo Hospitales de Madrid cuenta con siete centros y sigue en plena expansión. Juan Abarca Cidón (Madrid, 1971) es el director general de la firma familiar fundada por su padre. Es, además, secretario general de la Fundación IDIS, el lobby de la sanidad privada, que agrupa clínicas y aseguradoras.

Pregunta. ¿Cómo hacer para que la sanidad sea sostenible?
Respuesta. Estamos todavía en un debate absurdo, que es el de la eficiencia. No es suficiente, porque se va a seguir produciendo incremento de gasto. Son necesarias transformaciones estructurales. ¿Cómo se hace el sistema eficiente? Con una planificación sanitaria correcta y con centralización de algunas competencias. Hace falta más profesionalización del político y menos politización en el sector, que empiece a imperar el interés sanitario. Ese es el primer objetivo para hacer el sistema sostenible, que el sistema se rija por criterios sanitarios y no políticos.

P. ¿Qué reivindicaciones hacen desde IDIS?

El seguro es siniestralidad versus ingresos. Si te das 10 golpes con el coche, nadiete cubre. Si tienes10 enfermedades, tendrás que pagarlas”

R. Si en España no tenemos un sistema de mutualidades, hay que restringir la cartera de servicios sanitarios. Lo que no tiene sentido es que para un señor con dependencia se den solo 200 euros al mes y, mientras, se cubra la operación de juanetes en la sanidad pública.

P. ¿Qué habría que limitar?

El primer objetivo para hacer el sistema sostenible es que se rija por criterios sanitarios y no políticos”

R. Lo que yo haría sería atender a enfermos crónicos, a pacientes que se mueren, a los niños y la prevención. Es una cuestión de priorizar.


P. ¿Y para el resto? ¿Un copago?
R. Pues el resto a lo mejor se tiene que salir fuera de la cobertura. ¿Qué haces con la dependencia? ¿Por qué hay que cubrir todas las necesidades sanitarias y no las de la dependencia? Hay que poner el coto a algo.

P. Muchas personas pueden suponer que ustedes piensan así por interés.
R. Yo ya cumplo mis presupuestos todos los años y este sector está creciendo. No deseo quitarle nada a la pública. Lo que pasa es que se tiene miedo del crecimiento de la sanidad privada porque todo el defensor de la pública piensa que va en demérito de lo público. Yo no quiero más pacientes. Yo no quiero una sanidad privada con 20 millones de usuarios. Quiero una sanidad donde se pueda elegir. No es una cuestión de que vaya a beneficiar a la privada. Es que va a beneficiar a la pública. Hay que ordenar el sistema.

P. ¿Qué más piden?
R. Todo lo que sea contar con un seguro, aunque solo se utilice para ir a consultas, está ahorrando al sistema público. No ha hecho falta poner un copago asistencial porque ya lo hay a través de siete millones de personas que pagan su seguro de salud. Hay que fomentar el seguro con deducciones fiscales.

P. ¿Qué respuesta tienen de la Administración en plenas restricciones?
r. Buena. Lo planteamos solo en casos de ingresos menores a 30.000 euros. No supondría una gran reducción de ingresos.

P. ¿Las entidades van a seguir en Muface?
R. Muface está claramente infrafinanciado. Es una realidad. No sé si todas las aseguradoras seguirán.

P. ¿Qué posibilidad de colaboración hay entre lo público y lo privado?
R. He leído el documento de la conferencia política del PSOE donde dicen que quieren una sanidad pública en la que la privada tenga un papel complementario. Me parece bien, mientras no coartes la iniciativa privada en el sector. Me parece lícito. Pero un sistema basado en la provisión pública me parece un error. Lo primero que hay que hacer es medir resultados y España no mide resultados sanitarios. Quiero, como ciudadano, que haya un sistema público eficiente, pero no lo es. La sanidad privada es más eficiente que lo público, es una cuestión de naturaleza. Seguimos creciendo porque ofrecemos calidad, si no, la gente no volvería. El problema no es la colaboración público-privada, es qué va a hacer la sanidad pública para ser eficiente. ¡Quiero que me digan qué van a hacer para ser eficientes!

P. ¿Por qué los españoles siguen prefiriendo la sanidad pública para urgencias y enfermedades graves, según el barómetro sanitario del ministerio?
R. Hay un 70% de la población que no conoce la sanidad privada. Y hay una campaña permanente de la Administración por defender lo suyo, el sector público, con independencia de si es del PSOE o del PP. El sector privado siempre ha aparecido como algo complementario. La sanidad pública, que es el bastión del Estado de bienestar de este país, como ha dicho Rubalcaba, no puede permitirse que haya una sanidad privada que le haga sombra.

P. En ocasiones, una queja de los usuarios de aseguradoras es que cuando llegan a una edad avanzada o se convierten en enfermos crónicos, se les sube la prima en tal proporción que no pueden pagarla, y vuelven a la pública. Si las aseguradoras solo quieren gente sana, aportan poco...
R. Si no pagaran mucho, tendrían que haber pagado más antes. Es una cuestión de compensación. Sí puedo decir que no veo a ningún paciente grave en mis hospitales que se me haya dicho que se traslade a la pública. Nunca. El funcionamiento del seguro es siniestralidad versus ingresos. Si te das 10 golpes con el coche, nadie te cubre. Si tienes 10 enfermedades, tendrás que pagar por las 10. De eso nadie tiene la culpa.

"Frenar el proceso de Madrid es catastrófico"

P¿Cómo valora la paralización de la privatización de los seis hospitales de Madrid?
R. Me parece una catástrofe. El sector público necesita cambios estructurales. Puede que ideológicamente no estés de acuerdo, pero es la opción política de quien gobierna. No me parece bien la demagogia que se ha hecho con la privatización, que ha provocado mucho daño al sector privado. Por ejemplo, lo primero que han hecho las Administraciones ha sido cortar los conciertos, porque parecía que estaban privatizando. Públicamente han mostrado su rechazo a mostrar colaboración, como si fuéramos unos apestados. Y segundo porque es mentira, eso no es privatizar. Con independencia de la ideología, judicializar el proceso que intente cambiar el modelo me parece una catástrofe para este país.

P¿Y por qué no ha habido interés de más compañías por participar?
R. Nosotros como grupo lo estuvimos mirando, pero yo no me he presentado porque a mí no me salían los números.

P.Ustedes no han conseguido hospitales ni con esta privatización ni en la venta de USP. ¿Cuáles son sus planes?
R.Estamos construyendo el Hospital Puerta del Sur en Móstoles, con una inversión de 43 millones de euros y 140 camas con posibilidad de 220. Es un hospital general con especialidad en neurociencias. Y estamos mirando más posibilidades. Esto es una empresa familiar. No tenemos prisa. Hay muchos centros con dificultades y quedan cosas interesantes. Por ejemplo, algunos centros en capitales de provincia.

Normas