Energía
La luz de medio mundo

La luz de medio mundo

Los cambios regulatorios y la situación económica del mercado doméstico llevan a las compañías energéticas a obtener fuera hasta el 70% de sus beneficios

De Japón a Sudáfrica, pasando por Brasil, Italia, Estados Unidos o México. Hasta 80 países cuentan con paneles y plantas solares Marca España, que aportan entre el 80% y el 90% de su actividad a las fotovoltaicas nacionales.

Además, el 77% de la energía termosolar instalada en el mundo es propiedad o ha sido promovida o desarrollada por firmas españolas, calcula la patronal Protermosolar. Otro segmento de las renovables patrias son los 12.000 megavatios (MW) instalados fuera del país, según la Asociación Empresarial Eólica.

“España controla toda la cadena de valor. Es uno de los líderes en patentes de aerogeneradores; los construye y explota, y esa es una de nuestras mayores ventajas competitivas”, explica el director de políticas energéticas dela Asociación Empresarial Eólica, Heikki Willstedt.

Sin embargo, vaticina que “en los próximos años, con las reformas regulatorias aprobadas, apenas se va a invertir en el interior”. Un pronóstico que comparte el director general dela Unión Española Fotovoltaica, José Donoso, para quien “las únicas empresas que sobrevivirán serán las que estén internacionalizadas”.

En esa estrategia están las principales compañías de las fuentes alternativas. La consultora Bloomberg New Energy Finance (BNEF) sitúa a Gamesa, con plantas en Europa, Estados Unidos, Asia y Brasil, como el sexto fabricante mundial de turbinas eólicas. En 2013, la sevillana Abengoa realizó en España el 12% de sus ventas del primer semestre frente al 30% que le aportó el mercado de Estados Unidos, donde ubica, entre otros, uno de los próximos proyectos en los que colaborará para levantar las dos torres solares más grandes del mundo, en California.

Pero una de las decisiones más radicales ha sido la de Acciona Energía, que, tras los cambios introducidos a comienzos de año, anunció que dejará de desarrollar instalaciones renovables en España para centrarse en el mercado exterior, en el que tiene instalados 2.500 MW, y en clientes como el Ejército de Tierra estadounidense y el Cuerpo de Ingenieros dela US Army, que la han seleccionado como potencial contratista de proyectos eólicos y solares.

“Lo malo es que al desincentivarse tan radicalmente estas tecnologías aquí es más difícil mantenerse líder cuando no tienes una masa crítica importante en tu país”, advierte Joaquín Gimeno, responsable de energía de March JLT, firma que asegura proyectos energéticos internacionales.

Redes tradicionales

El peso relativo de la cifra de negocios de la actividad eléctrica que las compañías nacionales desarrollan en España ha caído del 93% en 1998 al 31% en 2012, con los datos dela Asociación Empresarial Unesa.Así, dos tercios de los ingresos provienen del mercado extranjero y otros servicios, aunque la estadística patronal no desagrega ambos datos. Las propias empresas sí lo hacen.

Es el caso de Iberdrola, una de las cinco mayores eléctricas europeas por capitalización bursátil y la segunda propietaria de activos eólicos del mundo, según el ranking de BNEF, cuyos resultados en el exterior crecieron un 35% en 2012 y representaron el 70% de su beneficio neto, mientras que las ganancias del mercado doméstico cayeron un 36%.

Según fuentes de la compañía, el grupo tiene el 63,5% de sus clientes de electricidad y gas fuera de España, donde también se localiza el 57% de su potencia instalada de energías renovables, que está ampliando a través sobre todo de instalaciones eólicas marinas. En este campo, el proyecto más avanzado es el de West of Duddon Sands, en Reino Unido, de 389 MW, cuya entrada en funcionamiento está prevista para 2014.

El negocio latinoamericano de Endesa es el que está permitiendo a la eléctrica, participada porla italiana Enel, compensar en parte la caída del mercado doméstico. De hecho, mientras el beneficio neto en la Península se redujo en el primer semestre, las ganancias provenientes del otro lado del Atlántico aumentaron un 54,5%.

Las actividades internacionales de Gas Natural Fenosa significaron el 43,2% de su ebitda en 2012, con un aumento interanual superior al 22%. Primera distribuidora de gas natural en América Latina, donde tiene cerca de la mitad de sus clientes, la compañía ha firmado en Asia algunos de sus últimos contratos de mayor cuantía, como los acordados con la india Gail, la surcoreana Kogas o la japonesa Chubu para suministrarles hasta siete bcm (miles de millones de metros cúbicos) de gas natural licuado en los próximos años.

Importadores de crudo, exportadores de combustibles

España se ha convertido en exportador de derivados petrolíferos, fundamentalmente gasolina, pero también de gasóleo. La balanza comercial de estos productos arrojó el año pasado un saldo neto de 575 millones de toneladas y las ventas internacionales han subido un 31% en los siete primeros meses, revelan datos recogidos por la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores).

Y ello en un contexto caracterizado por la caída de la demanda y de los márgenes y un exceso de capacidad en Europa, circunstancias a las que las refinerías españolas han hecho frente con inversiones que, atendiendo a la última memoria de la Asociación de Operadores Petrolíferos (AOP), superan entre 2008 y 2011 los 6.000 millones de euros, entre ellos los más de 3.000 millones con los que Repsol convirtió su planta de Cartagena (Murcia) en la mayor del país.

La actividad del refino es solo una muestra, y no la mayor, de la expansión internacional del gas and oil español. Repsol, según fuentes de la compañía, obtuvo en 2012 el 48,6% de sus ingresos por ventas y prestación de servicios en el extranjero, cinco puntos más que el año anterior.

También es el mercado foráneo, a pesar de la experiencia de YPF, el que concentra el grueso de los 19.000 millones de euros que tiene previsto invertir en los próximos años, con Estados Unidos, Brasil, Noruega, Canadá y Perú como los principales destinos de su interés en producción y exploración.

¿Cómo lo hará? Es todavía alto secreto, aunque, según medios extranjeros, está preparada para invertir entre 5.000 y 10.000 millones de euros en la compra de una empresa canadiense o estadounidense. De momento, la compañía no hace comentarios, pero contaría para ello, entre otros recursos, con la liquidez que le aportaría su 30% de Gas Natural Fenosa que estudia vender.

Tampoco otra de sus principales competidoras, Cepsa, propiedad de IPIC (sociedad del emirato de Abu Dabi), confirma el interés que tendría en Coastal Energy, una petrolera con sede en Houston. De este modo incrementaría así sus negocios internacionales, que en el primer semestre de este año le reportaron el 63% de su resultado neto.

Las adjudicaciones y contratos, más que las compras, son la vía de la globalización de otra de las grandes españolas, Técnicas Reunidas. Especializada en la ingeniería y construcción de instalaciones petrolíferas, su facturación exterior alcanza ya el 78% de sus ingresos, con proyectos como el de una nueva refinería en Aliaga (Turquía), concedida a un consorcio liderado por la española, o un contrato para desarrollar el complejo de hidrocarburos en Adrar (al suroeste de Argelia).

Normas