Se inicia la última fase del concurso del ex presidente de la CEOE
Gerardo Díaz Ferrán.
Gerardo Díaz Ferrán.

Gerardo Díaz Ferrán, en liquidación

El juez inicia la fase de liquidación de Díaz-Ferrán

El empresario se declaró en concuso en septiembre de 2010

El juzgado de lo mercantil número cinco de Madrid ha comunicado recientemente la apertura de la fase de liquidación del deudor Gerardo Díaz Ferrán.

El ex presidente de la CEOE fue declarado en concurso de acreedores en noviembre de 2010, a instancia de la empresa Viajes Olympia Mediterráneo que reclamaba al empresario más de un millón de euros. “Nos habíamos hecho la idea de no cobrar nada, pero quizá sí sea posible”, comentó ayer a este diario un responsable de la compañía Viajes Olympia.

En la información del juzgado mercantil sobre la fase de liquidación del deudor Díaz Ferrán se señala que se declara “el vencimiento anticipado de los créditos concursales aplazados y la conversión en dinero de aquellos que consistan en otras prestaciones”. También se advierte que durante la fase de liquidación “seguirán en suspenso las facultades de administración y disposición del concursado sobre su patrimonio”.

Antes de que el ex presidente de la CEOE fuera declarado en concurso de acreedores como persona física Díaz Ferrán y su socio Gonzalo Pascual traspasaron, en mayo de 2010, el grupo Marsans a Ángel de Cabo, al tiempo prácticamente que la centenaria empresa de viajes española se declaraba en concurso.

De acuerdo a expertos en materia concursal consultados Díaz Ferrán se declaró en concurso como persona física para tratar de evitar que le fueran embargados sus bienes por el concurso de Marsans o que le fueran ejecutadas garantías personales aportadas en préstamos recibidos. Al ser declarado el concurso del grupo de viajes como culpable, era posible embargar los bienes de sus administradores para pagar a los acreedores.

De Cabo, que se presentaba como empresario experto en gestionar compañías en quiebra, se había hecho un año antes cargo de la empresa Teconsa, también en concurso de acreedores. En septiembre de 2011 la familia Ruiz-Mateos le traspasó el grupo Nueva Rumasa, igualmente en concurso de acreedores.

En el transcurso del proceso concursal de Marsans la administración nombrada por la juez en la compañía advirtió que no quedaba nada en la empresa de viajes con lo que responder ante los acreedores.

A principios de diciembre de 2012 Ángel de Cabo y Gerardo Díaz Ferrán ingresaron en prisión acusados de delitos relacionados con la quiebra de Marsans. A De Cabo se le impuso la fianza más alta en la historia judicial española para evitar la cárcel, 50 millones. Pascual falleció en junio del año pasado.

“Les conocí a los dos [Díaz Ferrán y Pascual] cuando trabajan tras un mostrador vendiendo billetes de autobús” recordaba ayer el responsable de la empresa Viajes Olympia con el que contactó este diario. “Todo lo que pasó después no se lo podía esperar nadie”, lamentó.

Un millar de españoles se declaran en concurso

Desde el inicio de la crisis en España se declara cerca de un millar de personas al año en concurso de acreedores. El proceso por el que pasan es similar al que sucede en el caso de una empresa declarada en concurso de acreedores.

Reconocidos empresarios como Gerardo Díaz Ferrán, Gonzalo Pascual, Fernando Martín (presidente de Martinsa Fadesa) o Jesús Salazar (ex presidente de SOS) se declararon en su momento en concurso de acreedores. La mayoría de los concursos de personas físicas que se declaran en España responde a dos perfiles: personas, en muchos casos inmigrantes, que se hipotecaron durante los años del boom inmobiliario y que al perder su trabajo no pueden pagar las cuotas y el valor actual de su casa no cubre el precio que pagaron; y personas cuyas empresas están en concurso y que garantizaron personalmente préstamos para sus sociedades. La figura del concurso de persona física es muy criticado entre expertos en la cuestión.

Normas