La inflación, con y sin impuestos