Breakingviews

ING desatasca su negocio

ING está resolviendo su primer problema relacionado con el estado. el operador holandés de bancaseguros está a punto de pagar todo su rescate y completar su reestructuración dos años antes de la fecha límite de 2018. Pero eso no quiere decir que se pueda mirar a un futuro libre de la intromisión del gobierno.

ING fue uno de los grandes bancos de las meteduras de pata de 2008. Después de abastecerse de hipotecas estadounidenses Alt-A, la entidad necesitó 10.000 millones de euros de capital de los contribuyentes y conectarse al mecanismo de garantía europeo de 24.000 millones para evitar que los activos tóxicos arruinaran su balance. La Comisión le hizo sufrir: ING finalmente tuvo que devolver su capital con una prima superior al 30%.

Ahora parece que las cosas van bien. ING ha vendido la mayor parte de sus operaciones de seguros de Asia, casi la mitad de su división de seguros estadounidense, y sacará a bolsa las unidades japonesa y europea el año que viene. Más del 80% del capital del estado ha sido reembolsado, y el resto se completará en mayo de 2015.

Negocio subyacente de ING, por su parte, se está recuperando y con un core Tier ratio del 10,4% según las nuevas normas de Basilea III, el capital del banco es fuerte.

Sin embargo, ING todavía no se ha librado del todo del gobierno. De los cuatro principales prestamistas holandeses, ABN Amro y SNS Reaal han sido nacionalizados y otros, Rabobank, multados por intentar manipular el Libor. Por lo tanto la opinión pública nacional está en contra de los bancos. Con uno de los arquitectos de la recapitalización de la banca chipriota, Jeroen Dijsselbloem, como ministro de Finanzas, el gobierno está considerando limitar los bonus al 20% del salario y establecer un ratio de apalancamiento del 4%. ING puede gestionar estas presiones inmediatas, pero las posibles futuras dificultades reguladoras mantendrán a los inversores ansiosos.

Normas
Entra en El País para participar