El selectivo español ha subido un 22,4% desde enero
Por qué la Bolsa española es la más atractiva de Europa

Por qué la Bolsa española es la más atractiva de Europa

El optimismo sigue campando a sus anchas en la Bolsa española. Impasible ante el trhiller político procedente de Estados Unidos, resuelto con final aparentemente feliz, el Ibex 35 ha seguido esta semana su senda alcista marcando un máximo tras otro. Esas nuevas alzas permiten al selectivo español aumentar su distancia respecto al resto de Bolsas europeas y consolidarse como la plaza del Viejo Continente que más ha crecido en lo que va de año.

2013 está siendo un buen año para la renta variable europea. El Ibex 35 ostenta el liderazgo de ganancias con una revalorización del 22,4%.Le sigue otro mercado periférico, Milán, con una subida del 18,4%. Completan el ranking el Cac 40 francés (17,7%), el Dax alemán (16,4%) y el FTSE100 de Londres (12,2%).

El comportamiento del selectivo español durante este año presenta dos partes diferenciadas. La primera mitad del 2013 fue negativa y el Ibex marcó su mínimo en junio en los 7.553 puntos. Desde entonces, ha subido un 32,4%, gracias a un cambio de percepción sobre el mercado español. “Se ha pasado del negro al blanco. Lo que antes se veía como un riesgo, ahora se ve como una oportunidad. Lo que antes no se quería, ahora ha pasado a estar de moda”, señala Jesús de Blas, analista de Crédit Agricole.

Los expertos creen que esta tendencia seguirá en los próximos meses. María José Román, gestora de fondos de renta variable de Ahorro Corporación, piensa que “el Ibex va a seguir comportándose mejor que el resto de los índices europeos core (Reino Unido, Alemania y Francia), tal y como viene haciéndolo desde mitad de verano y en línea con otros índices de países periféricos como Italia y Portugal. El movimiento actual tiene aún mucho recorrido”. Hay varias razones.

Más confianza

El riesgo país ha condicionado el comportamiento del Ibex durante los últimos años. Las dudas sobre la economía española y sobre la propia viabilidad del proyecto del euro han quedado atrás. Ahora hay perspectivas de vuelta al crecimiento para España y el Tesoro puede financiarse a precios más baratos.En este cambio de escenario, la Bolsa sale claramente beneficiada. Existe una opinión generalizada de que la economía española ha tocado fondo y va a empezar a crecer. Por eso, Román matiza que “para que las subidas se mantengan, se necesita que esa opinión pase a ser una realidad, que los datos económicos acompañen, especialmente, del lado de la demanda interna”.

La relajación en el mercado de deuda, con la prima de riesgo en los 240 puntos básicos, muy por debajo de los niveles de hace un año, ha sido un revulsivo para la renta variable. Los analistas creen que debe seguir ejerciendo ese papel. Ángel Olea, director de inversiones de Abante, afirma que espera un buen comportamiento futuro del Ibex, “aunque tendría que venir soportado por una prima de riesgo que rompiera a la baja los 200 puntos básicos”.

Las previsiones de organismos públicos y privados auguran el tímido comienzo de un cambio de ciclo económico enEspaña. Algo que ya es un acicate para elIbex, según los expertos. “Nuestra Bolsa puede tener un mejor comportamiento que el resto de las europeas de aquí a final de año dado que el Ibex es un índice muy cíclico y la calma actual favorece la entrada de capital en este tipo de inversiones. Se ve apoyado además por los grandes valores como Inditex, Telefónica y Santander y tanto banca mediana como constructoras pueden aportarle un fuerte empujón alcista”, afirma Soledad Pellón, analista de IG Markets.

Bajas valoraciones

El Ibex fue uno de los mercados más castigados por la crisis de la zona euro. Cayó con estrépito y ahora se ve beneficiado por el aumento de la confianza. “Las valoraciones venían de niveles de derribo”, expone de forma gráfica Ángela Jouve, gestora de fondos de renta variable de Ahorro Corporación. Esta situación lleva a Miguel Paz, analista de Unicorp, a asegurar que “va a seguir habiendo apetito por el riesgo y los inversores se fijarán en los índices y en los valores que más atrás se han quedado desde 2009, como es el caso de la Bolsa española. Creo que probablemente pasará algo parecido con la Bolsa de Milán”.

Por esta razón, Francisco Sánchez-Matamoros, analista de XTB, recomienda infraponderar EEUU a favor de Europa y sobre todo del Ibex 35, “teniendo en cuenta el recorrido hasta zona de máximos que tenemos en el mercado doméstico, en contra de los principales índices europeos que ya se encuentran en sus niveles máximos”.

Regreso del inversor internacional

Otro motivo de esta subida, directamente relacionado con el primero y el principal para los expertos, es el regreso de los inversores extranjeros al Ibex. La firma suiza Mirabaud se ha sumado a otras muchas casas al recomendar entrar en el mercado español. En un reciente informe, los analistas de Mirabaud afirman que a finales de 2013 España estará preparada para aprovechar la recuperación global en una posición muy competitiva. “Es momento de apostar por las acciones españolas”, destacan.

Barclays considera que existen “más opciones de ganancias en la zona euro que en Estados Unidos durante los próximos años”. Son numerosas las firmas internacionales que sobreponderan las Bolsas del ViejoContinente por encima de las estadounidenses y, dentro de la zona euro, el Ibex 35 se presenta como su mercado preferido. Société Generale o JPMorgan son algunas de esas firmas internacionales que apuestan por el mercado español por delante de otras plazas europeas.

Los expertos explican que el retorno de inversores internacionales al Ibex 35 es clave en su alza. “Somos un mercado relativamente pequeño y cuando llegan flujos de capital extranjero suben mucho las cotizaciones. No es el inversor interno el que está provocando este gran impulso, es dinero extranjero”, afirma De Blas.

Las causas de este retorno del inversor internacional hay que buscarlas en la ya mencionada mejora de la confianza hacia los países de la periferia europea y en la búsqueda de mayores rentabilidades en un entorno de bajos tipos de interés, con los tradicionales valores refugio ofreciendo poco atractivo y los mercados emergentes generando inquietudes. En los últimos meses, afirman los expertos, se está produciendo un flujo de inversión de EE UU hacia las Bolsas europeas.

Diego Jiménez-Albarracín, analista de Deutsche Bank, cree que la entrada de grandes gestoras internacionales en España con voluntad de permanecer en el medio plazo es la mejor señal de este cambio de tendencia. Pero también afirma que “otra razón importante de las alzas es el inversor particular. En lo que va de año ha multiplicado casi por cuatro su exposición a la Bolsa. Vemos que incluso los inversores más moderados tienen ahora más apetito por la Bolsa española”.

Buenas perspectivas de resultados

Una cuarta causa que invita al optimismo en el parqué español es la percepción generalizada de que los resultados empresariales del tercer trimestre pueden arrojar sorpresas positivas. “Este trimestre se empezarán a ver resultados mejores de lo esperado y eso conducirá a los analistas a revisar al alza los precios de los valores”, piensa Paz. Jiménez-Albarracín, remarca que “ahora por valoraciones no se sustenta este rally bursátil. Por sentimiento del mercado, por mejora de perspectivas macroeconómicas y por el comportamiento del Ibex en comparación a otros índices europeos, sí; pero no por múltiplos. Necesitamos subidas de estimaciones de las empresas”.

En este apartado, Victoria Torre, analista de Self Bank, recuerda que “la situación dista de ser idílica. Grandes empresas siguen teniendo dificultades y no hay día que no veamos anunciado que una empresa suspende pagos, el mercado de crédito sigue paralizado y el paro es más el más alto de la eurozona”. El elevado desempleo que persiste y la necesidad de tomar un respiro por la subida vertical desde septiembre son los otros puntos de riesgo que atisban los analistas en esta escalada bursátil a la que, no obstante, siguen viendo recorrido.

La subida experimentada por el selectivo español ha sido tan vertical y en un plazo tan corto que todos los analistas coinciden en señalar que es imposible que mantenga esta intensidad en su ascensión y que lo razonable sería ver correcciones en el parqué para consolidar posiciones. “Aunque es verdad que llevamos mucho tiempo diciendo esto. Nadie se atreve a poner límites”, concede De Blas. El fondo es positivo, pero todos creen que sería sano pararse a tomar un respiro.“Será importante ver cómo se comporta el selectivo ahora que ha llegado a la barrera psicológica de los 10.000 puntos”, aporta Jiménez-Albarracín, “aunque no hay resistencias técnicas hasta los 10.400”.

Mejora de los bancos

Los bancos tienen gran peso en el Ibex 35, por lo que su comportamiento es clave para su desarrollo. Las entidades financieras son las que más valor han perdido durante la crisis. El rescate a la banca española fue el punto álgido del recelo que despertaba el sector. Por eso, que se dé casi por seguro que no será necesario prorrogar la ayuda financiera es otro motor que puede mover al mercado en los próximos meses. “Parece que por el momento se puede dar carpetazo a la reestructuración del sector financiero y eso apoya la escalada del Ibex”, asegura Torre.

Estados Unidos, atentos a la Fed tras el acuerdo

Barack Obama, presidente de Estados Unidos
Barack Obama, presidente de Estados Unidos

Como preveían los analistas, demócratas y republicanos alcanzaron un acuerdo in extremis para prorrogar el presupuesto hasta el 15 de enero y el techo de deuda hasta el 7 de febrero.Los mercados, sobre todo el Ibex, mostraron más indiferencia que pánico ante el bloqueo político enEstados Unidos, descontando el pacto.

Aunque, al tratarse solo de un acuerdo temporal, las incertidumbres políticas podrían volver e influir sobre la acción de la Reserva Federal (Fed, según sus siglas en inglés) y su intención de empezar a retirar los estímulos a la economía. “La Fed ya ha mostrado preocupación por las bajadas en volúmenes de contratación y un cierto éxodo de fondos hacia Europa”, explica Jiménez-Albarracín. Esto, unido a la ausencia del dato de paro de septiembre por el cierre federal y la previsión de un dato “no boyante” en octubre, podría posponer la retirada de estímulos. Además, cree que sería extraño que Yellen, impulsora de la política expansiva, decidiera retirarla en la primera reunión que preside. “No sería descabellado que el tapering empezara en abril.Sería muy bueno para los mercados”, afirma.

El papel de la Fed ante el lío político tiene otra cara, esta negativa, a ojos de Ahorro Corporación, que afirma que “lo que queda de trasfondo es la incapacidad del Gobierno para gobernar y eso puede afectar a la independencia de la Fed, que podría como último recurso comprar deuda del Gobierno o dotarlo de liquidez para que haga frente a sus pagos, lo cual significaría un descrédito político y un grave daño a los cimientos del sistema financiero global”, si vuelven las tensiones cuando termine esta tregua.

Normas