El selectivo cae un 0,68% y pone en peligro los 9.100
Panel de cotizaciones de la Bolsa alemana.
Panel de cotizaciones de la Bolsa alemana. REUTERS

El Ibex frena el rally tras las elecciones en Alemania

Ni la victoria de Angela Merkel, ni los datos adelantados del sector privado en la zona euro consiguen animar a los mercados. Después de tres semanas consecutivas al alza, este lunes los inversores se han decantado por las ventas y tras una apertura indecisa el Ibex concluye la jornada con un recorte del 0,68%. A duras penas consigue mantener los 9.100 puntos que llegó a perder a lo largo de la jornada. El resto de plazas del Viejo Continente tampoco han conseguido resistir la presión y se anotan caídas próximas al medio punto porcentual. El Dax alemán se deja un 0,47%, el Cac francés, un 0,75%; el Mib italiano, un 0,32% mientras que el Footsie británico y el Eurostoxx caen un 0,59% y un 0,71%, respectivamente.

En principio la amplia victoria de la canciller alemana debería ser motivo de alegría para los mercados pues tal y como indican desde Link Securities su reelección supone dar continuidad a las políticas europeas y, por tanto, garantizar el apoyo de Alemania al euro y al conjunto de la región. Sin embargo, las dudas que proceden desde el otro lado del Atlántico, que en las próximas semanas se enfrenta a la negociación del techo de deuda, así como la incertidumbre sobre el futuro de Europa han sido esta jornada en la excusa perfecta para poner freno a las subidas de las últimas sesiones y proceder a la consolidación de posiciones.

La política volverá a regir los mercados en los próximos días. El partido de Merkel, que se ha hecho con la victoria tras conseguir el 41,5% de los votos, busca ahora un aliado para formar un gobierno de mayoría absoluta. Las opciones son muy dispares, pero todo apunta a que finalmente será el SPD. No obstante, se prevén unas negociaciones largas y complicadas.

Pero la cosa termina ahí, también en EE UU Barack Obama tiene por delante una dura semana en la que intentará llegar a un acuerdo con la oposición para elevar el techo de deuda. La Reserva Federal permanece a la espera de conocer el desenlace de este proceso para proceder a la retirada de los estímulos económicos.

En Europa, además de las negociaciones germanas, siguen existiendo asuntos por resolver. Mientras las divergencias en Italia parece que han menguado, países como Grecia y Portugal podrían enfrentarse a un nuevo rescate. Estrechamente relacionado con la periferia se encuentra la decisión del Tribunal Constitucional alemán sobre la legalidad del programa de compra de bonos anunciado por Mario Draghi hace ya un año. En las próximas semanas se espera el veredicto que en caso de ser negativo podría dar al traste con la recuperación experimentada por el mercado de deuda en los últimos 12 meses. El simple anuncio de la OMT ha servido para que la prima de riesgo de España e Italia se relaje hasta los niveles actuales. De hecho este lunes la estabilidad ha continuado reinando en la renta fija y el diferencial entre el bono español a diez años y el bund alemán se sitúa en los 236 puntos. Las rentabilidades de la deuda a una década han permanecido inalteradas en los 4,2% y 1,9%, respectivamente.

En los próximos meses los avances en la construcción europea, paralizados por las elecciones en Alemania, volverán a retomar su curso. No obstantes, Juan Luis García Alejo, director general de Inversis Gestión, cree que "será un proceso lento en el que asuntos como la unión bancaria o la negociación del tercer rescate a Grecia se volverán a poner encima de la mesa, pero a la misma velocidad que estos últimos años. La agenda política se verá más impulsada por catalizadores externos".

En Renta 4 coincide en señalar la importancia que volverán a acaparar los rescates en los países periféricos. "No descartamos una corrección de los índices tras las últimas subidas, teniendo en cuenta la posibilidad de nuevos rescates en Grecia, también en Portugal y con otras claves pendientes como la decisión del Tribunal Constitucional alemán sobre la legalidad de la OMT, el techo de deuda americano (octubre) o el comienzo de la retirada de estímulos en EE UU", indican.

El euro, por su parte, ha vuelto hacer gala de su fortaleza frente al dólar y se cambia a 1,349 billetes verdes.

Normas