Sendos informes de la CE y del BCE y del FMI
Logotipo del euro en la sede del BCE
Logotipo del euro en la sede del BCE

La banca aprueba con sobresaliente el examen de Bruselas y el FMI

La Comisión cree que España no necesitará prorrogar el rescate financiero

Bruselas / Madrid

España ha superado casi con matrícula de honor el cuarto examen de la CE, del BCE y del FMI sobre la evolución del programa de rescate de la banca. Tanto el informe de la Comisión Europea y del BCE, como el realizado por el Fondo Monetario Internacional alabaron ayer el saneamiento del sector y el cumplimiento del Memorándum, aunque piden que se mantenga una vigilancia muy estrecha para evitar nuevos descalabros.

El siempre cuidado lenguaje de Bruselas no ahorra esta vez elogios en el balance de la inspección realizada en Madrid por los funcionarios europeos entre el 16 y el 17 de septiembre. El informe preliminar de esa visita, publicado ayer, rebosa de términos positivos: el mercado “continúa estabilizándose”, “las condiciones de financiación han mejorado y se ha reducido la volatilidad” y “la solvencia de la banca sigue siendo confortable”.

Aunque no es la última visita de la troika (la CE y el BCE volverán en enero y el FMI en diciembre), el cuarto informe concluye que “la reestructuración de las entidades que han recibido ayudas avanza adecuadamente (…) el reparto de la carga entre accionistas y bonistas junior está prácticamente concluido (…) y está cerca del cumplimiento total el Memorándum de condiciones”.

El Ejecutivo comunitario considera, de hecho, que España no necesitará dinero adicional más allá de los 41.300 millones de euros ya utilizados –de un total de 100.000 millones ofrecidos por el Eurogrupo en julio del año pasado– ni una prórroga del rescate. “Las indicaciones que tenemos en este momento son positivas. Parece que si hubiera necesidades de capital, podrían gestionarse sin pedir más ayuda a nivel europeo”, declaró ayer el portavoz de Asuntos Económicos, Simon O’Connor. El préstamo expira a mediados de enero de 2014, pero el final del rescate podría acordarse en la reunión del Eurogrupo del próximo 15 de noviembre.

El informe del FMI también publicado ayer, y que en general es más duro que el de la UE, corrobora los avances. “Casi todas las medidas especificadas en el programa (para el sector financiero) ya han sido implementadas”. Y destaca que “esencialmente se hayan completado las de aumento de capital y el desarrollo de la organización de Sareb”. El FMI resalta, además, que a estas medidas se han sumado las adoptadas por Europa para mejorar las condiciones de financiación en el mercado y que han provocado “la notable rebaja” en la prima de riesgo de la deuda española desde mediados de 2012.

También destaca las medidas macroeconómicas llevadas a cabo por el Gobierno. Pese a ello, matiza de la economía “todavía pasa por un difícil proceso de corrección de desequilibrios de antes de la crisis que continúan generando riesgos y vientos en contra”.

Los funcionarios europeos, comparten esta opinión y piden que se mantenga una vigilancia muy estrecha, con vistas a verificar el impacto de la economía real en los balances bancarios. El informe de la CE y del BCE advierte que el ajuste del sector inmobiliario no ha terminado y que tanto el sector público como el privado deben seguir reduciendo su endeudamiento. “Esos dos factores pueden afectar en las perspectivas de beneficios de la banca”, recuerdan. Y pese a que el sector ya ha provisionado gran parte de las pérdidas potenciales por el ladrillo, recomiendan mantener la prudencia.

El FMI, por su parte, reclama al Banco de España “ejercicios de escenarios de futuro más rigurosos sobre la resistencia” de la banca y la “aplicación rigurosa” de la revisión de la clasificación de los préstamos refinanciados, clave para asegurar la provisión del sector. Reclama al sector que mantenga “el capital suficiente” y que mejore su calidad.

A vueltas con la falta de crédito

El informe del FMI vuelve a insistir en la escasez del crédito. Ante ello, pide a la banca que mejore la calidad de su capital “evitando a la vez que las condiciones de crédito se restrinjan aún más”. Así, alaba la medida del Banco de España de recomendar a los bancos que limiten sus dividendos en efectivo a no más del 25% de sus beneficios, y es favorable a que el Gobierno permita que los créditos fiscales computen como capital. Eso sí, recalca como prioridad “la adopción de la reforma de las cajas de ahorros”, sin retrasos y sin que se diluyan las medidas ya establecidas. El Eurogrupo de noviembre tomará las decisiones adecuadas sobre si prorroga o no el rescate finanicero a España.

Normas