Tres claves que anticipan que el sector ha pasado lo peor
HSBC se une a Morgan Stanley en el optimismo: ¡Viva la banca española!

HSBC se une a Morgan Stanley en el optimismo: ¡Viva la banca española!

Considera que las entidades gozan de un significativo potencial en Bolsa

Más mensajes positivos de grandes inversores internacionales. HSBC considera que España ha pasado lo peor y que es un momento estupendo para comprar bancos nacionales. Da un giro de 180 grados en su estrategia y recomienda comprar Bankinter y Popular al tiempo que mejora las recomendaciones de BBVA, Santander y Sabadell.

Morgan Stanley fue el primero en decir “¡Viva España!” (lo hizo ayer) pero no ha tardado en unírsele HSBC, que ha publicado un informe en el que elogia el sector financiero nacional y augura que ya ha pasado lo peor para él. El análisis, firmado por Iason Kepaptsoglou y Carlo Digrandi, es muy optimista y advierte que el sector está a punto de alcanzar su punto de inflexión después de varios años de purga.

Los analistas de HSBC reconocen que los bancos españoles se han disparado en Bolsa en los últimos tres meses –un 30% de media– pero aun así considera que conservan un “potencial significativo”. A su juicio, los motivos de la reciente subida  del sector son "la percepción de que el sector inmobiliario ha tocado suelo", una recuperación económica "mejor de la esperada“ y la reducción de las incertidumbres por el riesgo soberano"

HSBC añade además su propio ingrediente que permitiría prologar las subidas de los bancos españoles en Bolsa: "Bajo nuestro punto de vista, la rentabilidad del sector está a punto de alcanzar un punto de inflexión estructural […]”, aseguran. 

Los bancos más agraciados por el equipo de análisis especializado en banca de HSBC son Popular y Bankinter, a los que la entidad británica mejora la recomendación desde neutral hasta sobreponderar, seguidos de BBVA, Santander y Sabadell. Para estos tres últimos aconseja mantenerse neutral desde infraponderar.

HSBC ve potenciales de subida en Bolsa para ellos de hasta el 25% (Popular), al que asigna un precio objetivo de 5,22 euros por acción (desde los 3,45 euros anteriores). A BBVA le ha subido el precio teórico un 45,7%, a 8,64 euros por acción; a Bankinter, un 51,5% (4,56 euros por título); a Sabadell, un 54,6% (1,84 euros por título); y a Santander un 36,5%, a 6,66 euros por acción.

La entidad británica señala tres claves que explican su cambio en la percepción del sector.

1 Reducción de capacidad. De 2007 a 2012, el número de oficinas ha caído un 16%, lo que mejorará los márgenes y seguirá reduciendo los costes. “Por primera vez en 20 años, esperamos un incremento de los márgenes para los próximos cinco años”, señalan los expertos. Los bancos deberían sacar partido además del recorte de gastos, que cifra en un 2% anual desde el presente ejercicio hasta 2017 frente al 1% experimentado de 2007 a 2012.

2 Las cajas de ahorros no interferirán nunca más en el negocio de los bancos, después de “20 años de una agresiva política de precios” que les ha quitado cuota de mercado. La reconversión de las cajas permitirá a los bancos de toda la vida ganar cuota de mercado; esto propulsará su beneficio operativo.

3 La rentabilidad sobre activos (ROA, por sus siglas en inglés) vuelve a su media histórica. HSBC espera que el pico de provisiones se haya alcanzado el pasado ejercicio, lo que permitirá este objetivo. Eso sí, HSBC prevé que el importe de los créditos morosos continúe aumentado hasta 2015 pero esto no impedirá que crezca la rentabilidad. “Esperamos que la rentabilidad sobre activos se sitúe alrededor de su media histórica en 2016 y que aumente aún más en 2017”, sentencian.

Normas