Los analistas no prevén cambios en los tipos
Reunión del BCE: ¿Nueva ronda de liquidez a la vista?
EFE

Reunión del BCE: ¿Nueva ronda de liquidez a la vista?

El presidente del Banco Central Europea (BCE), Mario Draghi, volvió a poner en pie al mercado hace dos semanas. “Estamos dispuestos a utilizar cualquier instrumento, incluido el programa LTRO”, avanzó ante el parlamento europeo. Las dos mega subastas de liquidez (LTRO, en sus siglas en inglés) de hace año y medio descongestionaron las arterias del sector financiero. Pero la correa de transmisión que conduce el crédito de los bancos a la economía real (familias y empresas) continúa trabada, sobre todo por el sur de Europa.

La eurozona ha abandonado técnicamente la recesión pero los bancos siguen casi en estado de sitio. Han reducido sus préstamos en 500.000 millones en el último año, según datos de Bank of America. Fuentes financieras interpretan el mensaje de Mario Draghi como una señal para que el mercado mantenga la expectativa de que el BCE va a actuar. Los analistas esperan algún movimiento destinado a que el crédito fluya a las pymes. Pero la reunión de hoy llega demasiado pronto en su calendario. No esperan movimientos hasta mediados de octubre o noviembre.

Una bajada de tipos está prácticamente descartada (0,5%) y de llegar a la acción tampoco creen que el emisor se decida por una nueva LTRO. Al fin y al cabo los bancos están devolviendo parte del dinero que les prestó el BCE. Del billón de euros que recibieron del BCE a través de las dos mega subastas de hace año y medio, las entidades financieras han devuelto ya 151.436 millones de euros (un 15%), según los cálculos de Cortal Consors. La opción con más peso es que Draghi prolongue la financiación más allá de abril de 2015, cuando vence toda la liquidez de las megasubastas. Se espera tras la reunión de hoy , Draghi de más información sobre esta posibilidad.

Las condiciones del mercado bancario han mejorado en el último año y medio. Las puertas de los mercados mayoristas han comenzado a abrirse, las entidad van poco a poco reduciendo el apalancamiento y la fragmentación del mercado de crédito, la diferencia de interés que paga una pyme de la periferia europea con una alemana, ha disminuido levemente.

Pero esta mejoría del contexto financiero tiene, sin embargo, consecuencias paradójicas. El hecho de que las entidades vayan reduciendo sus colchones de liquidez provoca a su vez una presión al alza en los tipos del mercado interbancario, sobre todo en los tramos de más corto plazo.

A parte de Draghi, varios miembros del BCE se han pronunciado recientemente de manera ambigua. El consejero Benoit Coeuré dijo el martes que “no ha habido ningún debate específico sobre cuál sería el instrumento apropiado en caso de que el BCE necesitara actuar”. El vicepresidente Vitor Constancio aseguró la semana pasada que la entidad “no está comprometida con ningún tipo de política específica por ahora”. Mientras que el representante austriaco dijo que un nuevo LTRO “es algo que estamos que se está discutiendo y que se seguirá discutiendo”.

El servicio de análisis de City cree, por su parte, que el BCE volverá en inyectar más liquidez al sistema bancario. La decisión se tomará en los próximos meses y lo más probable es que la nueva barra libre de lleve a su vez incorporadas nuevas flexibilizaciones de los colaterales, los activos que las entidades han de depositar como garantía a cambio del dinero.

Normas