Prevé que el PIB suba un 0,5% en 2014
Bandera de España en la Plaza de Colón.
Bandera de España en la Plaza de Colón.

Fitch sube la perspectiva de España de negativa a estable

La agencia de calificación de riesgo Fitch ha anunciado este viernes que ve con mejores ojos la marca España. El dictamen de la agencia no supuso una mejora de la nota asignada al país, que permanece situada en BBB, apenas un escalón por encima del bono basura. Los analistas de Fitch, sin embargo, revisaron su expectativas al alza, tornando su valoración sobre la perspectiva de España desde “negativa” a “estable”. Es decir, que el país sigue suspenso, pero progresa adecuadamente. O, al menos, que no parece ir a peor.

En su dictamen, la calificadora de rating alaba los esfuerzos realizados por el Ejecutivo español en cuestión de reformas estructurales, como las que afectan al mercado de trabajo, el sistema de pensiones, el marco fiscal o el sector financiero. Fitch reconoce, sin embargo, que el ritmo de mejora podría disminuir en los dos próximos años como consecuencia de las presiones externas y de las procesos electorales previstos, dado que los comicios locales, autonómicos y generales se agolparán en 2015.

Pese a ello, la agencia apunta que las medidas tomadas hasta la fecha “deberían colocar a la economía sobre una base más segura”. En su informe, Fitch recuerda que en el periodo comprendido entre 2012 y 2013, España ha reducido el déficit fiscal en 2,5 puntos.

Siguiendo esta línea, la agencia prevé que el déficit público español cierre este año en el 7% del PIB, lo que solo se acercaría al objetivo de austeridad marcado por Europa que reclama una reducción hasta el 6,5%. A su vez, el porcentaje de deuda pública sobre el PIB se situará, según la agencia, en el 103% entre 2015 y 2016 (hoy en el 92,3%). Bajo estas previsiones, Fich concluye que “el compromiso de las autoridades para reducir el endeudamiento público es fuerte, pero el déficit fiscal tardará varios años más en ser eliminado en términos estructurales”.

En cuanto al crecimiento económico que pueda alcanzar el país bajo esta senda, Fitch rebaja un poco lasprevisiones del Gobierno de Mariano Rajoy, y estima que el PIB crecerá un 0,5% en 2014, dos décimas menos que lo anunciado por el Ejecutivo. De momento, España ha abandonado la recesión en el tercer trimestre con un alza del 0,1%.

Respecto a la reforma del sistema financiero, que el Ejecutivo espera dejar encauzada a final de este ejercicio, la agencia de calificación de riesgo afirma que el riesgo de que la banca española necesite más ayudas ha pasado de “medio” a “bajo”. Una mejora que no ha salido gratis. Fitch señala que la reestructuración bancaria ha tenido un coste equivalente al 6% del PIB español.

Finalmente, Fitch valora que las condiciones de financiación del Tesoro Público español también han mejorado en los últimos meses, lo que se ha traducido en un ahorro de los gastos en intereses durante este año de entre el 0,7% y el 0,8% del PIB.

En este sentido, el país vive un momento especialmente dulce. Inédito en años. La prima de riesgo cerraba el viernes por debajo de los 230 puntos básicos y el bono español a 10 años por debajo del 4% por primera vez desde 2010. Una evolución, frente a la expectativa de rescate país de hace poco más de un año, que ha permitido al Tesoro captar 112.334 millones de euros en lo que va de año, cubriendo ya esta semana el 92,6% de las necesidades de todo 2013 y a menor coste. Su secretario general, Íñigo Fernández de Mesa, ya avanzaba en agosto que “en la medida en que vayan confirmándose los datos positivos, se producirá una estabilización de los ratings otorgados por las grandes agencias de calificación. Previsiblemente, lo primero que se producirá será un cambio de las perspectivas, de negativas a estables. Y esto puede tener un efecto positivo en los mercados”.

Pese a la denostada imagen social que pesa sobre las agencias internacionales de rating por su incapacidad para predecir la crisis financiera internacional desatada en 2008, lo cierto es que sus calificaciones siguen siendo la llave que abre y cierra la puerta de los mercados y, por ende, de la financiación. En este sentido, la banca podría ser la principal beneficiada.

Una mejora leve, por tanto, pero que allana el camino hacia otras mayores. Es el camino, viene a decir Fitch, pero aún falta para aprobar.

 


Standard & Poor´s y Moody´s mantienen previsión negativa

Suele decirse que las agencias de calificación de rating modifican sus valoraciones siguiendo la estela de los mercados, y no al revés, con lo que éstos suelen reaccionar con calma a sus dictámenes, que suelen dar ya "por descontados". Si el renovado interés de los inversores internacionales por la marca España y el arreón del Ibex, que se sitúa como mejor Bolsa europea en 2013 con un alza acumulada del 20%, reflejan la senda marcada por los mercados, cabe esperar que la mejora de perspectiva sellada por Fitch sea imitada por las otras dos grandes agencias de calificación. Estas, sin embargo, mantienen un dictamen negativo. Standard & Poor´s valora a España con BBB- y perspectiva negativa desde octubre de 2012 y Moody´s con Baa3 y expectativa negativa desde la misma fecha. Fitch, que mantiene su BBB desde junio de 2012, acaba de cambiar su perspectiva de negativa a estable.

Normas