Contante y Sonante

Los fondos quieren quedarse y ahora tienen urgencia por comprar

Los fondos de inversión, sobre todo los conocidos como buitres, han desembarcado en España al completo. “No queda ninguna firma internacional conocida que no haya decidido en los dos últimos meses venir a España para invertir", explica un destacado ejecutivo. Lo curioso es que ahora todos estos fondos, que inicialmente solo visitaban España casi como meros observadores, quieren comprar y no solo en los desguaces de las entidades financieras. Quieren quedarse en el país por un periodo mínimo de cinco a ocho años.

Por ello, han comenzado a invertir en entidades bancarias, plataformas de gestión inmobiliaria, establecimientos financieros, financieras de consumo, de tarjetas, en breve lo harán en el sector de seguros y en inmuebles. “El ladrillo vuelve a ponerse interesante en España, no en todos los sitios, pero sí en algunas zonas. Creemos que en poco tiempo los locales, oficinas, etc., serán una buena inversión", explicaba hace unos días un importante fondo de inversión. Esta firma internacional asegura que había venido a España para invertir y quedarse “muchos años. Hemos puesto fecha de llegada, pero no de salida. Creemos que ahora España es un país lleno de oportunidades", destacaba un directivo de este importante fondo. O en palabras del presidente de Santander, Emilio Botín, desde el corazón mismo de Nueva York: “Es un momento fantástico para España. Llegan inversiones de todas partes del mundo”.

De momento, y según explicó la semana pasada a CincoDías el director general de Banco Sabadell y consejero delegado de Solvia, Miguel Montes, el mercado inmobiliario ha vuelto a resurgir en ciertas regiones españolas gracias a los fondos de inversión. “Primero fue el inversor particular, conocido como de barrio, el que se interesó por la compra de viviendas pequeñas y baratas. Fue el primero en abrir el mercado. Luego llegó el inversor extranjero o incluso nacional que quería adquirir pisos pero ya con financiación. Ahora hay transacciones y de golpe y porrazo los fondos buitres que no han comprado nada no solo están interesados en invertir, sino que además tienen prisa en hacerlo", asegura este destacado directivo.

Otro fondo de inversión que no quiere ser identificado, como el resto, admiraba la forma tan rápida en la que Sareb se había montado y puesto a vender. “La estructura de Sareb es muy compleja. Puede que sea el banco malo más complejo de todos los que se han creado en el mundo y, sin embargo, ya ha comenzado a funcionar. Es de admirar", subrayaba.

Pero mientras se empieza a dar salida a una parte de los activos que más han dañado al sistema financiero español y, por lo tanto, a la economía española, el ladrillo, la concentración bancaria sigue su curso. El 28 de octubre está previsto que Banco Gallego pase a manos de Sabadell una vez que el FROB adjudicó la firma gallega a la entidad catalana esta primavera.

Antes, el fin de semana del 12 y 13 de octubre, Sabadell completó la integración de gran parte de las oficinas de la antigua Caixa Penedès. “Ha sido de lo más difícil que he hecho. Es la integración más complicada que he realizado", confesaba tres días antes Miguel Montes, conocido en el sector como el integrador. No en vano, lleva a sus espaldas nueve fusiones en 11 años.

La dificultad es lógica. Caixa Penedès se había integrado dos años antes en BMN, con el que ya compartía el sistema informático, contabilidad, personal... Pero además, parte de sus activos, los más tóxicos, habían pasado a Sareb. “Era ya una parte de BMN, carecía ya de entidad contable, era un cacho de un grupo. Nos hemos llevado a todos los clientes, pero no todos los productos ni activos. Ha sido muy complicado deshacer la unión con BMN. Su integración nos ha llevado de cabeza. Ha sido mucho más difícil que la fusión de CAM", explicaba Montes.

La complejidad de la operación ha sido la razón por la que al final no se han realizado otras operaciones similares. “El FROB tenía interés en hacer operaciones parecidas, pero desistimos porque la integración es muy complicada", recalca Montes.

Bankia, de hecho, intentó hacer una operación similar a la de BMN con Caixa Penedès, según afirman varias fuentes financieras, pero al final desistió. “Es más fácil vender carteras de negocio", explica una de estas fuentes.

Por cierto, parece que el nombre de José María Roldán, hasta hace unas semanas director general de regulación del Banco de España, ha comenzado a sonar como candidato a la presidencia de la patronal bancaria AEB, en sustitución de Miguel Martín, quien dejará su cargo en marzo del próximo año. Pero no es el único candidato que contaría con apoyos de la banca. Las quinielas empiezan a multiplicarse.

Y mientras tanto, las antiguas cajas de ahorros sanas, ahora convertidas en bancos, parece que van a conseguir gran parte de sus peticiones en la nueva ley de cajas que se tramita en el Congreso. Mañana mismo, 22 de octubre, termina el plazo para la presentación de enmiendas, y tras varios tiras y aflojas, y tras la salida de la troika como tutor del sistema financiero español, puede que haya cierta compatibilidad de cargos entre la fundación y el banco. Eso sí, con varias excepciones. Los principales partidos políticos y el Gobierno están en ello.

Normas
Entra en El País para participar