Lecciones de la Corleone Business School

Guillermo de Haro es profesor, emprendedor y autor de numerosos trabajos sobre gestión empresarial. Ha publicado estudios de caso, trabajos académicos y profesionales. Se define como un "eterno estudiante" y puedes seguirle en Twitter @GuillermoDeHaro. Acaba de publicar Corleone Business School, un libro divertido para quienes amamos el cine, la estrategia y los negocios. No en vano, a la trilogía de El Padrino, le debemos una de las frases más repetidas en este entorno: "no es nada personal, Sonny, son negocios". Pero el profesor De Haro no trata de banalizar la violencia ni enaltecer los métodos violentos de la mafia. Como él mismo recuerda, Marlon Brando declaró unos días antes del estreno "no es en absoluto una película sobre la mafia. Es una película sobre la inteligencia corporativa. En cierto modo, la mafia es el mejor ejemplo de capitalismo que tenemos". Por eso podemos extraer lecciones de estrategia para la empresa. Subrayo cinco, pero leemos muchas más.

Liderazgo. De Haro considera que un líder es una persona que se implica emocionalmente, que aprovecha su empatía, que es intuitivo y creativo. No mira el día a día, sino que piensa en el largo plazo. Es menos racional, porque tiene una misión y una visión. Pero este liderazgo, sin control ni apoyo, no parece que lleve a buen puerto. Por eso, don Vito necesita a Tom Hagen, el eterno Consigliere. La combinación de ambos facilita la construcción del imperio Genco. Michael ofrece otro tipo de liderazgo, basado en el control de la estrategia y los recursos. Utiliza el miedo para emplear su voluntad, aunque nunca se mancha las manos ¿Qué tipo de liderazgo estamos ejerciendo en nuestra compañía?

Cultura. Michael se desconsuela. Cuando ha conseguido legalizar sus negocios, vender sus participaciones en los casinos y abandonar todo negocio ilícito, no consigue entender el mundo de los negocios legales. "Usted cumple sus acuerdos, pero estos tipos no tienen honor", le espetan a Michael cuando se complica la operación de Inmobilare. La cultura es el pegamento social y, por eso, si no comprendemos dónde estamos, con quién nos relacionamos o cómo se desarrollan los negocios, no podremos prosperar. Poco importa aquí su naturaleza legal o ilegal. La enseñanza es clara: no podemos esperar grandes resultados si antes no conocen la cultura corporativa de un entorno dado. Solo esto explica que determinadas ideas no cuajen en una empresa y triunfen en otras.

La creación de la estrategia. En las tres películas, los Corleone demuestran un exhaustivo conocimiento del mercado y de los actores relevantes. Ahora, que hemos descubierto que la alta dirección debe ocuparse de la capacidad de liderazgo, negociación y comunicación con el entorno, la madurez directiva de los Corleone es espectacular. Conoce el mercado de las familias, la competencia, la distribución geográfica de los "servicios" y las "especiales" relaciones con el regulador. La estrategia, esté escrita o no, está presente en Vito, Michael y Vicent. Aunque obtienen resultados irregulares, en todo momento encontramos coherencia: conocen bien la misión de los Corleone. ¿Sabemos nosotros lo que queremos? Porque la creación de la estrategia solo tiene sentido cuando se alinea lo que se es, lo se hace y lo que se dice.

La gestión del cambio. Michael lidera un cambio profundo. Quiere devolver el prestigio a la familia e incorporarla a los negocios legales. No es nada fácil para un italoamericano en los años cincuenta, por lo que rompe la cultura familiar y algunas toma decisiones erróneas. El dinero no puede ser la palanca de cambio: pagó a los nuevos colaboradores, pero no les motivó para el cambio. Así, mientras que el negocio se legaliza, la familia se disuelve. ¿Ha conseguido su objetivo?

Los recursos humanos. Es una las lecciones más interesantes. Don Vito apuesta en todo momento por un equipo humano italiano de primera o segunda generación. Hay pocas excepciones en su entorno inmediato. Confía en ellos porque comparten una misión. Asimismo, la familia se involucra en las decisiones y participa en ellas. Pero Michael es diferente, porque quiere que la Familia cambie. Por eso, contrata nuevos profesionales, que están alejados de los valores tradicionales. Es una apuesta por el cambio, que se acentúa tras la completa legalización de los negocios. La lección es clara: ¿podemos seguir con el mismo equipo humano cuando queremos emprender nuevas aventuras empresariales? ¿estamos seguros de las competencias que requieren estas nuevas personas?

El libro sigue con muchas más lecciones. En todo caso, si queréis más, mañana se presenta el libro en Madrid, en la sede de IE Business School.

***

Sígueme en Twitter: @juanmanfredi

Comentarios

Muy buena información, gracias.
03/20/2014 08:59:11 PM

Comentarios

Muy buena información, gracias.
Normas