El consumo se incrementó un 0,8% en septiembre
Un usuario repostando carburante en una estación de servicio en Madrid
Un usuario repostando carburante en una estación de servicio en Madrid

El gasóleo baja la mitad de lo que lo hace el crudo

El precio de la gasolina desciende por primera vez en cinco meses de 1,4 euros

El gasóleo se abarata menos al ser el combustible más demandado

El boletín petrolero de la Unión Europea ha confirmado la tendencia bajista de los carburantes en España. En la semana del 28 de octubre, el precio medio del litro de gasolina de 95 octanos en España fue de 1,399 euros por litro, con lo que acumula siete semanas consecutivas de descenso en las que ha bajado un 5,3%. En el mismo período, el gasóleo ha pasado de 1,401 a 1,347 euros por litro, lo que representa un ajuste del 3,9%. La menor caída respecto a la gasolina responde a la mayor demanda de este carburante, que es utilizado por el 83% de los vehículos.

Y esa rebaja de precios ha tenido un impacto directo en el consumo, que inició una senda descendente en enero de 2011. Desde esa fecha, las ventas en las estaciones de servicio han caído en picado con dos excepciones: junio y septiembre de 2013. El primer repunte del consumo podría estar relacionado con el inicio de la temporada estival, mientras que el incremento registrado en septiembre podría obedecer a una respuesta de los consumidores por la rebaja de precios. En concreto, el consumo de carburantes creció un 0,8% con un comportamiento diferenciado por combustibles. El de gasóleo, que representa un 83% de las ventas, creció un 1,4%, mientras que el de gasolina bajó en la misma proporción.

 ¿A qué ha obedecido este descenso en los precios registrado desde primeros de septiembre? La razón se encuentra en la apreciación del euro frente al dólar. Como el crudo cotiza en dólares, un encarecimiento del euro abarata la factura que los consumidores españoles tienen que pagar para comprar gasolina. Un dato que no es baladí si se tiene en cuenta el elevado nivel de dependencia energética de la economía española, que importa el 98% del petróleo que consume.

Sin embargo, el ajuste de precios del petróleo y de los carburantes no ha ido en paralelo. Desde la primera semana de septiembre, el litro de gasolina ha bajado de 1,477 a 1,399 euros, lo que supone una bajada del 5,3%, mientras que el de gasóleo ha caído un 3,9%. Por su parte, el barril de Brent, que sirve de referencia en Europa, ha pasado de 113,7 a 109,6 dólares, lo que representa un ajuste del 3,5%. Para hacer una comparación homogénea se debe tener en cuenta la evolución de la cotización en euros. En este caso, el precio del barril de Brent ha pasado de 85,7 a 79,4 euros, un 7,4% menos. Una primera aproximación nos indica que el precio del gasóleo ha caído solo la mitad de lo que lo ha hecho el petróleo en el mismo tiempo. Las petroleras, sin embargo, argumentan que las subidas o las bajadas del crudo no se transmiten de forma íntegra al precio de venta al público, ya que una parte muy importante del precio final son impuestos. La Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP) realiza mensualmente un gráfico con la composición del coste de cada litro de gasolina y de gasóleo. La correspondiente a octubre no la tendrá disponible hasta el lunes.

La de septiembre avala su tesis. El precio medio de la gasolina de 95 octanos, la más utilizada en España, fue de 1,45 euros por litro. De ellos, 0,717 euros, más de la mitad, correspondían a impuestos, divididos entre IVA, impuestos especiales de carácter estatal e impuestos autonómicos. En el caso del gasóleo, el porcentaje correspondiente a los impuestos es inferior. El precio medio en septiembre fue de 1,385 euros por litro, de los que 0,611 euros (un 44,2%) son impuestos.

 

 

 

Normas
Entra en El País para participar