El fondo Cartesian se querella contra BDO
Sede principal en Chapela (Redondela), en la ría de Vigo, de Pescanova.
Sede principal en Chapela (Redondela), en la ría de Vigo, de Pescanova.

El auditor de Pescanova se defiende: No buscamos fraudes

Cartesian, con el 5% de Pescanova, reclama 24 millones

El fondo pide que declare como testigo José María Castellano, presidente de Novagalicia

"La labor de un auditor no consiste en la identificación de prácticas fraudulentas u operativas irregulares", mantiene en un comunicado enviado el sábado la firma que ha auditado las cuentas de Pescanova durante los últimos diez años, BDO. El viernes el fondo Cartesian, con el 5% del grupo pesquero, presentó una querella en la Audiencia Nacional contra BDO, a la que acusa de un supuesto delito de estafa, entre otros.

La consultora advierte que en el caso de Pescanova la detección de prácticas fraudulentas, "como las que se han puesto de manifiesto en las investigaciones realizadas y causas abiertas en este caso", no forma parte de su trabajo como auditor y recuerda que esta labor "consiste en la emisión de un informe de acuerdo con los criterios establecidos por la normativa de auditoría nacional e internacional, con base en la información contable y estados financieros formulados por la compañía".

Por esta razón la auditora de Pescanova "considera que la acción iniciada por el fondo no tiene sustento legal y, de tramitarse, encontrará enfrente una defensa sólida, basada en hechos y sustentada por el trabajo asignado a BDO en base a normas internacionales de auditoría". Además recuerda en su comunicado que "hasta el momento" la firma "no ha sido señalada ni como cómplice, ni responsable de irregularidades en ninguna de las investigaciones realizadas sobre este caso y que no está imputada en ninguna de las causas abiertas; y está colaborando con todas las instituciones y reguladores que intervienen en este caso para esclarecer las consecuencias del mismo".

El fondo estadounidense Cartesian está representado en España legalmente por el despacho Cremades & Calvo-Sotelo, que también ha defendido los derechos de pequeños accionnistas de Pescanova con cerca de un 3% del grupo. Cartesian y el bufete español presentaron la pasada semana una propuesta conjunta para formar consejo de administración en la multinacional gallega. La mayoría de los accionistas que votaron en esa junta lo hicieron a favor de la propuesta de Grupo Damm, con el 6,2% del capital, y que nombró a Juan Manuel Urgoiti como presidente de Pescanova.

La querella de Cartesian, a la que ha accedido Cinco Días, va dirigida contra Alfonso Osorio (presidente de BDO); Peter Cook (socio gestor en España de la firma); y Santiago Sañé (socio de BDO que ha trabajado directamente en las auditorías de Pescanova). Además en su escrito el fondo añade que la querella también se presenta "contra todas aquellas personas que, en el curso de las averiguaciones que se practiquen, aparezcan implicadas en los hechos" que expone en la querella.

 "BDO tenía un conocimiento completo de la situación económico-financiera y patrimonial de Pescanova SA y su grupo", afirma Cartesian en la querella, "luego debía conocer la falsedad de las cuentas anuales y balances, que distaban mucho de ser fiel reflejo de la realidad, así como que se estaba alterando el precio de las cosas (...) y en fin, que se estaba engañando a los inverores". Los abogados de Cartesian sostienen que los hechos denunciados podrían ser constitutivos de un delito societario, de un delito continuado de falsedad en documento mercantil, y de un delito de falsedad instrumental y estafa.

El fondo estadounidense reclama al juez en su querella que se reciba declaración como testigos a Peter Yu, presidente de Cartesian; los dos profesionales de Deloitte que forman la administración concursal de Pescanova, Senén Touza y Santiago Hurtado; José María Castellano, presidente de Novagalicia Banco; y a Gregory Robert Amstrong, de Cartesian.

Según el informe complementario del informe anual de Gobierno Corporativo de la multinacional gallega del ejercicio 2011, BDO recibió por su labor en el grupo 749.000 euros (742.000 euros en 2010). La consultora ha auditado los ejercicios de Pescanova desde 2002, sin apuntar nunca salvedad alguna. Ni KPMG en su auditoría forense –en la que detectó prácticas contables irregulares en Pescanova– ni Deloitte en su informe concursal –en el que eleva la deuda de Pescanova a más de 3.641 millones de euros– han aludido a una posible responsabilidad en las supuestas prácticas fraudulentas del grupo gallego por parte de BDO.

Normas