Editorial

Un sector con apoyo financiero

La larga crisis iniciada hace ahora siete años ha recibido todo tipo de calificaciones. Está por ver con cuál de ellas se quedará la historia económica, pero una de sus características más notables es sin duda la falta de liquidez, esa pertinaz sequía del crédito que se ha llevado por delante, además de muchas ilusiones empresariales, miles de proyectos de inversión y, derivado de ello, millones de empleos. Una de las señales más claras del final de esta dura travesía será la vuelta del crédito, por eso es más importante el récord de financiación bancaria que está obteniendo el sector de las telecomunicaciones. Desde principios de año, las empresas de telecos han recibido 165.771 millones de euros, un 77% más que en el ejercicio anterior. Un incremento de los recursos que va de la mano de la aceleración del proceso de consolidación en que está inmersa esta industria, y que es igualmente de récord si se excluye la principal operación –la gigantesca compra por Verizon a Vodafone del 45% de su filial conjunta Verizon Wireless–, lo que da idea de la capacidad para lograr fondos de estas empresas. La vuelta del pulso en la captación de recursos por las telecos demuestra su fortaleza, y es una buena señal para el resto. Sin embargo, queda mucho para que otros sectores alcancen una capacidad comparable.

Normas
Entra en El País para participar