Bosch desarrolla tecnología que automatiza la conducción
Un vehículo de la marca Porsche realiza pruebas de conducción en un circuito.
Un vehículo de la marca Porsche realiza pruebas de conducción en un circuito.

Coches con radar para evitar choques y ganar eficiencia

Bosch desarrolla tecnología que automatiza la conducción y reduce los accidentes

Lanzará dos pilotos automáticos nuevos antes de 2020

Los coches del futuro se conducirán solos, a tenor de por dónde van los tiros de la innovación en automoción. La tecnología tiende a sustituir cada vez más al conductor y evitar los fallos humanos, directamente responsables de los accidentes de tráfico por imprudencias o distracciones.
Ayer, en la presentación del primer informe del Barómetro Bosch-Anfac sobre Seguridad Vial y Medio Ambiente apuntaló esta tendencia con datos. Según sus cifras, basados en un estudio del proyecto EuroFOT, “la introducción del sistema de asistencia a la conducción Control de Crucero Adaptativo (ACC, por sus siglas en inglés) podría evitar más de 14.000 accidentes de tráfico y reducir un 3% el consumo de combustible y emisiones de CO2”. El cálculo de la siniestralidad se basa en los accidentes cuya causa fue no llevar la velocidad adecuada o no respetar la distancia de seguridad.
El sistema ACC “aumenta los beneficios del control de crucero, que permite establecer una velocidad de conducción y mantenerla automáticamente sin necesidad de pisar el acelerador, con una dimensión adicional: la regulación automática de la distancia de seguridad con el vehículo precedente”, afirman desde Bosch. La empresa alemana introdujo este dispositivo en el mercado en 2000 y desde entonces, hay un millón de vehículos que cuentan con este sistema.
Desde Bosch, reconocen que “la implantación es lenta” porque “no es una tecnología barata”. El informe de Anfac (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones)Research para el grupo Bosch pone de manifiesto que este dispositivo únicamente se incorpora como equipamiento en uno de cada cinco coches matriculados en España y en su mayor parte como opción.
La presencia de este sistema en el parque actual de turismos es del 1,8% y del 3,4% si se considera únicamente el de hasta diez años de antigüedad. En el segmento de lujo, el ACC se monta en el 92% de los vehículos, mientras que en los automóviles de 1 ó 2 años de edad, la disponibilidad supera el 45%. La penetración en los vehículos utilitarios es muy reducida.
En este sentido, Frank Seidel, presidente de Bosch en España afirmó que “las nuevas tecnologías deben ser implantadas con la máxima celeridad posible en los vehículos”, para mejorar la seguridad y disminuir la contaminación asociada a la conducción.
Nuevos pilotos automáticos
Seidel avanzó que la empresa alemana está trabajando en más tecnología que automatiza la conducción. El año que viene, tienen previsto sacar al mercado un piloto automático que mejorará la seguridad al volante en los atascos. Tendrá en cuenta todos los lados del vehículo y la necesidad o no de cambiar de carril. Para finales de la década, el objetivo es otro piloto más que mejore la conducción en autopista.
Para el ACC, estiman una implantación de cinco millones de dispositivos instalados en vehículos para finales de 2016.
Una de las motivaciones para la redacción de este informe Bosch-Anfac es contribuir a la renovación del parque automovilístico español. Durante la presentación de este informe, el vicepresidente ejecutivo de Anfac, Mario Armero, indicó que la prioridad para mejorar en aspectos de seguridad tiene que empezar por un rejuvenecimiento del parque, para que los ciudadanos tengan a su disposición de los últimos adelantos tecnológicos, como el ACC, que permitan conducir coches más seguros.
De hecho, el texto afirma que el envejecimiento del parque de automóviles es uno de los “puntos negros” para el medio ambiente y la seguridad. Explican que un coche de diez años de antigüedad “duplica o incluso triplica la posibilidad de sufrir un accidente” y las consecuencias del mismo.
El subdirector adjunto de Estrategias de Intervención de la Dirección General de Tráfico (DGT), Carlos Pulido, señaló que el Barómetro de Bosch-Anfac es una excelente iniciativa para dar a conocer los diferentes y novedosos sistemas de seguridad que incorporan los nuevos vehículos.

Ayudas a la competitividad y nuevos modelos

El año que viene podría ser clave para la industria del motor. Según el vicepresidente de Anfac, Mario Armero, varias plantas españolas optarán a la adjudicación de nuevos modelos automovilístico. El ejecutivo no precisó más en cuanto a quienes o qué tipo de modelos serán. Sí indicó que Anfac continúa centrada en la implementación del Plan 3 Millones, para 2015 y 2016, que supone que las plantas españolas fabriquen tres millones de vehículos para las mencionadas fechas, cuando ahora rozan los dos millones.
El directivo señaló que este plan estratégico sectorial se está llevando a cabo de forma positiva y se mostró confiado en que la previsión podría elevarse.
Por otro lado, el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el año que viene, hecho público ayer, incluye un plan de competitividad específico para la industria del automóvil, así como ayudas para la adquisición de vehículos eléctricos.
En el proyecto, el Gobierno explica que el plan de competitividad servirá para prestar apoyo a toda la industria manufacturera, financiando planes de inversión en empresas ya existentes, y priorizado las inversiones destinadas a fortalecer la capacidad industrial en tecnologías consideradas “clave” para el futuro.
El vehículo eléctrico, por su parte, contará con una línea específica de ayuda para su adquisición. En el ejercicio de 2013, el importe del programa de incentivos para la compra de coches eléctricos ha sido de diez millones de euros.
Armero resaltó el efecto positivo que están registrando los planes de ayudas a la compra de vehículos PIVE y PIMA Aire implementados por el Gobierno, lo que derivará en una mejora de la seguridad vial y en una positiva renovación del parque.

Normas