El PSOE aboga por reformar la Carta Magna y cambiar todos los tributos
Ejecutiva del PSOE. De izquierda a derecha, Óscar López, Elena Valenciano, alfredo Pérez Rubalcaba  y José antonio Griñán.(DVD 550)
Ejecutiva del PSOE. De izquierda a derecha, Óscar López, Elena Valenciano, alfredo Pérez Rubalcaba y José antonio Griñán.(DVD 550) EL PAÍS

Hacia un sistema fiscal capaz de financiar más servicios públicos

El PSOE propone crear dos nuevos impuestos a la banca

Plantea un suelo mínimo para todas las comunidades autónomas en Sucesiones

El PSOE encara una semana decisiva que culminará con la celebración de la Conferencia Política, debate multidisciplinar de donde debería surgir el embrión de su futuro programa electoral. Sin embargo, destacados líderes del partido niegan que el objetivo primordial de dicha cumbre sea solo ese. Estos dirigentes prefieren hablar de la elaboración de un “plan de futuro” que va más allá de las próximas citas electorales y que quiere diferenciarse de las políticas llevadas a cabo por la derecha en toda Europa. “Pretendemos definir cómo debe ser el proyecto de la socialdemocracia en materia económica”, subrayan fuentes de Ferraz.

El punto de partida en el que el PSOE quiere hacer especial énfasis es en la convicción de que el Estado es el que mejor presta determinados servicios, aunque no todos. El problema es que para ofrecer una educación de calidad, una buena sanidad y asegurar el cobro de una pensión de jubilación a todos los trabajadores que hayan cotizado por ella es necesario reequilibrar la capacidad recaudatoria de ese mismo Estado. Y la crisis, pero sobre todo, la extrema dependencia de la economía española del sector inmobiliario dejaron “tocado de muerte” el sistema fiscal. En la ponencia marco que se debatirá en el cónclave de tres días que tendrá lugar a finales de esta semana, el PSOE anuncia que dentro de las reformas constitucionales que propone, algunas van encaminadas a ampliar los derechos fundamentales de los ciudadanos, “como es asegurar un nivel determinado en los servicios públicos básicos”.

En materia fiscal, recuerda las cifras facilitadas por Hacienda. “Nuestros ingresos públicos representaron el 37,1% del PIB en 2012, mientras que la media en los países del euro alcanzó ese mismo año el 46,3%. El gasto público supone en España el 48% del PIB, mientras que en los países con los que comparte moneda llega al 50% del PIB”, afirma el doumento. Es decir, que por cada 100 euros que gasta España, apenas ingresa 77.

A la vez que es muy ineficiente recaudar tan poco, “es injusto que las rentas salariales medias y bajas representen el 80% de la recaudación”, avala el documento. Así, la profunda reforma fiscal que propone el PSOE se dirige a ampliar las bases imponibles, eliminar los agujeros del sistema y aumentar la recaudación de forma más progresiva y, en su opinión, más justa. “Nuestra reforma no consiste en subir impuestos, sino en hacer realidad el principio que debe regir todo sistema fiscal: que pague más quien más tien”, explican desde el partido.

¿Con qué medidas se podría revertir esta situación? El PSOE propone dedicar más recursos a la gestión de la Administración Fiscal, “hoy a todas luces insuficientes: el 0,1% del PIB en 2012, frente al 0,4% de Francia o el 0,5% de Holanda”. Además, prevé reformar la agencia tributaria para hacerla más independiente del Gobierno, endurecer las sanciones contra el fraude fiscal y revocar las licencias a aquellas entidades que favorezcan el fraude o se nieguen a colaborar con las autoridades tributarias.

En cuanto a actuaciones concretas en algunos de los principales impuestos, los socialistas son partidarios de integrar en el IRPF la tributación de la rentabilidad de toda la riqueza patrimonial de las personas a partir de un mínimo exento, ya sea inmobiliaria o mobiliaria e independientemente de donde esté invertida (SICAV, fondos de inversión, sociedades instrumentales, sistemas de previsión social personalizados, entre otros). También, contemplan revisar todas las deducciones fiscales del IRPF, como las de los planes de pensiones o fijar un suelo mínimo homogéneo para todas las comunidades del impuesto de sucesiones.

En cuanto a los tributos que gravan los beneficios empresariales, el PSOE persigue incrementar la progresividad en el impuesto de sociedades, eliminando la mayor parte de “sus privilegios y deducciones”. En este sentido, la ponencia marco es partidaria de aumentar la contribución del sector financiero a la sostenibilidad de las cuentas públicas a través de dos nuevos impuestos: “uno que grave el pasivo de las entidades, neto de capital y depósitos y otro que gravelos bonus y retribuciones variables”. A la posibilidad de poner límites a los salarios de los directivos de la banca se refirió ayer el exministro y coordinador de la Conferencia Política del partido, Ramón Jáuregui, en una entrevista en la Cadena Ser recogida por Europa Press. Jáuregui explicó que si la banca ha sido rescatada por el Estado, hay “legitimidad para intervenir en sus salarios”.

En los bancos intervenidos, su propuesta es que sea la Asamblea de la enridad quien fije los salarios de los directivos. En las entidades privadas, el PSOE quiere fijar “una serie de exigencias” a los consejos de administración que autorizan las retribuciones para que tengan en cuenta no solo los resultados, sino los “riesgos” de futuro y así “que se limiten esos abanicos disparatados”.

Dedicar el 5% del PIB a Educación en busca de calidad y equidad

La prioridad a futuro debe ser garantizar el derecho a la educación de todos. Para ello, el PSOE plantea volver a superar el 5% del PIB destinado a Educación, manteniendo con ello la atención a la diversidad, impulsar los programas de prevención y lucha contra el abandono escolar e incrementar la partida destinada a becas y ayudas.

Defiende que ni en la escuela pública, ni en el currículum ni en el horario escolar quepan las enseñanzas confesionales, para lo que ofrece la posibilidad de habilitar espacios y opciones de horarios extraescolares y personal para que se impartan. Además, pide recuperar la asignatura de Educación para la Ciudadanía, avanzar en el proceso de formación del profesorado y aumentar las plazas de Formación Profesional. En materia universitaria, el PSOE advierte que cualquier revisión de las tasas debería ir acompañada de una sustantiva mejora de las becas.

Definir una única cartera de prestaciones sanitarias sin copagos

En la reforma constitucional que contempla el PSOE, uno de los aspectos más novedosos será la inclusión del derecho a la protección de la salud y la cobertura del sistema sanitario como derecho cívico igual para todos los ciudadanos y residentes.

En este sentido, los socialistas defienden una única cartera común de servicios para toda la ciudadanía, sin distinción ni barreras de acceso, es decir, sin copagos, para lo que creen necesario invertir al menos el 7% del PIB. Proponen crear un Instituto de Calidad y Excelencia Clínica. En pensiones, los socialistas apelan a la plena vigencia de la reforma de 2011 acordada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y todos los interlocutores sociales. Para el PSOE, es fundamental mantener el consenso sostenido desde hace casi 20 años alrededor del Pacto de Toledo, basado en el imprescindible diálogo social y político.

Poder capitalizar todo el paro para formarse

Además de las pensiones o el gasto en intereses de la deuda, otro de los capítulos que más recursos públicos consume es el destinado a pagar la prestación por desempleo. Sobre ella ha planeado durante toda la recesión el fantasma de una profunda reforma, pero hasta ahora el Ejecutivo solo ha introducido retoques que abaratan muy ligeramente la factura total.

Entre las propuestas de los socialistas, destaca la posibilidad de que se pueda capitalizar toda la prestación (cobrarla de golpe) para que el parado pueda formarse. Asimismo, el PSOE es partidario de poder compatibilizar el cobro de esta ayuda con un contrato inferior a tres meses o que puedan seguir percibiendo el paro los jóvenes que participen en programas de garantía. El documento prevé incluir otro título en el Estatuto de los Trabajadores que estructure una nueva visión del arbitraje y la mediación en caso de conflicto.

Normas