La economía se expande a un "ritmo moderado"

La Fed mantiene la política de estímulos pero cambia el tono

El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ha decidido mantener el importe de sus programas de compra de deuda en los 85.000 millones de dólares (63.238 millones de euros) a la espera que haya más “evidencias” de que la situación de la economía ha mejorado.

En un comunicado, la Fed destaca que la información recibida desde su reunión del mes de septiembre sugiere en general que la actividad económica ha continuado expandiéndose a un “ritmo moderado”, y afirma que “la política fiscal está frenando el crecimiento económico”.

En este contexto, apunta que, “teniendo en cuenta el grado de ajuste fiscal en el último año, el Comité ve una mejora de las condiciones de la actividad económica y del mercado laboral desde que inicio su programa de compra de activos hace un año en consonancia con la creciente fortaleza subyacente de la economía en general”.

Añade que el Comité ha decidido esperar a que haya “más evidencias de que este progreso es sostenido” antes de iniciar el ajuste el ritmo de sus compras de deuda. Los expertos apuntan, eso sí, que ha retirado de su comunicado referencias a la tensión financiera y a los tipos de interés hpotecarios, y que la referencia a la economía es algo más optimista que el mes pasado.En este supuesto, la Fed podría estar ya preparando el terreno para llevar a cabo dicha retirada de estímulos.

Por otro lado, ha mantenido una vez más los tipos de interés en un rango objetivo de entre el 0% y el 0,25%, y ha vuelto a garantizar unos tipos en niveles “excepcionalmente bajos” al menos hasta que la tasa de paro continúe por encima del 6,5% y mientras las expectativas de inflación a uno o dos años no superen el 2,5%.

La decisión de mantener la política monetaria contó con el voto a favor de todos los miembros del comité a excepción de Esther L. George, quien mostró su preocupación ante la posibilidad de que el elevado grado acomodaticio de la política monetaria incremente los riesgos de futuros desequilibrios económicos y financieros y, con el tiempo, provoque un incremento de las perspectivas de inflación a largo plazo.

Normas