La mayoría de inversores espera que se inicie la retirada gradual de estímulos
El presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke.
El presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke. EFE

Las tres posibles decisiones de la Fed: ¿cómo reaccionarán los mercados?

Los mercados están ansiosos por saber qué decidirá la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos en la reunión de dos días que inició ayer. Hoy (a las 20:00 horas en España) se conocerán las conclusiones y la mayoría de inversores apuesta por que, llegado septiembre, el banco central pondrá en marcha la retirada de los estímulos monetarios, después de un verano de especulaciones sobre el calendario del ‘tapering’. Las condiciones económicas siguen mejorando y casi todos los miembros del Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC) son partidarios de mover ficha, según las últimas actas, aunque no han especificado cuándo. Así, la Fed puede tomar tres caminos diferentes ante los que las Bolsas reaccionarán de forma bien distinta.

No comenzar el repliegue del Quantitative easing (QE): El último dato de paro arrojó que la economía de Estados Unidos creó menos puestos de trabajo de los esperados, lo que sugiere que el mercado laboral podría no estar tan fuerte como se creía. Así, no se descarta que el actual presidente de la Fed, Ben Bernanke, apure lo que le queda de mandato y sorprenda al mercado retrasando la decisión de la retirada de estímulos a diciembre. Es la hipótesis que maneja el gurú económico Nouriel Roubini.

En opinión de Link Securities, en este supuesto “la primera reacción de los inversores será positiva, por lo que las bolsas celebrarán la decisión inicialmente con alzas. Posteriormente, en una segunda lectura, los inversores comenzarán a elucubrar el porqué de esta decisión, llegando a la conclusión de que si la Fed no ha iniciado la retirada de estímulos es debido a que la economía de EE UU está peor de lo por ellos pensado”. Añade que ello provocaría caídas en los mercados de valores occidentales, siendo factible que se iniciara una corrección en toda regla regresando el dinero desde las bolsas hacia los mercados de bonos”.

Reducir la compra de bonos soberanos: Es el escenario más probable, que la Fed empiece a reducir de forma gradual la adquisición de deuda, en concreto de bonos soberanos. Actualmente realiza inyecciones por valor de 85.000 millones de dólares al mes, de los cuales 45.000 millones de dólares corresponden a bonos soberanos. Los expertos estiman que podría aminorar el ritmo de compras en unos 5.000 o 15.000 millones de dólares.

Además, en esta cita se espera el nombramiento del sucesor de Bernanke. La retirada del candidato preferido del presidente Obama, Lawrence Summers, ante la falta de apoyos, ha despejado el camino para la actual vicepresidenta de la Fed, Janet Yellen, favorita para los mercados al presuponer que dará continuidad a la actual política expansiva de la institución.

Para José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, “la relativa calma con descenso de tipos incluido del mercado de deuda y la polémica tras la retirada de Summers despejan las pocas dudas que tenía y sí creo que recortará las compras mensuales de treasuries”.

Al ser lo que esperan los mercados estaría ya descontado, de manera que el impacto sería prácticamente nulo y los índices bursátiles mantendrían sus tendencia alcista.

Además, en esta ocasión la Fed revisará sus previsiones de PIB, inflación y desempleo, así como sus expectativas de tipos de interés para los dos próximos años. Campuzano prevé que “enfatizará su perspectiva de tipos bajos a medio plazo, quizás hasta 2016”.

Renta 4 no descarta cambios en su forward guidance (objetivo) que supongan reducir los niveles de desempleo a partir de los cuales se empezarían a subir los tipos de interés”.

Minorar la compra de deuda y de bonos respaldados con hipotecas: La opción que prefieren los llamados ‘halcones’ de la Fed. La más radical y que supondría 50.000 millones de dólares menos de liquidez cada mes. Sentaría bastante mal a los mercados, cuya reacción inmediata sería negativa.

Renta 4 sostiene que retirar más estímulos de los previstos “sería mal recibido por el mercado por suponer o bien un crecimiento más débil de lo esperado o bien un riesgo de fuerte repunte de las rentabilidades”.

No obstante, según Link Securities, “los inversores terminarían comprendiendo que si la Fed actúa de esta forma es porque la economía estadounidense es lo suficientemente sólida para seguir recuperándose sin tantas ayudas exteriores”.

Normas