Algunas oficinas contraofertan al detectar la domiciliación de una póliza ajena
El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, durante su intervención en el desayuno informativo Fórum Europa, hoy en Madrid. EFEEmilio Naranjo
El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, durante su intervención en el desayuno informativo Fórum Europa, hoy en Madrid. EFE/Emilio Naranjo EFE

Mapfre denuncia prácticas irregulares en la banca para vender seguros

El primer ejecutivo de Mapfre sacó ayer a la palestra una práctica bancaria que inquieta a las aseguradoras desde hace tiempo, pero que hasta ahora había permanecido circunscrita al ámbito de los servicios jurídicos. Antonio Huertas criticó el uso que se hace en muchas sucursales bancarias de la información que disponen de sus clientes para realizar ofertas muy atractivas de pólizas de seguros de sus propias aseguradoras.

El proceso es tan sencillo como irregular: el personal de la oficina bancaria detecta la domiciliación de una póliza y, tras comprobar el importe, realiza una contraoferta de un seguro equiparable de su propia compañía, a un precio inferior.

“Lamentablemente resulta cada vez más frecuente encontrarse con algunas sucursales de bancos que casualmente ofrecen una magnífica oferta aseguradora aprovechando datos personales a un cliente que casualmente tiene el recibo de las pólizas de otra compañía de seguros domiciliado en esa misma entidad”, apuntó el presidente de Mapfre.

Seguros vinculados a créditos

También criticó otra práctica “que choca con los derechos del consumidor”, como es la venta de seguros vinculados a una hipoteca, en circunstancias desfavorables para el cliente.

Huertas, que además de presidir la mayor aseguradora de España es vicepresidente primero de la patronal del sector, Unespa, denunció estas prácticas durante su intervención ayer en el Foro Nueva Economía, y en presencia de la máxima responsable de la Dirección General de Seguros (DGS), Flavia Rodríguez Ponga, y de la presidenta de la patronal, Pilar González de Frutos.

Al término del acto, Huertas se ratificó en sus declaraciones y explicó que otras aseguradoras también han detectado este tipo de conductas.

La presidenta de Unespa reconocía ayer a CincoDías que la problemática denuciada por Huertas es un asunto que han tratado en la patronal y que intentarán adoptar medidas para evitarlo. “Aun así, es un asunto difícil de atajar porque nunca hay instrucciones expresas por parte de la entidad financiera”, apuntó.

Por su parte, desde la Asociación Española de Banca (AEB) aseguran que no tienen constancia de la existencia de este tipo de prácticas y que, “de haberse producido, no serían estarían en ningún caso generalizadas”. La patronal bancaria se mostró totalmente en contra de que las entidades financieras utilicen de forma irregular o indebida los datos confidenciales de sus clientes.

Las compañías aseguradoras no son las únicas que se han quejado sobre estos comportamientos irregulares por parte de la banca. “Es habitual la utilización de los datos que llevan a cabo algunas entidades financieras de sus clientes para ofrecerles sus productos de seguro”, explica Martín Navaz, presidente de Adecose, la principal asociación española de mediadores de seguros. “Las entidades financieras poseen una información muy relevante de sus clientes para ofrerles seguros al domiciliar éstos los recibos en las cuentas de la entidad”, explica comenta Navaz.

Adecose han remitido una consulta a la Agencia Española de Protección de Datos sobre la utilización que llevan a cabo las entidades financieras de los datos de sus clientes para ofrecerles sus productos de seguro, y está a la espera de una respuesta.

Al margen de la polémica con la banca, el presidente de Mapfre también se refirió durante su intervención a los planes que mantiene la compañía para seguir creciendo en Estados Unidos. Mapfre espera empezar a comercializar seguros de vida en este país durante el primer semestre de 2014 y, quiere ampliar sus operaciones al Estado de Pensilvania durante el segundo semestre de 2014.

Huertas también reclamó a las agencias de rating que reconozcan los esfuerzos reformistas realizados por España y que revisen al alza la calificación crediticia otorgada a la deuda emitida por el Tesoro.

Normas