Mas-Colell no concreta qué bienes venderá la Generalitat
El consejero de Economía y Finanzas, Andreu Mas-Colell, muestra el lápiz de memoria con el que ha presentado hoy en el Parlamento autonómico los presupuestos de la Generalitat para 2014.
El consejero de Economía y Finanzas, Andreu Mas-Colell, muestra el lápiz de memoria con el que ha presentado hoy en el Parlamento autonómico los presupuestos de la Generalitat para 2014. EFE

Cataluña fía el fin de los recortes a los ingresos por privatizaciones

La Generalitat asegura que aplicar una rebaja fiscal como la de Madrid supondría perder 1.500 millones

El Ejecutivo de Mas revisa al alza el impuesto sobre sucesiones y donaciones

El consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, ha presentado los presupuestos de la Generalitat de 2014 que incluyen nuevas tasas e impuestos, así como privatizaciones y ventas de patrimonio por valor de 2.318 millones. Cumplir esos ingresos, cuya procedencia la Generalitat no ha concretado, será vital para evitar nuevos recortes en el gasto.

Tal como estaba previsto, los presupuestos de la Generalitat, que cuentan con el visto bueno de ERC, se ajustan al déficit del 1% del PIB marcado por el Gobierno para 2014, lo que supone 1.979 millones de euros de desfase. Mas-Colell, sin embargo, eludió concretar qué bienes se pondrán a la venta o qué entidades se podrían privatizar. Así, preguntado por si entre estas privatizaciones se plantea incluir activos como las depuradoras, y si la Generalitat cuenta con vender terrenos propiedad del Incasòl, el consejero evitó en varias ocasiones precisar los planes de la Generalitat.

“No hay nada concretado”, sentenció. Mas-Colell sólo explicó que en 2014 la Generalitat tendrá que “repetir” la misma receta que en 2012, cuando privatizó los túneles de Vallvidrera y el Cadí y la empresa Aigües Ter-Llobregat (ATLL) –que dirimen los tribunales– para reducir el déficit.

Más allá de los ingresos que reporten las privatizaciones y ventas de activos, el Gobierno espera obtener otros 909,5 millones a través de tasas e impuestos creados desde 2012, lo que incluye impuestos ya vigentes -como la tasa turística- y otros tributos nuevos, entre ellos el impuesto a la producción termonuclear de energía eléctrica y la revisión del impuesto de sucesiones, que en 2014 aportará 54,2 millones.

Mas-Colell aseguró que aplicar una rebaja similar a la anunciada por la Comunidad de Madrid –que reducirá el IRPF, el impuesto de transmisiones y el de actos jurídicos documentados, supondría una merma recaudatoria de 1.500 millones. Mas-Colell constató que en la Comunidad de Madrid se pagan menos de mil millones de intereses, mientras que en Cataluña se abonan más de 2.000 millones: “El Gobierno se encontró con un interés de deuda muy considerable, y estos mil millones explican dos tercios o más de la diferencia entre Madrid y Cataluña”. Sin la carga financiera, la Generalitat asegura que también bajaría los impuestos.

Normas