ASCENSO HACIA LA GLORIA. Imponente tendencia la desarrollada por el S&P desde el año 2009. Los alcistas han logrado superar los máximos históricos de los años 2000 y 2007, manteniéndolos sin problemas en un interminable canal alcista. La última corrección vivida en el selectivo americano, es consecuencia de la última barrera que tiene por delante, la directriz superior del vasto canal de fondo. Superada esa zona, el general Custer podría dispararse muy por encima de los 1.800 puntos. Como soporte importante quedan los 1.55076 puntos, ruptura de los máximos históricos. Más abajo los 1.400 puntos, zona inferior del mencionado canal.
ASCENSO HACIA LA GLORIA. Imponente tendencia la desarrollada por el S&P desde el año 2009. Los alcistas han logrado superar los máximos históricos de los años 2000 y 2007, manteniéndolos sin problemas en un interminable canal alcista. La última corrección vivida en el selectivo americano, es consecuencia de la última barrera que tiene por delante, la directriz superior del vasto canal de fondo. Superada esa zona, el general Custer podría dispararse muy por encima de los 1.800 puntos. Como soporte importante quedan los 1.550/76 puntos, ruptura de los máximos históricos. Más abajo los 1.400 puntos, zona inferior del mencionado canal.

S&P 500: Tendencia insaciable

El patrón de las bolsas mundiales cumple con todos sus objetivos en 2013.

Alcanzó la subida libre absoluta y la mantiene a día de hoy.

Un fuerte escollo tiene por delante, batir la parte superior del canal alcista del largo plazo.

Cambiamos de continente para adentrarnos en las tendencias de fondo de los selectivos americanos. Los grandes patronos del mundo bursátil y el cuartel general alcista. Unos índices que han cumplido con nota todo lo que se esperaba de ellos en este año. Al iniciarse 2013, el general Custer se situaba sobre los 1.426 puntos. Tenía como objetivo hacerse con el control total sobre el gráfico, alcanzar la subida libre absoluta. Significaba romper una resistencia durísima de largo plazo en el gráfico, los máximos históricos de los años 2000 y 2007 sobre los 1.552/76 puntos. Y lo más complicado, hacerlo con una tendencia de fondo de cuatro años de duración.

Cualquiera puede pensar que debe estar cercana la hora de agotarse tras el largo viaje, es razonable. Pero la tendencia es tu amiga dicen en el mundo de la Bolsa. No hay que bajarse hasta tener contundentes argumentos técnicos para hacerlo. Y el gráfico del S&P lo demuestra. Hace pocas semanas, trazaba máximos históricos en los 1.729 puntos. Los toros no sólo han conquistado el último gran bastión bajista, además se adentran con fuerza en territorio desconocido. En lo que va de año, lleva acumulada una subida del +18,16%. El objetivo de aquí a final de año es llegar lo más alejado posible de esos 1.552/76 puntos, para confirmar así con convicción, la ruptura de tan históricas resistencias. Pero los alcistas tienen en frente un último escollo que solventar y no es sencillo.

En estas últimas semanas, en Wall Street se ha venido produciendo una rápida corrección desde máximos. Alcanzó el miércoles pasado los 1.646 puntos. Y todo viendo como las bolsas periféricas europeas se disparaban como la espuma. El Campeador ayer alcanzaba los 9.695 puntos en un impresionante ataque alcista, cerrando en los 9.660 puntos con una subida del +2,35%. El César italiano ha pasado de los 18.000 a los 18.836 puntos en las pocas sesiones. Europa aunque remolona, ayer se apuntaba a la gran fiesta de los toros. El Emperador superaba los 2.955 puntos para cerrar en los 2.969 puntos, ascenso del +2,23%. Entonces ¿qué ocurrió en los índices americanos?

Viendo el gráfico del largo plazo en velas semanales del general Custer se resuelve el enigma. Lo primero que destaca es la insaciable tendencia de fondo iniciada en 2009 sobre los 666 puntos. Un largo, prolongado e interminable canal de máximos y mínimos relativos crecientes durante todo el recorrido. Es una tendencia perfecta y de momento, nada indica que esté agotada, ni mucho menos. El problema en la actualidad es que se encuentra en la directriz superior del mencionado canal de fondo. Durante 2013, esa directriz le ha venido frenando. Obligando a los alcistas a ceder posiciones. Pero al final han sido recuperadas, trazando máximo tras máximo.

Dentro del dilatado canal, en los mínimos del año 2011 sobre los 1.074 puntos, el selectivo americano comienza un canal acelerado que le ha venido guiando desde entonces. La directriz inferior fue perdida ligeramente al final del año 2012, perdiendo los 1.400 puntos. Pero fue rápidamente reconquistada y continua vigente hasta el día de hoy sin ser perforada. En la corrección del pasado mes de junio, el S&P alcanzó los 1.560 puntos. Justo sobre el nivel de ruptura de la subida libre absoluta. La antigua gran resistencia funcionó como soporte.

Por tanto, no habrá problemas en el corto/medio plazo mientras no se pierdan los 1.550 puntos a cierre semanal. Nivel que de alcanzarse, muchos inversores podrían intentar entrar en el selectivo americano. El canal alcista de fondo no se verá comprometido mientras no se pierdan los 1.400 puntos. El 50% de retroceso Fibonacci marca los 1.200 puntos. Hasta ahí podría bajar el general Custer sin perder el control de toda la tendencia.

 En el estricto corto plazo, tras dos semanas de corrección, ayer el general Custer logró rebotar con fuerza sin perder el canal acelerado ni perder el soporte de los 1.627 puntos. Ascendió un +2,18% hasta los 1.692 puntos, trazando una sólida y extensa vela al alza sin sombras (Marubozu), tras un extenso doji previo en velas diarias. Clara figura de gira alcista. Parece que la corrección llega a su fin.

Como resumen, queda claro que superar la parte superior del canal alcista de la dilatada tendencia es un hueso duro de roer en el S&P. Pero también hay motivos suficientes para pensar que será superada. La subida libre es su mayor aliada. Mientras esté por encima de los citados 1.550 puntos puede hacer explosión en cualquier momento. La gran resistencia ha sido superada.

El analista estadounidense John J. Murphy lo deja bien claro en una frase, "cuando un soporte o una resistencia es penetrado de forma significativa, se intercambian los papeles. La resistencia pasa a ser soporte y el soporte pasa a ser resistencia". Este es el llamado principio de interpolación. Murphy es autor de varios libros, entre ellos destaca "Análisis técnico de los mercados financieros de futuros" que más tarde se revisó y amplió. Feliz fin de semana a todos.

Normas
Entra en El País para participar