Se pagará el próximo 26 de noviembre
Antônio Carlos Valente, presidente de Telefónica Brasil.
Antônio Carlos Valente, presidente de Telefónica Brasil. EFE

Telefónica percibirá 295 millones por el dividendo interino de su filial brasileña

Telefónica Brasil, la mayor filial cotizada de Telefónica, mantiene su política de retribución a los accionistas. Su consejo de administración aprobó a final de la pasada semana dos nuevos dividendos correspondientes al ejercicio de 2013.

Así, por un lado decidió aprobar un dividendo intermedio de 746 millones de reales (en torno a 248 millones de euros). De igual forma, aprobó el pago de intereses sobre capital propio (una fórmula de retribución típica de las compañías brasileñas) por un importe bruto de 538 millones de reales (457 millones de reales netos).

Con todo, la firma destinará una retribución total para los accionistas cercana a 400 millones de euros. De ellos, cerca de 295 millones irán a parar a manos de Telefónica, como principal accionista con un 73,9% del capital.

En un hecho relevante remitido a la autoridad bursátil de Brasil, la teleco indicó que los inversores empezarán a percibir su retribución a partir del próximo 26 de noviembre, señalando que los citados intereses de capital forman parte del dividendo mínimo obligatorio correspondiente al año 2013.

Ahora bien, no serán las únicas retribuciones que la teleco brasileña abone en las próximas fechas. De hecho, Telefónica Brasil precisa que también a partir del 26 de noviembre abonará los dividendos aprobados en la junta de accionistas del 16 de abril así como los intereses sobre capital propio aprobados por el consejo los pasados 19 de agosto y 19 de septiembre.

En el primero de los casos, el dividendo aprobado asciende a 1.650 millones de reales (cerca de 548 millones de euros). De ellos, casi 405 millones de euros corresponderán a Telefónica. A su vez, los citados intereses sobre capital propio suman 220 millones de reales brutos (unos 187 millones de reales netos).

De esta manera, Telefónica Brasil mantiene su política retributiva. No obstante, los inversores internacionales se han visto perjudicados durante este año por la depreciación del real brasileño frente a monedas como el euro, por el empeoramiento de la economía local, lo que ha penalizado los dividendos procedentes del país sudamericano. Así, por ejemplo, el tipo de cambio del euro frente al real ha pasado de 2,70 a principios de año a cerca de 2,99 en la actualidad.

En Telefónica se reconoce que la devaluación del real ha supuesto un duro impacto para la empresa, si bien insisten en el buen desempeño de las operaciones en moneda local. Así, la operadora cree que Brasil es un mercado fuerte en el que las inversiones todavía serán muy fuertes en los próximos años.

Normas