Karl-Thomas Neumann confía en hacer rentable la marca
El máximo responsable de Opel, Karl-Thomas Neumann, en la presentación del nuevo Insignia en el Salón del Automóvil de Frankfurt
El máximo responsable de Opel, Karl-Thomas Neumann, en la presentación del nuevo Insignia en el Salón del Automóvil de Frankfurt REUTERS

Opel considera uno de sus “mayores éxitos” fabricar el Mokka en Zaragoza

El presidente consejero delegado de Opel, Karl-Thomas Neumann resalta el apoyo de General Motors a su plan de negocio que debería conducir a beneficios en tres años.

Pese a jugar en casa, la presencia de Opel en el Salón del Automóvil de Fráncfort no es comparable a la de las grandes marcas del país. Ubicada en el mismo pabellón que las francesas, salta a la vista que la filial del grupo estadounidense General Motors no juega en la misma línea que sus compatriotas. Pero también ha presentado novedades en la mayor cita de la industria en el continente, como el concepto Monza, que definirá el diseño de los futuros Opel, y el Insignia, su principal baza. Con ellas, su presidente-consejero delegado, Karl-Thomas Neumann, confía en que esa desventaja se vaya reduciendo poco a poco.

El brazo de General Motors en Europa sigue su camino hacia la rentabilidad, en un plan trazado el año pasado y que espera consolidar entre 2015 y 2016 con la obtención de beneficios, algo que no consigue desde hace 13 ejercicios. “Confío en que logremos los objetivos que nos hemos fijado. GM quiere tener éxito en Europa, por eso está financiando un gran plan como este”, afirmó Neumann ayer ante un reducido grupo de periodistas, refiriéndose a los 4.000 millones de euros que la matriz aporta para que Opel lance 23 nuevos modelos y 13 nuevas familias de motores en tres años. “Con esta ofensiva de producto, y el fuerte grupo de trabajo que formamos con GM, confío en que sea posible”.

El papel de Figueruelas

Chevrolet no prevé fabricar el Trax en Figueruelas

La firma automovilística estadounidense Chevrolet, propiedad del consorcio General Motors, no tiene previsto fabricar su nuevo todoterreno de tamaño compacto Trax en el factoría que posee el grupo en Figueruelas (Zaragoza) y en la que se producirá el Opel Mokka desde 2014, según indicó el presidente y consejero delegado de Chevrolet en Europa, Thomas Sedran, en declaraciones que recoge Europa Press

Sedran, que hizo estas declaraciones en el marco del Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt, explicó que en el seno de General Motors analizan constantemente las diferentes posibilidades de producción de los vehículos de las marcas de todo el grupo y señaló que en este momento no está sobre la mesa dicha posibilidad.

Así, indicó que el objetivo de la corporación estadounidense es fabricar los automóviles lo más cerca posible a los mercados en los que se comercializarán, aunque explicó que en la actualidad Chevrolet no tiene previsto fabricar ninguno de sus vehículos en territorio europeo, ni más concretamente en Figueruelas, donde se montará el Mokka, que comparte plataforma y muchos elementos con el Trax.

Dentro de este “plan ambicioso”, como lo califica, está el lado de los ajustes. Opel cerrará en 2014 la fábrica alemana de Bochum, y tiene como una de sus principales ideas fabricar en los mercados donde vende. Y aquí entra la fábrica zaragozana de Figueruelas, que ya se prepara para empezar a producir para Europa el todocamino compacto Mokka, que de momento solo se fabrica en Corea del Sur: “El traslado del Mokka ha sido uno nuestros mayores éxitos en los últimos seis meses”, opina el máximo responsable de Opel, debido a la buena demanda que tienen estos modelos en el mercado europeo.

“España ha tenido grandes avances. Estamos muy orgullosos de Zaragoza”, una fábrica que aprobó un convenio con dos años de congelación salarial ante la amenaza de cierre. Ahora, sus trabajadores esperan la llegada de más modelos, ya sean Opel, Chevrolet, o fruto de la alianza con PSA, pero Neumann cree que “no es hora de especular. Son procesos largos, con complejos estudios”.

Con el grupo francés PSA ya trabaja en dos plataformas: un monovolumen y un compacto, además de en aspectos como la logística o los departamentos de compras. Neumann prefiere volcarse en mercados como el turco o el ruso en lugar de emprender la aventura china, donde GM ya tiene a Buick, y plantea llevar sus productos al mercado estadounidense: “Tenemos las marcas suficientes en diferentes mercados”, afirmó. Pero todo, al final, como reconoce, dependerá del mercado europeo para llegar a los números negros y descarta que el mal año de ventas en Europa vaya a alterar el plan de rentabilidad: “Nunca hacemos previsiones agresivas, y no hemos basado el plan en ellas, pero creemos que se ha tocado fondo”.

En este sentido, Neumann apuntó que “contemplamos un ligero avance en el mercado europeo para el último trimestre y finalizar el año en los mismos niveles de 2012”. Además, prevé que ese crecimiento final se mantenga el próximo año, aunque siempre de una manera modesta y sostenida.

El mercado será el reto principal que Opel tendrá que afrontar, junto a la “electrificación” del parque. Karl-Thomas Neumann avanza una segunda generación del Opel Ampera aunque lo enmarca como una “inversión de futuro. No hay tanta gente para comprar ahora un eléctrico”. La actual se vende por 40.000 euros, tras rebajarla en 9.000.

Normas