Tendencias empresariales
Icono de Twitter en un iPad.
Icono de Twitter en un iPad. REUTERS

No vale con clientes: las empresas aspiran a tener fans

 La supervivencia de muchas empresas pende de un hilo. En un mundo tan competitivo como el actual, resultado de una crisis que ha transformado los hábitos de consumo, conseguir levantar el vuelo es todo un reto. Pero existe un atajo hacia el éxito. O al menos es lo que aseguran los expertos en marketing. Solo hay que lograr que los clientes sean algo más que eso; que sean fans.

Parece ser que en los tiempos que corren esta es la clave para no ser del montón. Ya no es suficiente con tener productos y precios atractivos. Hay que generar admiradores para destacar y diferenciar la marca frente al resto.

¿Y cómo conseguir tal hazaña? No son pocos los pasos que hay que seguir para coleccionar fans. Además, lo óptimo es fidelizarlos y convertirlos en forofos de calidad. En su libro El ABC de la FANSination, Elena Alfaro señala que “el fan es una fuerza de atracción poderosa, que habla de nuestra marca o producto, que lo recomienda (por tanto, lo consume) y que sobre todo lo defiende a ultranza”. Es el mejor boca a boca que se puede desear. No es fácil, pero es posible llegar lejos siguiendo varias pautas.

ING Direct, ejemplo de éxito

El banco, presente en Facebook desde diciembre de 2010, acumula el mayor número de fans en su perfil corporativo en España, sumando unos 175.000. Inés Fernández, responsable de web y social media de la entidad, explica que “entendemos las redes sociales como un canal que facilita la escucha al cliente”.

También tiene cuenta en Twitter desde marzo de 2011. Destaca la campaña de las Navidades pasadas, en la que pedían a los seguidores participar eligiendo el final de un corto interactivo solidario.

Presencia en las redes sociales.

Facebook, Twitter o Google Plus son armas ineludibles. Hay que adentrarse en el mundo de las redes sociales y tejer una verdadera comunidad de fieles de la empresa enlazando todo con todo. A partir de ahí entra en juego la comunicación online, como lanzar preguntas sobre temas que puedan generar debate y publicar contenidos interesantes, útiles y originales que los fans puedan compartir. Si se tiene un blog, hay que conectarlo con el perfil virtual. También existe la opción de crear anuncios de pago con Facebook Ads.

Víctor Martín, consejero delegado de Young Media, asegura que “lo primero y más importante es tener presencia en las redes sociales”, pero advierte de que las empresas tienen que tener claro que “las redes sociales no son un canal de venta, sino que sirven para generar marca y tener visibilidad”.

Un buen diseño.

La web de la empresa debe estar conectada a la página de Facebook. Pero con eso no basta. “La web es el centro de operaciones de cualquier empresa en internet y debe estar optimizada porque es aquí donde se hace la captación de fans”, aconseja Martín. Entrar en una página de Facebook y encontrar un diseño original e impactante a la par que limpio y claro puede marcar la diferencia. Hay que ser dueño de un buen emblema icónico capaz de hacer brotar los sentimientos y generar sensaciones. “Debemos enriquecerlo evocando los cinco sentidos, potenciarlo a través de la repetición y unirlo a un mensaje que explique el porqué de lo que hacemos”, indica Alfaro.

Máxima empatía. Un negocio no son solo gastos o beneficios. Lo gestionan personas, y si se trata de acercarse a otras personas, es necesario empatizar con ellas generando vínculos emocionales. ¿Cómo? Lo imprescindible es interactuar con los usuarios, haciéndoles ver que hay tiempo para ellos, atender sus consultas o comentarios y aprender de ellos. Proponer actividades (si son divertidas mucho mejor), hacer promociones u organizar concursos de forma periódica es bastante útil. Pero hay que evitar saturar porque, como dice el refrán, “lo bueno, si breve, dos veces bueno”.

“Lo que interesa es generar conversación con los fans, aportarles contenidos de valor y generar un vínculo para poco a poco hacer crecer la comunidad online”, apunta el consejero delegado de Young Media.

Normas