Tribuna

Un máster urgente: ingenieros de caminos

Esta es una decisión que no puede dilatarse más, la equivalencia a Máster del título de Ingeniero de Caminos, una medida que espera toda la profesión en un momento especialmente delicado de la economía, que demanda una solución de urgencia para afrontar un nuevo horizonte de modernización, crecimiento y empleo.

En este momento crítico, nuestros Ingenieros de Caminos se ven obligados en muchos casos a buscar en el mercado exterior salidas profesionales, tal vez en mayor medida que cualquier otra profesión, y tienen que hacerlo con una dificultad añadida, el hecho de no ver su título reconocido como Máster a pesar de haber cursado los años correspondientes y haber alcanzado los créditos exigidos.

Pero con ser grave, no es este el único problema, las empresas españolas necesitan que sus Ingenieros de Caminos tengan el reconocimiento internacional de Máster para ser competitivas. Están obligadas a competir a diario en un mercado muy competitivo en el que deben presentarse a concursos públicos y, esto es lo grave, hacerlo en inferioridad de condiciones. En una etapa en la que la inversión del sector público se aborda con los parámetros de un marco recesivo, las empresas deben afrontar la dura competencia en el mercado exterior. El que tengan que hacerlo en inferioridad de condiciones es lo que nadie entiende, precisamente cuando una sencilla decisión administrativa o la simple regulación de una norma facilitará hacerlo en igualdad de condiciones.

Este panorama en el que los profesionales y las empresas españolas se están viendo perjudicados en el ámbito internacional, por el olvido de los poderes públicos al no regular la equivalencia de los títulos anteriores a los niveles del marco español de cualificaciones para la educación superior (MECES) y la consiguiente falta de reconocimiento de si cualificación al nivel de Máster.

La equiparación del título de Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos a Máster es una reforma normativa sencilla y sin coste alguno para el erario público, que mejorará los opciones de empleo de los ingenieros españoles y la competitividad de las empresas de ingeniería y constructoras españolas.

El Plan Bolonia implica un profundo proceso de transformación que ha obligado a nuestra universidad a modificar el marco de titulaciones, un cambio profundo que debe aplicarse sin generar problemas y que, en consecuencia, precisa con urgencia que las autoridades académicas establezcan la equivalencia de los títulos anteriores a Bolonia para clarificar las competencias de las profesiones en la esfera internacional sin causar agravios comparativos. Así lo ha demandado la Unión Europea, a través de resoluciones del Parlamento Europeo y del Consejo, que desde 2008 reclama al ejecutivo español esta medida para la homologación del Marco Europeo de Cualificaciones para el aprendizaje permanente, que crea un esquema común de referencia, estructurado en 8 niveles, como mecanismo de conversión para los diferentes sistemas y rangos de cualificación.

En nuestro país, el Real Decreto de 2011, establece el Marco Español de Cualificaciones para la Educación Superior (MECES), que fija los 4 niveles españoles: técnico superior, grado, máster y doctor. Así las cosas, ahora solo falta que, de una vez por todas, el Gobierno español cancele la deuda con la profesión de Ingeniero de Caminos, al comunicar la equiparación de estos cuatro niveles a los ocho del marco europeo, una decisión aún pendiente, que contrasta con lo aprobado hace tiempo por varios países como Francia o Reino Unido, que han comunicado la equivalencia a Bruselas sin encontrar ninguna dificultad en ello y, como es lógico, aportando una solución a sus profesionales y empresas.

La medida permitirá establecer la correspondencia entre las titulaciones pre-Bolonia y las actuales, según un criterio objetivo, es decir, que todas aquellas titulaciones cuyo plan de estudios comportara al menos 300 ECTS o cinco años de estudios tengan nivel EQF7 en la escala europea, equivalente a máster en el MECES. De este modo, las universidades y colegios podrían certificar con plena cobertura legal el nivel de Máster de las titulaciones per-Bolonia. A través del Colegio, el conjunto de esta profesión de prestigio que siempre ha estado al servicio de la sociedad, demanda con urgencia una solución satisfactoria, que es justa y legítima, para que finalmente nuestros Ingenieros de Caminos tengan el reconocimiento de su título como Máster europeo e internacional.

 

Juan A. Santamera es presidente del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos

Normas