El Consejo de Ministros decreta el cese del resto de los reguladores
El presidente de la CNMC, José María Marín, y la vicepresidenta, María Fernández, en la toma de posesión.
El presidente de la CNMC, José María Marín, y la vicepresidenta, María Fernández, en la toma de posesión.

La CNMC inicia hoy su andadura tras nombrar a los cuatro directores de área

Hoy se publica la orden de puesta en marcha

Los nombres de los directores se publican hoy

El Ministerio de Economía tiene previsto publicar hoy la orden de puesta en marcha de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que supone de facto la extinción de los actuales reguladores sectoriales (CNE, CMT y la autoridad de la Competencia, entre otros). Además, una vez publicada en el BOE, el Consejo de Ministros debe aprobar el real decreto de cese de los miembros de los actuales consejos de administración de los organismos que desaparecen.La ley de creación de la CNMC (3/2013), daba un plazo de dos meses desde su entrada en vigor para la puesta en funcionamiento, plazo que termina hoy día 4.

 Con carácter previo, el consejo de la nueva CNMC debía aprobar su reglamento interno y nombrar a los responsables de las cuatro Directores de Instrucción (energía, competencia, telecos y transporte) que compondrán este organismo. Algo que, según fuentes del sector, abordó ayer, si bien, estos nombramientos no se harán públicos hasta hoy.

El procedimiento ha estado cargado de polémica tras ser designada el jueves de la semana pasada Beatriz de Guindos, sobrina del titular de Economía, como directora de Competencia, así como por las denuncias de que este nombramiento y otros que se han producido ya (como el de la secretaria general, Beatriz de Armas) no son conforme a la ley, que obliga a una selección mediante convocatoria pública, antes de su nombramiento por el consejo de administración.

Beatriz de Guindos presentó al día iguiente de su nombramiento su renuncia “irrevocable” para “facilitar el normal desenvolvimiento de la institución en el inicio de su andadura”. Tras esta decisión, según las fuentes antes citadas, al presidente le ha costado encontrar un sustituto a la vista de la fuerte polémica desatada la semana pasada. A Beatriz de Guindos la iba a relevar en su actual cargo de subdirectora de Industria y Energía de la Dirección de Investigación de la CNC, Micalea Arias, hija del ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete.

El nuevo organismo, que preside José María Marín Quemada, nace sin las funciones regulatorias de los fusionados, por lo que quedará en mero supervisor de los mercados de la energía, el de telecos, ferroviario, aeroportuario, audiovisual y postal. Dado que los ministerios correspondientes se quedarán con la potestad regulatoria que algunos tenían, a sus filas pasará parte del personal, quizá un centenar.

Más de un centenar de personas serán trasvasadas de la CNMC a ministerios

Así, en el caso del Ministerio de Industria, que se va a quedar con las liquidaciones del sistema eléctrico le serán traspasados unas 50 personas de la plantilla de la CNE, correspondientes a la actual Dirección de Inspecciones y Liquidaciones y la de Hidrocarburos.

Fuentes próximas al departamento que dirige José Manuel Soria aseguran que se está estudiando la creación de una Dirección General de Liquidaciones, en la que trabajaría el equipo procedente de la CNE. Fuentes próximas al ministerio indican que la medida se retrasará porque se ha encontrado con la oposición frontal del Ministerio de Hacienda, que no quiere “ampliaciones” funcionariales. Con todo, según el proyecto de Ley del Sector Eléctrico que se tramita en el Parlamento, establece que el personal transferido a los ministerios e costeará con las tasas con las que actualmente se financian los organismos eliminados.

La interpretación que ha hecho la CNMC sobre su propia ley ha sido puesta en cuestión por el personal de los actuales reguladores, que consideran que todos los nombramientos deben ser sometidos a una convocatoria pública atendiendo a los principios de “igualda, mérito y capacidad). Y que, en la peor de las interpretaciones de la ley o del Estatuto Orgánico, podrían librarse de dicha selección los directores de Instrucción, pero “de ningún modo los subdirectores”, aseguran.

 

El presidente, a la sede de la CNE

Se desconoce cuál será la sede oficial de la nueva Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Por el momento, el presidente, José María Marín, se acomodará en el despacho del presidente de la Comisión Nacional de la Energía (CNE), que han ocupado desde que se creó (por el anterior Gobierno de Partido Popular, por cierto), Pedro Meroño, Maite Costa y Alberto Lafuente. Ayer, la placa que desde hace años lucía en la puerta de la comisión había sido levantada.

Pero no será en este emblemático edificio ubicado en la madrileña calle de Alcalá con Barquillo, donde tendrán su despacho la decena de vocales del consejo del nuevo organismos. Estos han optado por ocupar la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), que está junto a la vuelta de la esquina del hasta ahora regulador energético.

Marín visitó hace un par de viernes (por la tarde, cuando el personal había dejado ya su puesto de trabajo) los distintos despachos de ambas instituciones y se interesó por el coche oficial. Finalmente, eligió el de Lafuente.

En cuanto a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), que se convertirá como la CNE y la CNC en dirección de Instrucción, continuará en Barcelona.

La CNMC tendrá una plantilla de 500 personas y su presupuesto para 2014 asciende de 52,77 millones, un millón de euros para 10 altos cargos.

Aunque uno de los objetivos que el Gobierno de Mariano Rajoy perseguía con la creación del macrorregulador era el ahorro de costes, las tasas que se cobra a los usuarios de energía y de telecos se mantendrán. Además, de estas se pagará al personal que se transfiera a los ministerios.

Normas
Entra en El País para participar