Francisco Hernando, pendiende de una resolución contra Guinea para salvar su inmobiliaria
Francisco Hernando, con su madre y su esposa, en la inauguración del complejo de Seseña, en 2007.
Francisco Hernando, con su madre y su esposa, en la inauguración del complejo de Seseña, en 2007.

El Pocero reduce a cero su negocio inmobiliario y se encomienda al Ciadi

Onde 2000, la inmobiliaria de Francisco Hernando, debe 85 millones a Hacienda

El auditor de la empresa, incapaz de expresar una opinión por falta de información

Hernando reclama 1.000 millones de indemnización a Guinea Ecuatorial

Si Francisco Hernando, El Pocero, no logra próximamente una resolución favorable en el Ciadi –el organismo internacional de arbitraje– a su reclamación de indemnización a Guinea Ecuatorial, presentada hace año y medio, el que fuera uno de los mayores empresarios inmobiliarios españoles podría afrontar embargos y concursos de acreedores. Hernando solicita al Gobierno de Obiang un pago de 1.000 millones de euros, según fuentes cercanas al empresario español, por el abandono del proyecto residencial que este puso en marcha en la antigua colonia española.

Onde 2000, la inmobiliaria a través de la cual Hernando levantó el complejo residencial de Seseña (Toledo) y pretendía construir miles de viviendas en Guinea, redujo a cero su negocio en España en 2012.

De acuerdo a las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil por la compañía, aprobadas el pasado 30 de junio, Onde 2000 ingresó 12,6 millones en 2011, y cero euros en 2012, registrando unas pérdidas de 9,8 millones el año pasado (17 millones perdidos en 2011).

“La cifra de ventas ha sido nula debido a la profunda crisis que sufre en estos momentos el sector en el que nos movemos”, dice Onde 2000 en la memoria de las cuentas de 2012. La inmobiliaria está integrada en Grupo Francisco Hernando Contreras, matriz desde la cual “se intenta que Onde 2000 sea una de las empresas de referencia en construcción residencial a nivel mundial”.

El auditor de las cuentas apunta serias salvedades y advierte que no puede expresar una opinión sobre las mismas dadas las incertidumbres señaladas y la falta de información aportada por la compañía.

En su informe al auditor indica que la valoración de las existencias registradas en la contabilidad de Onde 2000 “se encuentra por encima del valor de mercado” y que es “imposible dar una cuantificación certera, y por tanto así concluir sobre la magnitud del impacto en las cuentas anuales”.

Juan Ignacio de Mesa Ruiz, el auditor que firma las cuentas de Onde 2000, de Ábaco Auditores, advierte que no ha obtenido “respuesta a la circularización realizada a todos los abogados de la sociedad” y que teniendo en cuenta “la delicada situación” en la que se encuentra Onde 2000, sería de “importancia sumamente relevante” disponer de toda la información exigible. Tampoco, añade el informe, ha podido el auditor obtener toda la información reclamada a entidades bancarias con las que la inmobiliaria tiene suscritos préstamos.

El auditor insiste en que la memoria del ejercicio pasado de Onde 2000 no aporta información básica. El documento, avisa el auditor, “no incluye información sobre las dificultades que tiene la empresa para la realización de sus activos, no habiéndose realizado ni una sola venta en 2012; de los problemas de liquidez que atraviesa para afrontar sus obligaciones corrientes; de la inexistencia, un año más, de un nuevo proyecto real de actuación a corto plazo, factores todos ellos constituyentes de duda sobre la continuidad de la actividad de la sociedad”.

De acuerdo a las cuentas del pasado ejercicio, Onde 2000 cuenta con una deuda a largo plazo con entidades de crédito por 94 millones de euros y debe otros 85,3 millones de euros a Hacienda. La empresa explica que ha solicitado diversos aplazamientos en pago de impuestos correspondientes a los últimos cinco años “siéndoles concedidas por la Agencia Tributaria” y que ha aportado como garantía títulos de propiedad de terrenos que posee en el complejo residencial de Seseña.

Ante este panorama descrito por el auditor, Francisco Hernando se encomienda al Ciadi y a una deseada y próxima resolución favorable a sus intereses, que parece dar por segura: “Es importante mencionar”, destaca Onde 2000 en sus cuentas de 2012, “que la sociedad previsiblemente recibirá en los próximos meses una importante inyección de capital de su empresa matriz, Grupo Francisco Hernando Contreras, derivada de la resolución del pleito contra Guinea Ecuatorial”. Pero en el organismo de arbitraje internacional dependiente del Banco Mundial hay casos pendientes de resolución desde hace más de 10 años.

De Seseña a Guinea Ecuatorial y de ahí a “un país árabe”

Francisco Hernando, el Pocero, inició la construcción del complejo residencial que lleva su nombre en Seseña en el año 2003. El proyecto fue concebido por Hernando para albergar 13.500 viviendas, ocupadas por unas 50.000 personas, pero el plan inicial se ha quedado en la edificación de 5.096 viviendas. Bancos acreedores de Onde 2000 se quedaron en 2008 con 2.000 de esas viviendas reduciendo la deuda de la empresa de Hernando en 600 millones de euros. En 2011 la banca sacó a la venta esos pisos.

A finales de 2008 Hernando comunicó que había alcanzado acuerdos con Guinea Ecuatorial para levantar varios complejos residenciales en el país con una inversión de 1.000 millones de euros. El proyecto no llegó a iniciarse, aunque el empresario español tenía toda la maquinaria necesaria preparada en un puerto español para trasladarla al país africano. En marzo de 2012 Hernando demandó ante el Ciadi a Guinea Ecuatorial. Según información del organismo internacional en su web, lo último ocurrido en el proceso ha sido la publicación de resoluciones sobre objeciones formales presentadas, con lo que aparentemente el asunto todavía tiene amplio recorrido.

En la actualidad Francisco Hernando busca oportunidades de negocio en un país árabe. En la memoria de las últimas cuentas presentadas por Onde 2000, la compañía señala que ahora “es tiempo de ralentizar la producción (...) a la espera de proyectos importantes que probablemente verán la luz a lo largo de 2013 y 2014, ya que en estos momentos estamos negociando un importante encargo de construcción en un país árabe”. Este diario ha tratado de ponerse en contacto con la empresa para ampliar la información, pero no se ha obtenido respuesta.

Normas