Tras el fracaso de Madrid 2020
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d); la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, y el jugador de baloncesto, Pau Gasol, durante la rueda de prensa ofrecida tras la presentación de la candidatura de Madrid 2020 en la 125 sesión del Comité Olímpico Internacional (COI),
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d); la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, y el jugador de baloncesto, Pau Gasol, durante la rueda de prensa ofrecida tras la presentación de la candidatura de Madrid 2020 en la 125 sesión del Comité Olímpico Internacional (COI), EFE

Madrid renuncia a presentarse a los Juegos de 2024

El Ayuntamiento de Madrid decidió en 1999 que quería convertir la ciudad en sede olímpica y, desde entonces, todos los Presupuestos aprobados se han realizado teniendo en cuenta este objetivo. Trece años más tarde, la capital española arroja la toalla tras el varapalo del pasado sábado, cuando Madrid solo logró el favor de 26 de los 94 miembros del COI que votaron en primera ronda para elegir la sede de los Juegos de 2020. 

Significó la tercera derrota consecutiva. Los dos intentos fallidos anteriores supusieron una inversión de 6.500 millones, lo que permitió que Madrid acudiera a la ronda final del pasado sábado frente a Tokio y Estambul con el Presupuesto más ajustado. En caso de ganar, la inversión prevista era de 1.500 millones, a repartir entre la Administración central, la Comunidad de Madrid y el ayuntamiento. “El enorme legado de los procesos de las candidaturas de 2012 y 2016 ha aportado cuantiosos beneficios tangibles e intangibles como el aumento de instalaciones deportivas o la regeneración del río Manzanares”, se indicaba en el dossier que Madrid presentó al COIpara organizar los Juegos. En este sentido, el ayuntamiento sostiene que la inversión realizada será útil, pese a que no ha servido para ganarse la confianza de la familia olímpica. “Ningún proyecto quedará en el aire”, aseguró Botella en un desayuno informativo. Esto significa que el Estadio de La Peineta se terminará y albergará al Atlético de Madrid a partir de 2016 y que también se mantendrá el proyecto del Centro Acuático.

En cualquier caso, como ya dejó entrever la delegación de Madrid 2020 tras consumarse la derrota el pasado sábado, la ciudad abandona el proyecto de convertirse en sede olímpica. “Creo que en este momento la carrera olímpica ya nos ha proporcionado todos los beneficios que podemos esperar de ella en los próximos años”, argumentó Botella. Acerca de los gastos que ha supuesto la candidatura, la alcaldesa señaló que la próxima semana se reunirá la Fundación 2020 “para comenzar la liquidación de cuentas, que serán públicas para todo el mundo”. 

La delegación española que se trasladó a Buenos Aires para asistir a la votación fue muy crítica con los miembros del COI, a quienes culparon de guiarse por intereses ajenos al olimpismo. Botella, por su parte, no quiso entrar en polémicas. “Siempre dije que eran cien personas con su voto. Es una competición donde la regla es que no hay reglas. Cuando se acude a esa competición se hace sabiendo que hay unos beneficios evidentes pero que no hay reglas”, enfatizó.

La realidad es que el optimismo con el que Madrid 2020 acudió a Buenos Aires contrastó con los solo 26 apoyos recibidos en la primera votación. Para Botella, las elevadas “expectativas no fueron una invención de nadie sino que tenían un fundamento razonable”. La alcaldesa evitó aclarar si será la candidata del PPen las próximas elecciones municipales de 2015. De momento, la principal tarea que tiene por delante es la aprobación de los Presupuestos para 2014, que todo apunta que serán restrictivos. Madrid es la ciudad más endeudada de España con un nivel de pasivo que alcanza los 7.455 millones.

“Relaxing cup of café con leche”
Botella inició el desayuno informativo tirando de humor: “Espero que les hayan servido a todos su café con leche”, señaló, en una clara referencia a las chanzas que ha provocado en las redes sociales su intervención del pasado sábado, cuando invitó a los miembros del COIa tomar “a relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor”. Terrence Burns, el asesor que contrató Madrid 2020, reconoció la autoría de la famosa frase en una entrevista en la revista Vanity Fair. “Creo que es fácil criticar algo que no entiendes cuando estas decepcionado, además es injusto. Si a la gente no le gustó su discurso o cómo lo hizo, cúlpenme a mí, no a ella”, terció. Para Burns, la actuación de Botella fue ejemplar.
La alcaldesa de Madrid, en cualquier caso, se mostró resignada ante las bromas que generó su intervención. “Yo conozco bien el sentido del humor en este país y yo me río también muchas veces de mí misma”, señaló.

Normas