Gastronomía
Bocados que se sirven en Millesime.
Bocados que se sirven en Millesime.

Millesime, una cita de alta cocina para todos

Como novedad este año se mezcla cocina, moda y arquitectura

Los países invitados en esta sexta edición son Portugal y Perú

Llega la sexta edición de Millesime, la cita gastronómica más esperada del otoño en Madrid para las empresas, y que por primera vez abre al público durante tres días. La cita de Millesime, que este año presenta importantes novedades, como Españoleart, un concepto en el que se mezclan tres disciplinas (gastronomía, moda y arquitectura), se celebrará del 1 al 3 de octubre en el Pabellón de la Pipa de la Casa de Campo de Madrid. Este año, asegura el presidente de Millesime, Manuel Quintanero, “hemos querido unir estas tres actividades artísticas, que son de las de mayor éxito fuera de España para reafirmar la identidad de España como marca”. Porque el objetivo final es vender España, “y es bueno que nos unamos y nos apoyemos”, agrega.

A Millesime Madrid, la plataforma desde la que las empresas agasajan con la reserva de mesas a sus stakeholders (directivos, profesionales, clientes o proveedores), acudirá un plantel con los mejores cocineros de España, como Paco Roncero, de la Terraza del Casino (Madrid); Fina Puigdevall, del restaurante Les Cols (Olot, Gerona); Sergio Torres, de Dos Cielos (Barcelona); Óscar Velasco, de Santceloni (Madrid); Ramón Feixa (Madrid); Paco Pérez, de Miramar (Llança, Gerona), o Marcos Morán, de Casa Gerardo (Prendes, Asturias). De Portugal llegan José Avillez, del restaurante Belcanto (Lisboa)y Vincent Farges, de Fortaleza do Guincho en Cascais; y de Lima (Perú), Rafael Piqueras, de Maras, y Giacomo Bocchio, de Manifiesto.

De la puesta en escena se ha encargado el arquitecto Héctor Ruiz-Velázquez, que convertirá el Pabellón de la Pipa en una ciudad, con apetitosas calles y plazas. Un lugar donde pasear por los rincones decorados por distintos estudios de diseño, como Estudio 108, Cul de Sac, Raquel Chamorro, Estudio DR y Muher. Habrá además una avenida de la Moda, con escaparates firmados por diseñadores españoles, como Roberto Torreta, Ángel Schlesser, Amaya Arzuaga o Roberto Verino Y un wine lounge, que acogerá más de 40 referencias de Rioja, y una plaza Mayor, donde tirará la cerveza Mahou-San Miguel.

Este año, una vez que baje el telón de Millesime Madrid continuará la fiesta en el mismo pabellón porque abre Millweek. Desde el 4 al 6 de octubre se abre al público todo un festival gastronómico de primer nivel, con un aforo para 2.000 personas al día y donde oficiarán más de una veintena de chefs, muchos de ellos con estrella Michelin, como Francis Paniego, del Echaurren (Ezcaray, La Rioja), Manuel de la Osa, de Las Rejas (Cuenca), Kiko Moya, de L’Escaleta (Alicante) o Iñaki Oyarbide, de IO, Madrid. El precio de la entrada es de 30 euros (15 de entrada y 15 de consumiciones). Más información en www.millweek.es.

Una marca consolidada

Millesime World es un grupo capitaneado y fundado por Manuel Quintanero, el presidente, y Sandra Rey, directora de la organización, que nació hace siete años con el fin de generar eventos y experiencias gastronómicas, donde se combina cocina con una puesta en escena innovadora. El grupo es hoy día una marca consolidada en cuanto a concepto y en su desarrollo internacional. “El gran hito es la solidez que hemos conseguido con una idea que se puede exportar”, añade Quintanero.

Millesime ya ha celebrado ediciones fuera de España: en Cap Cana (República Dominicana), São Paulo (Brasil), y México D.F. (convocatoria que repite este año). “El concepto ha evolucionado de manera que es viable y una herramienta de hospitalidad para las empresas. Es un acercamiento de la gastronomía y de los chefs a los directivos y viceversa, es la manera que tienen los cocineros de conocer también a los clientes”. Quintanero reconoce que encima de la mesa tiene peticiones de varios países para replicar el modelo, “estamos desarrollando la fórmula más sencilla para transportar toda la logística que se requiere en Millesime”. La inversión que se necesita es de alrededor de 800.000 euros. “Para los cocineros españoles es un gran escaparate para vender sus restaurantes en el mundo”, añade.

Normas
Entra en El País para participar