Zanja el caso de "la ballena de Londres"
JP Morgan
JP Morgan EFE

JP Morgan pagará 680 millones y admite que vulneró la ley para ocultar pérdidas

Admite que vulneró la ley para ocultar fallos internos que generaron pérdidas multimillonarias

JP Morgan Chase, el mayor banco de EE.UU., pagará 920 millones de dólares (680 millones de euros) a las autoridades reguladoras de Estados Unidos y el Reino Unido tras admitir que violó las leyes de transacciones financieras y errores en sus controles internos, anunciaron hoy fuentes oficiales.

“Los acuerdos representan un gran paso en los esfuerzos de la entidad para dejar atrás estas cuestiones”, indicó en un comunicado el mayor banco estadounidense por activos, que subrayó su “extensa cooperación” en estas investigaciones, así como en las que se están llevando a cabo contra dos exempleados del banco, el español Javier Martín-Artajo y el francés Julien Grout .

Hemos aceptado la responsabilidad y reconocido desde el principio nuestros errores y hemos aprendido de ellos y trabajado para solucionarlos”, señaló el presidente y consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon. “Desde que tuvieron lugar estas pérdidas hemos realizado numerosos cambios que nos han hecho una entidad mejor y más fuerte”, añadió.

En concreto, JPMorgan Chase pagará 300 millones de dólares (222 millones de euros) a la Oficina del Contralor de la Moneda de Estados Unidos, 200 millones de dólares (148 millones de euros) para la Reserva Federal, 200 millones para la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC) y 137,6 millones de libras (162 millones de euros) para la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido.

Los fallos en los controles sobre las operaciones de un operador, conocido como “la ballena de Londres”, ocasionaron a unas pérdidas de 6.000 millones de dólares en 2012.

La Comisión del Mercado de Valores (SEC) había acusado al banco de declaración incorrecta de los resultados financieros y de ausencia de controles internos eficaces para detectar e impedir que sus agentes sobrevaloraran de manera fraudulenta las inversiones para ocultar cientos de millones de dólares en pérdidas.

“Mientras procuraba reparar los fallos de sus controles internos la gerencia superior de JP Morgan quebró una regla cardinal de la administración empresarial”, añadió en un comunicado George Canellos, codirector de la SEC.

La gerencia de JP Morgan, según Canellos, “privó a su junta directiva de la información oportuna que necesitaba para evaluar plenamente los problemas de la compañía”.

El pago de sanciones más grande, de 300 millones de dólares, irá a la Oficina de Control de la Moneda de EE.UU.; 200 millones de dólares serán pagados a la SEC, y otros 200 millones, a la Reserva Federal.

La Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido recibirá un pago de 220 millones de dólares.Como parte de la resolución, JP Morgan admitió que violó las leyes de transacciones financieras. 

Normas