EL MIBTEL EN PLENA ASCENSIÓN. En el gráfico puede apreciarse claramente como el César italiano ha salido disparado al alza tras batir los 18.000 puntos. El primer lateral queda roto. Posteriormente a superado la primera dificultad sobre los 19.000 puntos, nivel que está consolidando en la actualidad. La proyección del doble suelo desde los 15.000 puntos le sitúa sobre los 22.000 puntos en el medio plazo. Zona que coincide con la parte superior del canal alcista que está desarrollando. Mientras los 18.000 puntos no se pierdan, nada puede inquietar la tendencia del selectivo italiano. El objetivo de largo plazo se sitúa entre los 23.000 y 25.000 puntos.
EL MIBTEL EN PLENA ASCENSIÓN. En el gráfico puede apreciarse claramente como el César italiano ha salido disparado al alza tras batir los 18.000 puntos. El primer lateral queda roto. Posteriormente a superado la primera dificultad sobre los 19.000 puntos, nivel que está consolidando en la actualidad. La proyección del doble suelo desde los 15.000 puntos le sitúa sobre los 22.000 puntos en el medio plazo. Zona que coincide con la parte superior del canal alcista que está desarrollando. Mientras los 18.000 puntos no se pierdan, nada puede inquietar la tendencia del selectivo italiano. El objetivo de largo plazo se sitúa entre los 23.000 y 25.000 puntos.

La gran banca desafía los 10.000

Tras nueve jornadas consecutivas al alza, el Ibex alcanzó las cinco cifras.

A finales de semana, los grandes bancos presentan sus resultados.

El objetivo del selectivo español en el medio plazo se sitúa en los 11.000 puntos.

Gran cierre semanal en la renta variable el pasado viernes. Finalizó con extensas y sólidas velas alcistas semanales en la mayoría de selectivos europeos. Al otro lado del Atlántico, tanto el S&P 500 como el Nasdaq trazaron nuevos máximos, dibujando un gran marubozu semanal tras los martillo previos. Clara figura de vuelta que promete mayores alzas en próximas semanas tras la última corrección. Especialmente emotivo e intenso fue el cierre en nuestro selectivo. Se mantuvo la incertidumbre de los 10.000 puntos hasta el último suspiro. Hubo que esperar a la subasta tras el cierre pero al final, tras dos años de espera y sufrimiento, el Campeador marcaba las cinco míticas cifras en su marcador.

Aunque no es más que un nivel psicológico y no técnico, ha traído la exaltación de muchos medios de comunicación en el épico comportamiento que está demostrando el Ibex desde el inicio del verano pasado. Y no es para menos. Junto al selectivo italiano empiezan a hacer historia. No hay que olvidar que son el furgón de cola de los mercados con mucha diferencia. Hace tan solo cuatro meses, estaban jugándose soportes clave en su tendencia del medio/largo plazo. Ahora, tras fallar a primeros de año, vuelven a brillar con luz propia, convirtiéndose en la admiración de quienes pueblan el mundo bursátil. Serán los protagonistas del análisis de hoy.

Lo cierto es que lo verdaderamente importante ya se ha hecho. Aguantar el gran soporte de los 7.500 puntos y cruzar la clavicular del extenso HCH invertido sobre los 8.850 puntos en el Ibex. En el Mibtel italiano, ya vimos que fue tras superar el primero de los dos laterales que tiene dibujados en el largo plazo, sobre los 18.000 puntos, la clave para entender la fuerte reacción que ha vivido junto al Campeador. Era lo que tenían que hacer tras romper resistencias y lo han hecho con una contundencia absoluta. Las manos fuertes del mercado han entrado para quedarse en busca del alto potencial que puede tener la tendencia después de tanto retraso en ambos índices. No se van a ir a las primeras de cambio, son inversores de largo plazo.

La renta variable necesitaba que estos dos índices superaran con claridad sus duras resistencias. Ahora ya podemos decir que las principales bolsas han roto sus respectivas directrices bajistas del largo plazo. Las que se iniciaron en el año 2007 con la crisis subprime. Ahora ya tenemos principio de confirmación, antes de no. Esa falta de confirmación dejaba serias dudas tras el buen comportamiento del resto, con esa divergencia que el Campeador ha mantenido durante tanto tiempo. El César italiano a pesar de superarla con anterioridad a principios de año, volvió a perderla hasta en dos ocasiones.

¿Y ahora qué? ¿Llega la corrección o seguirá subiendo? Preguntas que a buen seguro nos hacemos muchos. Pero no es la pregunta de un trader. Sabe lo complicado que es encontrar un techo en este tipo de situaciones o cuando puede iniciarse una corrección. Lo lógico es pensar que tras nueve sesiones de ininterrumpidas alzas haya que purgar tan severo ascenso desde los 9.295 puntos. Y sería sano además que así lo hiciera. La sobrecompra que presentan los osciladores es máxima. Pero el pánico alcista puede retroalimentarse y ambos selectivos continuar con su espectacular ascenso, arrastrando al resto. Ayer el selectivo español, volvió a demostrar ese incansable ímpetu recuperándose de las caídas durante la sesión y acabando en positivo sobre los 10.037 puntos, con una subida del +0,36%. No aparece de momento vértigo a pesar de la altura de las cinco cifras.

El Ibex podría llegar sin problemas a los 10.200/20 puntos. Zona donde se encontrará con la parte alta de su canal alcista. A partir de ese nivel si llega, precaución. Los bajistas podrían intentar algún contraataque sabiendo que las fuerzas de los toros deben estar más que justas tras el intenso esfuerzo. Más arriba, también tiene la resistencia horizontal de los 10.524/36 puntos. A día de hoy parece complicado conquistarla sin un descanso previo. Pero no hay que olvidar que a final de semana, la gran banca española presenta sus resultados. Si el mercado los da por buenos, podría provocar un nuevo y fuerte impulso al alza, alcanzando dicha resistencia.

En realidad, la dura resistencia que hay que conquistar en el futuro, correcciones aparte, son los 11.021/165 puntos. Ese es el objetivo del medio plazo tras romper los 8.850/9.000 puntos. Posteriormente, se podría acceder a los máximos alcanzados a primeros del año 2010 sobre los 12.000/240 puntos en más largo plazo. El gran enigma ahora es si el mercado obligará al selectivo español a testear la gran ruptura del extenso HCH invertido. Dicho de otro modo, si tendrá que descender hasta los 9.036/8.850 puntos. Parece complicado que una rotura tan importante no sea puesta a prueba antes de buscar los 11.000 puntos.

Comentamos en pasados análisis que las subidas en vertical pueden tener descensos de similar velocidad. No dejan soportes dignos relevancia en el ascenso. Ya vimos el viernes que en los 9.615 puntos tenía el primero y un segundo sobre el hueco al alza abierto entre los 9.439 y los 9.485 puntos. Semana por tanto importante para el Campeador. El desafío de continuar ascendiendo sin descanso lo tendremos con la gran banca. Los 10.500 puntos pueden no estar tan lejos.

Ed Seykota dijo en una ocasión, "perder dinero en una operación es angustioso, pero perder los nervios es devastador". Habrá que ver si esta semana los bajistas terminan por perder los nervios y el Ibex continúa desafiando a la gravedad, alejándose con fuerza de los 10.000 puntos.

Seykota, aunque casi desconocido, le sitúan como uno de los mejores traders de nuestro tiempo. En 1970 era uno de los pioneros que utilizaban ordenadores para el trading. Hoy día reside en la rivera norteña del lago Tahoe en Nevada y se dedica a su grupo de traders denominado Trading Tribe (La tribu del trading). Está enfocado en la percepción de las emociones y como manejarlas a través de revivirlas.

Mas que de estrategias se guía por la psicología. Asocia el tranding con la vida cotidiana, considerando que todo está grabado en el subconsciente y por eso hay que conocerse a sí mismo. Según Seykota, el trader exitoso debería cumplir dos cosas: amar el trading y amar ganar. No es solamente un trader, también es músico y estas reglas las expresó en una de sus canciones. (http://youtu.be/LiE1VgWdcQM).

Normas
Entra en El País para participar