Insuiña es centro de cría de alevín de rodaballo
Sede principal en Chapela (Redondela), en la ría de Vigo, de la empresa Pescanova.
Sede principal en Chapela (Redondela), en la ría de Vigo, de la empresa Pescanova. EFE

Pescanova anuncia el cierre de una de sus filiales gallegas

Pescanova ha anunciado el “cese temporal de actividad” de la filial Insuiña en Chapela, ubicada en el municipio pontevedrés de Redondela, un centro de cría de alevín de rodaballo, debido a una “racionalización de la producción”, según han confirmado a Europa Press fuentes de la empresa.

Las mismas fuentes han explicado que esta decisión se debe a que la producción de alevines en Chapela no sería necesaria porque la demanda se cubre con la actividad de la planta de Pescanova en Oia (Pontevedra).

De hecho, los 18 trabajadores fijos de la planta de Insuiña, situada en la parroquia de Chapela, serán trasladados a esa otra ubicación en Oia.

La administración concursal, que ya ha trasladado la decisión a los trabajadores, ha explicado que este cese de actividad tendrá lugar en los próximos meses, aunque “no hay una fecha concreta”, y se mantendrán al menos “hasta que se inicie la fase dos de producción de rodaballo en la planta de Mira (Portugal).

El presidente de Pescanova, Juan Manuel Urgoiti, ha confirmado este martes que el cierre de la planta de Insuiña en Chapela-Redondela (Pontevedra) es “transitorio”, como una medida de “ahorro de costes”, y ha descartado que vaya a haber nuevos ceses de actividad en otras filiales, ya que la intención de la nueva dirección del grupo es “conservar y mejorar” todos los negocios, que considera “estratégicos”.

Urgoiti descarta más cierres

El presidente de la pesquera gallega, Juan Manuel Urgoiti, ha señalado que la paralización de actividad en Insuiña (que implica el traslado de los 18 trabajadores fijos al centro acuícola de Oia) responde a la falta de demanda de alevín de rodaballo, ya que la planta de Mira (Portugal) “no está ni mucho menos a plena capacidad”.

En cualquier caso, ha señalado que, una vez que repunte esa demanda, Insuiña volverá a reanudar su actividad, ya que la producción de alevín de Oia y O Grove no sería suficiente. Además, pese al cese temporal de actividad, se mantienen en la planta los individuos reproductores.

Juan Manuel Urgoiti ha descartado que vaya a haber otros cierres en filiales, y ha subrayado que “los negocios (de Pescanova) son absolutamente todos ellos estratégicos”, y ha apuntado que la nueva dirección pretende “conservarlos y mejorarlos”. “El futuro del sector puede ser precioso”, ha proclamado.

Negociación con la banca

Con respecto a la negociación que Pescanova mantiene con la banca acreedora, el presidente del grupo ha señalado que “va avanzando” y ha insistido en que habrá quita, “eso es más claro que el agua”, y probablemente, capitalización de la deuda, como la mejor forma de “evitar una quita mayor, y tener esperanza de recuperación”.

Urgoiti ha apuntado que, lo fundamental, “en lo que todos están de acuerdo”, es que Pescanova “es una empresa viable y va a salir adelante”. “Y luego, hasta donde la empresa aguante de crédito a largo plazo”, ha apuntado el presidente de Pescanova, quien ha indicado la conveniencia de llegar a un pacto con la banca para firmar “un acuerdo marco que luego se pintará por dentro”. 

Normas